domingo, 30 de noviembre de 2014

TP - del 3 al 9 de Febrero de 1992 - España


CITA CON
SARA
EN “EL PARALELO”
Sara Montiel se convierte, una vez más, en la protagonista de TVE. Todos los sábados, hasta la llegada del verano, estará presente en La 2 con “Ven al Paralelo”, un programa de variedades que se realiza desde el Teatro Arnau de Barcelona. La artista estará bien arropada con música, humor y vedettes de revista, además de Juan Gimeno, un “showman” barcelonés, que será su co-presentador.

Sara Montiel presenta desde el Teatro Arnau de Barcelona el programa de variedades de TVE "Ven al Paralelo".

Con “Ven al paralelo”, La 2 recupera para la noche de los sábados el género musical, que tan buen resultado ha dado durante años: “la idea –explica Sara- surgió hace un par de meses, cuando Ramón Colom me ofreció hacer un programa-espectáculo. No tiene nada que ver con “Sara y Punto”, se trata de un musical que se graba en directo, con público en el patio de butacas de un local con solera: el teatro Arnau de Barcelona. Además de ser la presentadora, canto, bailo e interpreto algunos sketches humorísticos. También tengo preparadas sorpresas, ya que cantaré a dúo con los invitados alguna de sus canciones más famosas. Mi principal objetivo es que todo se desarrolle en un tono distentido y desenfadado, algo a lo que me puede ayudar mi compañero de presentación, Juan Gimeno”.

MÚSICA Y HUMOR
En cuanto a los invitados que Sara piensa tener en este nuevo espacio son, a juzagar por sus previsiones, de primera fila. Entre ellos se encuentran muchas figuras de la música nacional e internacional: Paloma San Basilio, Ana Belén, Manolo Escobar, Rocío Jurado, Carlos Cano, Sergio Dalma, Miguel Bosé, Charles Aznavour, Eros Ramazotti y Ornella Vanoni. “Además –puntualiza- cada semana voy a contar con reconocidos humoristas entre los que están Arévalo, Moncho Borrajo y Antonio Ozores, y una vedette de revista, como es el caso de Norma Duval, Bárbara Rey, María José Cantudo y Loles León, entre otras”.


En esta ocasión, tampoco faltarán los "sketches" cómicos ni los temas habituales del repertorio de la artista.
Sara cuenta con muchos admiradores. Entre ellos, a juzgar por la atención que le prestan, se encuentran la ministra Matilde Fernández y el director general de RTVE, Jordi García Candau.

TVE ha buscado en Sara el indudable “gancho” que tiene para atraer la atención del telespectador. Para conseguir su concurso ha tenido que entrar en una puja abierta con Tele 5, que también andaba tras sus pasos y le había ofrecido un programa de similares características. Sara agradece el interés que ha mostrado la cadena privada, pero deja claro que no quiere entrar en polémicas, ya que “la decisión, desde un primer momento, estaba tomada. En TVE siempre me he encontrado como en mi propia casa. Lógicamente, tengo que reconocer que he valorado mucho la infraestructura, el equipo y las posibilidades que tiene la televisión pública para realizar un programa como “Ven al Paralelo”.


Sara Montiel lucirá un vestuario de lujo en "Ven al Paralelo". 

UN VESTUARIO DE LUJO
Las principales preocupaciones de Sara Montiel durante estos días, se centran en las grabaciones y en la elección de un amplio y lujoso vestuario, ya que “pienso lucir modelos diferentes en cada programa. Ahora mismo tengo tres modistos en Barcelona, uno en Palma de Mallorca y otro en Madrid, trabajando exclusivamente para mí. Además me han diseñado mucha ropa en París y Roma”.
Juan Gimeno es el copresentador de “Ven al paralelo”. Se trata de un barcelonés de treinta y cuatro años, que lleva ya doce en el mundo del cabaret y el music-hall. Muchos le recordarán por sus intervenciones en los programas “No te rías que es peor”, “Vip Noche” y “De par en par”. Trabajó junto a Sara durante la gira que ésta llevó a cabo el pasado verano y afirma que, ante todo, busca la originalidad, debido a que “en esto del humor hay mucha competencia y muy buenos profesionales. Hay que crear un estilo propio y yo lo intento”.


"Ven al Paralelo" promete ser un espectáculo de primera fila. Como siempre, Sara cuenta con el apoyo de su marido, Pepe Tous, y de sus hijos, Thais y Zeus, además del reconocimiento de sus compañeros de profesión. 


ROBERTO ZORITA
Fotos: TOMÁS CIFUENTES


EL RECORTE CCV
Sara Montiel tuvo que enfrentarse a la segunda temporada de "Ven al Paralelo" con la reciente pérdida de su marido. Pese a su estado personal, la diva demostró una enorme profesionalidad. Así se confesaba a la revista Hola en su número de 19 de Noviembre de 1992. 

SARA MONTIEL
“Estoy haciendo de padre y de madre de mis hijos”
Sobreponiéndose a su dolor, la estrella ha vuelto a ponerse frente a las cámaras de la televisión para continuar la serie “La reina del Paralelo”, en Barcelona.
“Uno de los esfuerzos más titánicos que hago a diario es que no me vean llorar”


Sara vuelve a su camerino, donde nos recibe en compañía de su hijo, Zeus, que junto a su hija, Thais, llena su vida tras la ausencia de su esposo. Con ellos llena su vida y con ellos habla de Pepe como si aún siguiera entre los suyos. 

Con el rostro profundamente triste y los ojos anegados de lágrimas, Sara Montiel ensaya una canción que luego repetiría ante las cámaras televisivas del programa “Ven al Paralelo” en su segunda etapa. La que han dado por nombrar “La reina de la 2” está pasando, tal vez, por los peores momentos de su vida: Pepe Tous, el que fuera su marido a lo largo de veintidós años, la ha dejado sola ante su destino como mujer y artista.
-¿Está siendo muy duro para ti volver a actuar en el doloroso momento por el que estás pasando?
-Mucho, muchísimo. Estoy tan habituada a tener a Pepe a mi lado en cualquier situación de mi vida, que le echo mucho a faltar. Estoy haciendo de padre y madre de mis hijos. Francamente, sin él todo para mí es absolutamente distinto. Todo ha cambiado para mí… Su ausencia me duele enormemente. Éramos grandes amigos, grandes amantes. Estábamos muy enamorados. Él fue el mejor compañero que se puede tener y un padre maravilloso.
-Sé que quizá, Sara, esto no sirva de consuelo, pero pienso que en cierta medida has sido una privilegiada en conocer el verdadero amor.
-Sí, sí, puedo decir que he conocido el amor en toda la extensión de la palabra. He sido, efectivamente, muy afortunada al poder disfrutar de un sentimiento tan completo. Porque lo nuestro ha sido un amor profundamente espiritual y a la par humano. Nos unía una profundísima amistad, era la entrega total del uno al otro.
En su camerino del teatro Condal, del Paralelo barcelonés, que da título a su programa de variedades, la voz de Sara se empaña por el humo de la emoción cuando evoca al compañero.
-Para mí, Pepe no ha muerto. Aún pienso que continúa a mi lado para ayudarme. Le añoro muchísimo, pero al mismo tiempo me digo: “Voy a hacer eso porque a él le hubiese gustado que lo hiciese”. Lo voy a hacer compartir. Son parcelas mías muy interiores que sólo me pertenecen a mí.
-¿Crees que el tiempo es un buen aliado para mitigar el dolor de la ausencia?
-No, no lo creo, al menos en mi caso. Hay gente que quiere consolarme y me dice: “Con el tiempo verás cómo cambias”, pero la profunda humanidad de Pepe va a ser para mí irremplazable. Tal vez la distancia puede hacer las cosas más llevaderas y yo podré pensar en mi marido con tranquilidad y sosiego sin la angustia que me atenaza hoy.


En su camerino, arriba, vuelve a encender un puro, como ya es habitual en ella, ya que hace años aprendió a fumar así, aunque dice que es sólo simbólicamente, porque va a dejar de fumar.

-Me imagino que en el terreno práctico has debido hacer también un esfuerzo para ponerte al frente de las cosas que él llevaba personalmente.
-Uno de los esfuerzos más titánicos que hago a diario es el que mis hijos no me vean llorar, no me vean sufrir. Los dos querían muchísimo a su padre, estaban muy cercanos a él. Afortunadamente, son niños, y a esa edad la muerte es aún una cosa muy imprecisa.
-¿Hablas con ellos de su padre?
-Hablamos todos los días de una forma normal, como si él estuviese. A Zeus, que me ha acompañado en el primer programa porque tenía vacaciones en el colegio, le he comentado: “Mira, viene al programa Charles Aznavour, que era uno de los preferidos de papá, y a él le hubiese gustado que interviniese precisamente ahora”.
-¿Y las cosas de tipo práctico? ¿La economía?
-Bueno, eso está en manos de un administrador y un abogado que ya atendían nuestras cosas en vida de Pepe. El abogado es muy bueno, y fue él el que contribuyó a que ganásemos todos los pleitos relacionados con el niño. En este aspecto estoy en buenas manos, tengo una gente excelente, que está a mi lado y me ayuda muchísimo. Por supuesto, soy yo la que toma las decisiones, ya que cualquier tema me es consultado.
-Me consta que tú siempre has sido una mujer muy poco interesada en la economía. ¿Has tenido que hacer un gran esfuerzo para ponerte al día?
-No, continúo no entendiendo nada.
-Entonces, ¿te dejas llevar por el instinto para ponerte al frente de los negocios de tu marido?
-Mi instinto se limita a conocer a la gente, a clasificar a los amigos, pero en cuestiones económicas me dejo aconsejar por la gente que tengo para que se ocupe de ellas.



Ya en escena, "reina del Paralelo", como en sus más brillantes momentos, por otros 26 capítulos más. 

-Hace años me dijiste que, aunque faltaseis vosotros, los niños tendrían siempre la vida solucionada. ¿Continuas así?
-Esto no se puede decir, porque viene la muerte y se acaba todo.
-No, no. Me refiero a lo económico.
-En lo económico, gracias a Dios, mis hijos no tienen ni van a tener ninguna dificultad.
-Sara, quizá sea muy pronto para hablar del tema, pero en este tiempo ¿ha cruzado por tu cabeza la idea de que en un futuro puedas rehacer tu vida con otro hombre?
-No, no, en absoluto. No tengo ni temperamento ni cerebro sajones. Tengo un enorme respeto por las señoras maduras que llegan a rehacer su vida. No creo que nunca vuelva a enamorarme de otro hombre. Podría tener un romance, porque soy una mujer como las demás, pero jamás podría volver a formar familia… Además, pienso que es prácticamente imposible que encontrase a alguien que me quisiese por mí misma como lo hizo Pepe, pero, vamos, eso es hablar por hablar.
-Cuando se pierde al ser que más amas tienes que agarrarte a algo para sobrevivir. ¿Cuál es tu clavo de salvación?
-Mis hijos, con los cuales tengo una grata y enorme obligación. Sin ellos me sentiría mucho más desgraciada de lo que me siento ante la pérdida del amor.

Texto y fotos: GUMER FUENTES


LA FOTO CCV



La reina del Paralelo: nuestra Sara Montiel. 

miércoles, 26 de noviembre de 2014

TV Plus - 29 de Septiembre al 5 de Octubre de 1990 - España


Por fin llegó a la pequeña pantalla
Sara y punto

Sara Montiel amenizará las noches del domingo con su propio programa. 

Sara Montiel (62) es, sin duda, nuestra estrella más universal. Y, por fin, podremos disfrutar con ella durante seis semanas a través de la pequeña pantalla. Su programa no podía llevar otro nombre que “Sara y punto”. Porque Sara es el eje del nuevo espacio de las noches del domingo.
Ella se encargará de entrevistar a un famoso en cada programa, aparte de interpretar, siempre en clave de humor, a catorce personajes distintos. Entre ellos destaca doña Bárbara, doncella de la propia Sara.
Sara cantará sus temas de siempre, “Fumando espero” o “El relicario”, harán recordar tiempos pasados. No faltarán, sin embargo, temas nuevos compuestos por Joaquín Sabina, Pedro Ruíz o Carlos Berlanga. También bailará, y su espectáculo se completará con un homenaje al cine. “Candilejas”, “Casablanca”, “Gilda” o “El Padrino” son algunas de las películas que tiene previsto rememorar.


Veremos a la artista levantar en vilo este automóvil. 


Sara también cantará y bailará sus éxitos de siempre. Uno de ellos, "La violetera".

Ni TVE ni Sara escamotearon recursos. “Sara y punto” contó con un presupuesto de 800 millones de pesetas que, según la actriz manchega, no fueron suficientes. “He tenido que poner algo de dinero, más que nada por el vestuario. Ten en cuenta que, en total, luzco 61 modelos distintos. Y este tipo de vestidos cuestan un dineral. Muchos me gustaban más que otros algo más baratos… No iba a dejarlos porque costases un poquito más”, explica.
Sara está muy ilusionada. “Creo que será un gran éxito”, asegura puro en mano. “Hay de todo, hasta efectos especiales. En una escena levando un coche de los años 50 con siete bailarines dentro”. ¡Habrá que verlo!

Katja Pohlen


EL RECORTE CCIV
Con la súper-producción "Sara y punto" la diva irrumpía en la pantalla de forma estable: con su propio programa. Sin ninguna duda, un programa de lujo para una estrella de lujo, que la encumbró a la cima de la actualidad y la proyectó como todo un mito para las generaciones más jóvenes. En Pantalla 3 (noviembre de 1990) la manchega daba más detalles de este proyecto que siempre quiso. 


SARA MONTIEL, PROTAGONISTA
“Sara y punto”
Ha sido dirigido y realizado por Eduardo Stern.
“Hemos tratado de hacer un espectáculo en cada programa y yo lo definiría como un espacio agradable con mucha estética”

La artista manchega Sara Montiel ha grabado para TVE un programa de siete episodios bajo el título de “Sara y punto”. Aunque de todos es conocida su presencia en multitud de programas televisivos, es la primera vez que efectúa una producción de esta magnitud. Dirigido y realizado por Eduardo Stern, Sara Montiel lo define como “un programa agradable con mucha estética, con sentido del humor y con la presencia de cantantes y grupos maravillosos. Para que te hagas una idea de la categoría de los artistas, comienzo con Pavarotti (quien, por cierto, en el mes de febrero se trasladó a Madrid para grabar única y exclusivamente el programa de Sara Montiel). En ningún momento he pretendido que se convierta en una serie dura, desagradable… No, no, todo lo contrario, todo será muy amable”.
La cantante-actriz encuentra claras diferencias entre su programa y el resto de los espacios de similares características. “Hemos tratado de crear un espectáculo en cada programa. Y dentro de lo que denominaríamos “musicales”, hemos intentado diferenciarlos del resto de los programas y que no fuese lo que siempre hemos visto: el plató, los focos moviéndose al tiempo que la canción… En definitiva, en “Sara y punto” ha habido muchísimo arte y va a suponer un programa para todas las edades”.
Según Sara Montiel, el proyecto nació hace unos tres años, “a raíz de un homenaje que me dieron en Francia, a través de Fréderic Mitterrand, donde en el Festival de Otoño de París proyectaron mis películas completándose con mis apariciones en la televisión francesa. Posteriormente, TVE me comentó que desearían hacerme un acto similar, un gran espectáculo donde se hablara de mi vida personal, con un poco de mi biografía, aunque no fuera a través de mí directamente y lo comentaran otras personas. Digamos que la culminación se produjo con la puesta en marcha de este programa. Todo se hizo aproximadamente hace un año, luego llegó Pilar Miró al Ente y al final de su estancia fue cuando se firmó el contrato. Eso sí, hacía dos años que ya estaba en preparación crearme el guión”.


TODO TIPO DE FACILIDADES DE TVE
Para la realización de esta serie Sara Montiel no ha contado con ningún tipo de limitaciones, y según parece, “Sara y punto” ha supuesto una de las producciones más caras de TVE. “Antes de firmar el contrato, TVE me dijo que me daría todo tipo de facilidades y así ha sucedido”.
El rodaje de “Sara y punto” ha transcurrido por diversas ciudades españolas, en alguna de las cuales Sara Montiel ha querido rendirles una especie de homenaje. “Deseaba que saliese La Mancha, y allí grabé dos temas, uno en Campo de Criptana, en el cerro de la Virgen de Criptana con los molinos, y la segunda en Almagro. Palma de Mallorca ha sido otro de los escenarios donde hicimos otras dos canciones y dos más se registraron en Las Palmas de Gran Canaria, eligiéndose el precioso pueblo de Agaete y luego, en Maspalomas…” Para la grabación de las canciones se trasladaron a Londres y han sido compuestas por compositores de todos conocidos. “Hemos procurado que la parte musical sea de lo más variada. Para tal fin he tenido la gran suerte de contar con Carlos Berlanga (autor de la fenomenal “Super Sara”), Joaquín Sabina (con el maravilloso tema “Bolero triste”), Arturo Pareja Obregón (y la preciosa canción “Soy cubana”)…, absolutamente todas las creaciones de auténtica calidad. Y estas canciones estarán incluidas en un disco de próxima aparición bajo el título de “Sara a flor de piel”.



María Antonia Abad (Sara Montiel) está convencida que el espectador se llevará más de una sorpresa. “Les voy a sorprender muchísimo porque en cada programa interpreto a personajes diferentes y muy divertidos. Lo he pasado fenomenal porque jamás había hecho estos papeles, exceptuando uno con el que he obtenido mucho éxito: la señora Bárbara. Creado por mí en 1974 para “Saritísima”, también lo presenté en el programa de La Trinca, “Tariro, tariro”.
 Y todo apunta a que este personaje será el más desarrollado en la serie, pues “en realidad ella va hilando toda la serie; es decir, lo que realiza Sara Montiel: la señora Bárbara sabe todo de Sara Montiel. Ella es quien la critica, la pone verde… Pero ¡ojo! porque solamente ella puede hablar o decir cosas de su señora, el resto de las personas, no”.

LA SEÑORA BARBARA, UN PERSONAJE ENTRAÑABLE
Observando el énfasis que pone en sus palabras, da la impresión que Sara Montiel siente un cariño especial por la señora Bárbara. “Sí, porque como se verá resulta un personaje muy querido, muy entrañable y con bastante carisma. Por eso te decía que el público se va a encontrar con una Sara Montiel totalmente diferente a la conocida, muy actual y todo ello hace que me sienta muy contenta. Parte de esta felicidad se debe también al equipo tan maravilloso que he tenido y me gustaría que figuraran dos fotógrafos excelentes que adquiere TVE y, con lo buenos que son, creo que no les han sabido sacar todo el partido que se merecen: Pablo de Sancho y Román Coroas”.
El vestuario ha supuesto otra de las partes fundamentales del programa, pues Sara Montiel lucirá más de sesenta modelos diferentes y “me resulta difícil tener que elegir uno, pues todos son maravillosos. La totalidad de los modelos han sido diseñados por Pepe Rubio, que ha hecho un gran trabajo. No quiero que se me olvide el extraordinario trabajo que ha efectuado Giorgio Aresu en la parte de la coreografía, así como la enorme labor de Luís Cobos, Pedro Ruíz y, por supuesto, Eduardo Stern”.
Piensa que en la actualidad las televisiones parece que se están volcando más en la realización de dramáticos, comedias, “lo cual es muy, muy bueno, pues así dará pie para que se creen multitud de cosas interesantes y eso, además de beneficioso, es necesario”. Volcada su carrera entre la televisión y la canción, “solamente regresaría al cine con Pedro Almodóvar. Es divino, lo adoro y ahora está tratando de liarme con el fin de llevarme nuevamente al mundo cinematográfico. Por lo demás, estoy muy lejana del cine y nunca ha sido mi pensamiento el volver. Ahora bien, te diré que mis películas han sido y son totalmente universales. Y esta es la suerte y el orgullo que tengo: siendo española, y sobre todo tratándose de aquellos tiempos, salir y triunfar de aquella manera supone muchísimo para mí”.


De lo que se desprende que Sara Montiel no siente ninguna nostalgia de su etapa cinematográfica, “únicamente siente nostalgia ante la pérdida de tus seres queridos. Creo que cada época de la vida tiene una etapa que siempre resulta bella y diferente. Y yo estoy feliz viviendo una etapa de veinte años con mi marido, Pepe; once años que nosotros adoptamos a Thais y, luego siete años que adoptamos a mi hijo, Zeus. Somos una familia unida, por lo que en este sentido la nostalgia no tiene cabida”.

CONFIANZA EN LA RESPUESTA DEL PUBLICO
Respecto a “Sara y punto” opina que “siempre uno se juega algo cuando se sale al escenario. Pero tengo confianza en que el público responderá a lo que yo, por lo menos, quiero presentar y hacer. Toda la serie la he realizado con todo el amor y el interés del mundo para no tener un fallo y, por supuesto, que de alguna manera me la juego. De todas maneras, creo que si ahora gusto al público matándome sola en la escena, cantando una canción detrás de otra, y levanto al público de la butaca, pues me imagino que con un espectáculo como esta serie, muy joven, muy actual y muy divertida, opino que será difícil que no tenga éxito”.

El vestuario ha supuesto otra de las partes fundamentales del programa, pues Sara Montiel lucirá más de sesenta modelos diferentes y “me resulta difícil tener que elegir uno, pues todos son maravillosos. La totalidad de los modelos han sido diseñados por Pepe Rubio, que ha hecho un gran trabajo. No quiero que se me olvide el extraordinario trabajo que ha efectuado Giorgio Aresu en la parte de la coreografía, así como la enorme labor de Luís Cobos, Pedro Ruíz y, por supuesto, Eduardo Stern”.
Piensa que en la actualidad las televisiones parece que se están volcando más en la realización de dramáticos, comedias, “lo cual es muy, muy bueno, pues así dará pie para que se creen multitud de cosas interesantes y eso, además de beneficioso, es necesario”. Volcada su carrera entre la televisión y la canción, “solamente regresaría al cine con Pedro Almodóvar. Es divino, lo adoro y ahora está tratando de liarme con el fin de llevarme nuevamente al mundo cinematográfico. Por lo demás, estoy muy lejana del cine y nunca ha sido mi pensamiento el volver. Ahora bien, te diré que mis películas han sido y son totalmente universales. Y esta es la suerte y el orgullo que tengo: siendo española, y sobre todo tratándose de aquellos tiempos, salir y triunfar de aquella manera supone muchísimo para mí”.


“Sara y punto” parece no ser el único proyecto televisivo de Sara Montiel, ya que “estamos tratando de realizar una nueva serie más adelante, un dramático filmado. Ya tenemos la historia comprada, que es de un escritor muy famoso, y nos encontramos en la fase de adaptaciones con el fin de que resulte una serie importante”.


LA FOTO CCIV


Nuestra Saritísima y punto. 

viernes, 21 de noviembre de 2014

DIEZ MINUTOS - 18 de Octubre de 1988 - España


SARA MONTIEL
“Mis hijos han sido deseados y buscados”

"Mis hijos son lo más importante de mi vida", asegura Sara. 


Sara es un mito viviente, una leyenda hermosa que sigue encandilando a las nuevas generaciones.

Sara Montiel, la manchega universal, es un mito vivo, una leyenda hermosa y algo misteriosa, que encandila a las nuevas generaciones, tal y como hizo al principio de su carrera artística. Sara es un personaje ilustre de Hollywood y, sin embargo, una de las cosas que más impresionan de ella es su enorme humanidad.
-Sara, tu carrera artística es dilatada. ¿Has evolucionado mucho?
-Sí; mucho, creo que sí. Y, además, con mucho riesgo. Yo marqué un estilo muy propio cuando empecé y era muy arriesgado cambiar como lo hice, pero ha resultado un gran éxito.
-¿Qué diferencia crees que hay entre la gente joven y tu público de siempre con respecto a tu música?
-La gente joven me está descubriendo ahora, y mi público de siempre está encantado. Mi último LP es ya disco de oro y antes de que finalice el año será de platino..


En breve comenzará a rodar una serie para televisión dirigida por Jesús Yagüe. 

-¿Es muy difícil seguir trabajando, innovando, cuando se es un mito?
-Me halaga mucho que la imagen de mito que hay en mí siga limpia en la memoria de la gente, y que el público continúe respetándome y queriéndome por mi nuevo trabajo. Yo respeto mucho al público.
-A nivel cinematográfico, ¿cómo te encuentras, qué proyectos tienes?
-Vamos a empezar una serie para la televisión que será una de las producciones más caras que se han hecho, dirigida por Jesús Yagüe. Esta serie, de siete capítulos de una hora cada uno, será algo así como la vuelta de Sara Montiel. Se trata de una serie musical, una comedia ligera y divertida, en la que yo interpreto muchísimos personajes, ya que en cada uno de los capítulos yo soy Sara Montiel y también otro oponente a Sara Montiel.
-¿Por qué trabajas tanto?
-Porque soy una artista.
-¿La meta de un artista es triunfar plenamente en su país?
-Yo tengo la suerte de haber triunfado tanto en mi país como en el extranjero, en Hollywood. “El último cuplé” triunfó en España y también en el resto del mundo.


Sara Montiel: una manchega universal que se considera rica en amigos.

-Háblanos de tus hijos.
-Mis hijos no han llegado por casualidad, han sido deseados y buscados. Ahora están en un hogar maravilloso, donde les damos, tanto su padre como yo, todo el amor y el cariño. Thais es una niña de siete años de muy buen corazón, tranquila, aunque tiene un genio muy fuerte. No es que lo diga yo, pero tiene una gran inteligencia natural y mucha capacidad para las matemáticas.
-¿Crees que seguirá tus pasos?
-No; ella desea ser empresaria.
-¿Sabe tu hija mayor que es adoptada?
-Sí; desde luego, nunca se lo hemos ocultado.
-Sara, ¿y cómo es tu hijo menor, Zeus?
-Zeus tiene cinco años, un carácter muy reservado; es amigo de pocos niños, aunque lleva muy bien sus clases. Es un niño prudente, inteligente y observador.
-¿Zeus siente inclinación por el mundo artístico?
-Es muy pequeño, aunque te diré que tiene gran sentido del ritmo. ¡Ah!, y le gusta Madonna.
-¿Son ellos lo más importante de tu vida?
-Desde luego, sin ninguna duda.


Casada con Pepe Tous, la pareja tiene dos hijos: Thais y Zeus, de siete y cinco años. 

-¿Tienes todo lo que deseas?
-Soy feliz. Lo único que pido es salud para ver crecer a mis hijos y salud para ellos.
-¿Qué es lo que más y lo que menos valoras en la gente?
-En el mundo hay gente buena y gente mala. No me gusta la gente calculadora, fría o sin educación. Soy rica en amigos.
-Hay mucha gente que te conoce, pero ¿cómo eres realmente?
-Soy impetuosa, tranquila, muy responsable de mi gente; me afectan las desgracias y tristezas del mundo: el hambre, la violencia…

Eva CELADA
(Fotos: José Luís ALVAREZ. Peluquería: Esther MARTIN. Maquillador: FRANCISCO. Ropa: Amparo COLL. NEWS PRESS.)


EL RECORTE CCIII
En 1988 la diva cumplía 60 años. Era la Sara de siempre pero cargada de nuevos proyectos y enamorando a las nuevas generaciones de público y autores. La estrella se confesaba para esta revista (desconocemos cuál) en marzo de 1988. 

“Cuando los españoles puedan tener una perspectiva de los años actuales, Sara Montiel figurará con gran relevancia en la pequeña historia de esta época al lado de nombres, sucesos, episodios y acontecimientos, con los que se construirá la crónica de ahora”. EMILIO ROMERO.
“El tiempo, que ha puesto en mi profunda Sara, como un eco antiguo, reciente y pagano, los bandoneones interiores de la mujer que, simplemente, sabe”. FRANCISCO UMBRAL.
“Antonia, la de ir por casa, es una mujer maravillosa, y también en esto el tiempo ha obrado en beneficio de una rutilante madurez”. TERENCI MOIX.

Sara Montiel cumple este mes de marzo sesenta años, 60 maravillosos años de la actriz que más ha marcado el mundo del espectáculo en España. 


Los cronistas de nuestro tiempo se percataron hace tiempo de la importancia real de Sara Montiel como mito del mundo del espectáculo español, como artista y como sex simbol. Hoy, cuando mamá Sara va a cumplir los sesenta años, las nuevas generaciones han descubierto en su voz el medio ideal para entroncar el pasado con el presente, para comunicar sensaciones y experiencias que sólo un auténtico mito puede transmitir.
Sara, Saritísima, o simplemente Antonia para los amigos, sabe envejecer con dignidad y mira con optimismo hacia el futuro. Ella sabe que forma parte de la historia.
-Llevas formidablemente tus sesenta años, ¿cómo te lo montas para estar así de bien?
-Pues no lo sé, porque hoy concretamente me he maquillado deprisa y corriendo y en toda la noche no he podido pegar ojo, porque he tenido que dormir con mis hijos que, cuando me tienen en Palma, no me dejan ni un momento. Imagínate tres personas en una cama pequeña y uno que se estira por un lado, y el otro que se cruza, vamos, que no he pegado ojo.


A lo largo de toda la entrevista, el perrito de Sara controló cuanto sucedía y no dudó en ladrarnos si hacíamos el ademán de tocar a Sara o a Pepe. Ante nuestra intranquilidad, Sara nos calmó: "Estad tranquilos, porque tiene doce años y sólo tiene fuerzas para ladrar".

-Tú eres muy amiga del doctor Antonio Tapia, que es un brillante especialista en cirugía estética, ¿te has sometido en alguna ocasión a la cirugía plástica?
-No, pero voy a ir pronto porque tengo el rictus este mío de sonrisa continua –Sara hace un alto en la entrevista y pronuncia sarcásticamente su sonrisa-. De tanto sonreír se me ha quedado marcado y voy a ir para ver si me lo quitan.
Espectador silencioso, Pepe Tous observa como su Antonia capea a la prensa, aunque sabe salir airoso del lance cuando le preguntamos su opinión sobre la operación a la que se someterá su mujer: “Si se restauran las obras de arte, los edificios históricos, por qué no se va a poder restaurar la belleza de una señora”.
La pareja está a favor de los retoques quirúrgicos, pero no de los cambios drásticos que transformen totalmente el rostro. Pepe apuntilló al respecto: “Me parece muy bien que Antonia vaya a ver a Tapia para realizar el retoque del que ella habla, lo que ya no comparto es el caso de esas mujeres que de tanto estirarse la piel se han convertido en verdaderas máscaras”.




Tres rincones de la casa de Pepe y Sara en Mallorca, donde se aprecia la pasión de la pareja por el arte y la gran cantidad de recuerdos que guardan como verdaderos tesoros. 

-¿Y para mantener el tipo, haces algún tipo de régimen?
-Procuro no comer grasas y me pongo la lucecita roja enseguida, porque aunque no coma mucho siempre he sido una mujer propensa a ensanchar y a estar un poco maciza, sin llegar a la gordura.
-El taxista que nos ha traído desde el aeropuerto, al darle las señas de tu casa, nos ha contado la historia de que él te subió un día hasta Na Burguesa y que en diez minutos te bebiste una botella de litro y medio de agua ¿te acuerdas del hecho?
-No concretamente, porque lo he hecho en más de una ocasión.
-En cualquier caso el taxista te preguntó por tu voracidad a la hora de beber agua y tú le contestaste que lo hacías para no comer.
-Sí, claro, debo beber tres litros de agua al día.
-¿Haces algún tipo de gimnasia para mantenerte en forma?
-Hago barra y danza, pero no sigo ninguno de los métodos que ahora se anuncian como salvadores. También practico la natación a partir del mes de abril.



-Muchas actrices, de las que escriben libros sobre los métodos para mantenerse en forma, describen el factor sexual como uno de los más importantes para mantener un cuerpo joven. ¿Tu vida sexual ha sido realmente enriquecedora en ese sentido?
-Hombre, siempre beneficia, claro que sí. Ahora ha salido lo del beso y eso de besarse con una persona a la que quieres y que te gusta siempre es bueno.
-Estás hecha toda una madraza, pero seguro que también recriminas a tus hijos diciéndoles que te van a matar a disgustos.
-Eso siempre se dice, pero no, lo que si van a hacer es desriñonarnos, porque a estas edades nuestras –Antonia mira con cariño a Pepe- bregar con uno de cuatro y una de ocho es agotador.
-Supongo que eres consciente de que has sido el sex simbol español por excelencia, pero dime, ¿cuál es la parte de tu cuerpo que más ha atraído a tus admiradores?
-Dicen que los ojos y la boca.
-¿Y el pecho, ya que has sido de las más generosas a la hora de mostrarlo o dejarlo entrever?
-Bueno, sí, no lo he mostrado mucho pero sí he lucido escotes generosos. No soy una mujer plana, ni medio plana, sino que estoy bien de pecho. Uso la talla 95 de sostén desde los catorce años. De todas maneras, creo que lo más sexy puede ser mi manera de hablar, de cantar, de decir las cosas.
-¿Qué piensas de la moda de mujer pechugona que se lleva en la actualidad?
-Pechugonas se han llevado siempre. Desde Sofía Loren, hace treinta años, o Marylin Monroe, a las actrices de la actualidad. No creas que Sabrina tiene mucho, Marylin tenía mucho más siendo más pequeñita, lo que pasa es que contrasta un poco con la moda de la mujer escuálida, a mí me gusta el tipo de Sabrina, porque está muy proporcionado.


-¿Cuál es el piropo más bonito que te han dicho en tu vida?
-Pues no lo sé, porque me han dicho tantos, y soy tan rica en piropos. Uno que me llamó mucho la atención fue el de un señor que me paró y me dijo: “Perdone, no le quiero molestar, pero quiero saber si usted es de verdad”.
-¿Qué planes tienes para los próximos meses?
-En marzo terminamos un LP con composiciones de José María Cano, Berlanga, Sabina, Gurruchaga y todos los autores de éxito en la actualidad.
-Es curioso que después de una etapa un poco oscura ahora te hayas convertido en la musa de la intelectualidad actual.
-Más que una etapa un poco oscura pasé una etapa de teatro. Estuve cinco o seis años con distintas obras y el teatro tiene eso, que estás mucho tiempo en cartel pero no tiene la repercusión de televisión o de un disco, del que ya habla todo el mundo antes de que salga al mercado.
-Tu último disco será totalmente diferente, ¿no sientes un pequeño escalofrío cuando lo piensas detenidamente?
-He grabado 52 elepés a lo largo de mi vida y soy consciente de que el nuevo será totalmente diferente. Yo digo una cosa, si la señora Tina Turner, con 56 años y siendo ya abuela, actúa con éxito, porque no lo voy a hacer yo que puedo enseñar la cara y las piernas, mientras ella sólo puede enseñar lo segundo.
-Cuando se apagan los focos y desaparecen las lentejuelas y el público, ¿dejas de ser Sara para volver a ser Antonia?
-Yo sigo siendo María Antonia y uso a Sara a la hora de actuar, cuando hay que interpretar un papel. No tienen nada que ver Sara y María Antonia.
-¿Y quién es María Antonia?
-Antonia es una persona muy intransigente y muy dulce al mismo tiempo, una mujer educada y amable.

Una entrevista de JOSE LUIS CORDOBA
Fotos de ESTHER MOLINA


EL RECORTE CCIII


Divina Sara. 

martes, 18 de noviembre de 2014

LIB - 10 de Julio de 1984 - España


“HOY: CAMACHO con:
SARA MONTIEL”
Esta vez, doña Sara de La Mancha comió con Camacho en exclusiva para LIB. La mesa está servida y los platos a punto para que los disfruten nuestros lectores.

Mientras el camarero descorcha el vino, Sara Montiel consulta la carta y hace un comentario a nuestro periodista Pérez Camacho. Allí comenzó una cena exclusiva con la gran actriz, para que la compartan nuestros lectores. 

Invité a cenar a Sara Montiel porque me sentí celoso del alcalde Maurice Ferré y del gobernador de Florida, Mr. Clark, que la invitaron tiempo atrás junto a Joan Collins a recibir la llave de la ciudad de Miami.
Al coincidir con ella en Barcelona, no dudé ni un instante en extenderle mi invitación, sabiendo de antemano que no sólo tendría el placer de compartir la mesa con una magnífica mujer –tanto por sus atributos naturales como artísticos- sino además con alguien cuya gran humanidad queda fuera de toda duda.
Elegante ella, soberbia ella, mujer alta y esbelta ella, llegó con puntualidad a la cita. Sabe muy bien ella, que no necesita de ninguna triquiñuela para ser grande, y mucho menos hacerse esperar. A pesar de sus actuaciones y de prácticamente no tener tiempo disponible para cosas extras, supo hacerme, con la clase que le es muy suya, un espacio de tiempo para que juntos, dialogáramos y disfrutáramos de la cena. En el restaurante “Blancanieves”, en Montjuïc, escogimos una mesa cerca de la chimenea y lejos de las miradas de los curiosos. Y fue el propio dueño del local, Antonio Ortiz, quién insistió para que gustásemos de entrada un delicioso jamón de “pata negra”. Un auténtico manjar que Sara Montiel y yo, saboreamos con sumo placer.


Sara Montiel nació en Campo de Criptana, provincia de Ciudad Real, donde hace un par de años se descubrió la placa con el nombre de la actriz puesto a una de sus calles.
Sara Montiel y Camacho sonríen al fotógrafo mientras descienden la escalera. 

Fue entonces cuando pedí a Sara que me contara algo insólito que le hubiese ocurrido. “Mira, he vivido muchísimas cosas que son únicas. No habría espacio en tu reportaje para contarlas todas. Pero te voy a hablar de la primera que me viene a la mente. Creo que soy la única actriz española que se fotografió en el Pódium del Soviet Supremo, condecorada por ser la actriz extranjera más popular en la URSS”.
Llegaron los segundos platos. Sara Montiel escogió unos estupendos pinchos morunos, especialidad de la casa, con guarnición. Yo opté por el chuletón a la brasa, también acompañado por apetecibles guarniciones. Aunque en honor a la verdad, no pude prestar mucha atención a mi comida; estaba demasiado compenetrado en esta mujer maravillosa, cuyo “savoir faire”, que demostraba hasta en los más mínimos detalles, me tenía absolutamente obnubilado. Sabía que estaba frente a un ídolo que ya es un mito indiscutido en el mundo artístico. Pero como hombre, confirmaba poco a poco una nueva faceta de Sara Montiel, su seducción. Más allá de la actriz, o más acá, nunca se sabe bien dónde está el límite, está la Mujer, la mujer con mayúscula, aquella presencia femenina que ningún hombre puede dejar de lado, a pesar de que esté desempeñando su tarea profesional. Y sólo entonces, comprendí el porqué, durante sus estancias en Hollywood, hombres como James Dean, Gary Cooper, Marlon Brando y muchos otros, quedaron prendados de ella.


A pesar de su escaso tiempo disponible, Sara Montiel aceptó la invitación.


Los dos comensales escogieron el mismo postre. ¡Hasta en eso se entendieron bien: sin lugar a dudas, fue una de esas cenas difíciles de olvidar!


La comida se desarrolló dentro de la más cordial armonía. Entre ambos, el diálogo se hizo fácil. 

Y mientras no podía dejar de pensar en estas cosas, tampoco podía dejar de observarla, Sara me hacía referencias a una época que permanece imborrable en su mente: “Otra de las cosas que no puedo ni quiero olvidar, es el momento en que llegué por primera vez a Hollywood. Fue en marzo de 1951, y llegué como una modesta cantante de relleno de orquesta. Pero evidentemente, sabía que podía dar mucho más. Que había nacido para dar mucho más. Y al cabo de un tiempo, filmaba “Veracruz” con Gary Cooper y Burt Lancaster”. Y nosotros sabemos, que a partir de entonces, Sara Montiel pasó a ser una estrella de La Meca del Cine. Una estrella indiscutible, cuya presencia de diva, es admirada en la actualidad a donde quiera que vaya y actúe. No obstante, estos datos que bien podrían convertir a una mujer en “estatua”, no interfieren en ella en lo más mínimo. Sigue siendo una mujer magnífica, sensual, seductora más allá de su consciente y un ser cuya gran humanidad salta a primera vista. “Estoy organizando una actuación especial en ayuda de los toxicómanos. Considero que es gente que hay que ayudar por todos los medios. Y yo estoy dispuesta a hacerlo a pesar del esfuerzo que me pueda representar. Lo estoy preparando para este mismo mes de julio”. No es de extrañar que este gesto provenga de Sara, como tampoco su preocupación por la situación de los ancianos en los asilos.



Mientras Sara Montiel ríe, nuestro periodista llena su copa. No hay nada mejor que el buen champán para concluir bien una velada. 


Y llegó el momento del brindis como broche final a la amistosa comida. Sara Montiel mira la cámara, mientras Camacho no deja de contemplarla. 

Terminamos el postre y brindamos con champán. Sin que Sara lo advirtiese, aproveché para observarla en varias ocasiones a través de las burbujas. Quería tener la imagen de su bello rostro de mujer apareciendo en mi copa. Porque además de todo lo que peuda contar referente a Sara Montiel, hay algo que fue más fuerte que yo durante toda la comida. Algo que debo confesar: ¡Te envidio, Pepe Tous!

Fotos: J. L. Guerendiaín


EL RECORTE CCII
Con "Doña Sara de la Mancha" nuestra Sara se acreditaba uno de esos títulos con los que será recordada siempre y, además, daba que hablar, mucho que hablar, por hacer lo de siempre, por ser ella misma, