jueves, 2 de enero de 2014

LIFE - 20 de Enero de 1964 - Estados Unidos



Sarita Montiel
Aunque no siempre los críticos han estado de acuerdo con el juicio del público, el encanto sensual de Sarita Montiel, su voz cálida y sugestiva y sus papeles humanos, han hecho de la hermosa actriz española una de las más populares del mundo, y por cierto del cine de habla hispana. Sarita hace en general papeles sentimentales que encuentran eco en el espectador y resultan extraordinarios éxitos de taquilla como La violetera, El último cuplé y Mi último tango. También tiene éxito como cantante; sus discos se venden por millares, y en su presentación en los teatros obtiene llenos completos. Anulado su primer matrimonio con un productor norteamericano, la actriz, que va a casarse ahora con un joven industrial bilbaíno, fue hace poco recibida en triunfo por el público del Brasil, adonde fue para actuar en la coproducción Samba.


UNA BELDAD, DOS PAPELES


Los símbolos de la macumba.

En Samba, una coproducción hispanobrasileña, Sarita Montiel hace dos papeles apropiados para su estilo y su belleza: los de una cantante popular y una chica de una favela, muy parecidos entre sí. Se trata de la adaptación de la historia de Chica da Silva, joven esclava que se convirtió en la amante de un noble portugués. En Samba la cantante (Sarita), que vive con un viejo muy rico en un palacio de Petrópolis, cerca de Río, está en connivencia con una banda de ladrones internacionales de joyas. Cuando se niega a seguir cooperando con ellos, la matan y la reemplazan por la muchacha de la favela (Sarita) sin que el viejo, enfermo y olvidadizo, parezca advertir la superchería. 




Rafael Gil y Sarita Montiel. 

Pero ocurre que la muchacha pertenece a la escuela de samba de la favela Salgueiro, en cuya troupe hace de Chica da Silva, y el ambiente se llena de los ritmos de la popular danza, pues todos están ensayando para el Carnaval. La obra, dirigida por Rafael Gil, tiene un final feliz, y promete ser un modelo dentro de la fórmula que ha consagrado a Sarita Montiel.



EL RECORTE CXLIX
En este 2014 se cumplen los 50 años del rodaje de la película Samba. Fue la producción cinematográfica española más cara hasta el momento. En este recorte de Cine en 7 días (15 de Febrero de 1964), el director y la estrella nos dan su particular síntesis del film en ciernes. 

EN ESTUDIOS CEA, RAFAEL GIL DIRIGE “SAMBA”
SARA MONTIEL
EN UN TEMA BRASILEÑO, CON TRAJES DE DIOR Y DE BALMAIN
SU BODA, POR FIN, SERA EN LONDRES

Rafael Gil y sus equipos, que hace unas semanas llegaron a Madrid, procedentes del Brasil, se han instalado en los Estudios CEA para rodar los últimos planos –en interiores- de la película ‘Samba’.
Rafael Gil, que se ha bajado por un momento de la cámara, montada en grúa sobre ‘travelling’, nos explica, a grandes rasgos, el argumento de ‘Samba’:
-Es un tema de actualidad en la vida brasileña, realizado sobre una vieja leyenda del país. Xica da Silva, una muchacha pobre, deja de ser esclava porque un virrey se enamoró de ella… Xica es Sarita, claro… En la película intervienen varios actores brasileños de color, con suya actuación estoy muy satisfecho.
-¿Qué lugares del Brasil han sido escenario de ‘Samba’?
-Sobre todo, Río de Janeiro; también Brasilia, Bahía, Petrópolis. En Río y su Copacabana, el centro de la ciudad, y los famosos Morros, se ha rodado casi un setenta por ciento de la película.
Para el rodaje de exteriores el equipo técnico-artístico de ‘Samba’ ha permanecido por tierras brasileñas más de tres meses. Rafael Gil nos habla de las únicas dificultades que hubo en el rodaje.
-En este aspecto sólo ha existido la preocupación por captar del modo más exacto el ambiente de allí. Queremos que sea auténticamente brasileiro, no como las películas que se hacen de España, que tienen poco verdaderamente español… La mayor sorpresa fue comprobar que en Río llueve una barbaridad; ahora, cuando el tiempo es bueno lo es de verdad…
En los rodajes siempre hay un capítulo de incidentes. En esta ocasión fue el propio director quien hizo de protagonista de uno de ellos, que pudo ser fatal:
-Estábamos rodando en Río. Una cámara, de unos trescientos kilos de peso, se me vino encima, y tuve la fortuna de que sólo me cogiera una pierna, en la parte del muslo… Total: casi veinte días lesionado y una cicatriz.



Sarita se ha sentado tras hacer unas pruebas fotográficas. Sobre el vestido se coloca un abrigo marrón, de pieles. El cabello, recogido en la nuca, le cae sobre los hombros. Preguntamos:
-¿Cómo es su personaje de ‘Samba’ y qué le gusta de la película?
-Es muy humano y verídico. De la película, sobre todo, me gusta la música, que es totalmente distinta de la que se ha dado en llamar del Brasil. Esta vez es netamente brasileira. La ‘bossa-nova’, por ejemplo, que es una mezcla de jazz y samba, no puede resultar más típica; a mí me gusta mucho. Canto bastantes bossa-novas y sambas, como es natural. Entre ellas interpreto las famosas ‘Brasil’ y ‘Bahía’. También bailo; tengo que hacerlo, ya que mi personaje es el de una mulata del barrio del Morro del Salgueiro, que está en una academia de baile. Las gentes de allí me decían: “Sarita, samba un poquiño…”.
El prometido de Sara Montiel se halla en el plató. Viste abrigo color claro y lleva gafas oscuras. Charla con el director general de producción. Sara ha de repetir la toma un par de veces. Luego, tras cambiarse los zapatos, accede a la segunda parte del interrogatorio periodístico:
-Sara, una pregunta obligada: se ha publicado que se casará en su pueblo, Campo de Criptana. ¿Qué hay de cierto en ello?
-Nada absolutamente. Tenemos idea de casarnos, aún no sabemos cuándo, en las Islas. En Londres, concretamente. Lo hemos pasado bomba; nos hemos bañado mucho en Copacabana; Río me ha entusiasmado por su personalidad, por su vida. Brasilia es la ciudad más moderna del mundo. Y lo mejor del viaje ha sido el público, que me ha aplaudido mucho en teatro y TV. Además, todos los compañeros son maravillosos. Sobre todo estoy encantada con el operador, señor Pogani, que es el fotógrafo de Gina Lollobrigida y Sofía Loren…
Sarita luce en ‘Samba’ un fastuoso vestuario de los mejores modistos del mundo. Entre sus colecciones figuran creaciones de Dior, Balmain y Nina Ricci. Sarita termina diciéndonos lo que ella espera de ‘Samba’, la cinta que Suevia Films está terminando en los Estudios CEA.
En el plató se trabaja con rapidez. Cada persona hace una cosa. Un joven, ajeno al cine, arregla una cañería soplete en mano. En la silla del director yace el guión de la película. El autor del mismo, Rafael Gil, está criticando, a medias con el operador brasileño señor Pogani, unas luces que le dan a Sarita demasiada sombra. Un señor se halla arreglando los pliegues de una cama con dosel crema. Las chicas de color se cansan y se apoyan en armarios, esquinas y baúles. Son las ocho de la tarde y las estufas de butano calientan lo suyo…


LA FOTO CXLIX


Xica da Silva: Sara Montiel.
2014: 50 años del rodaje del film 'Samba'.
2014: 50 años de la celebración de la boda de la estrella con José Vicente Ramírez Olalla ('Chente').
Agradecemos desde aquí las palabras que dedica a este blog www.montielprimerplano.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario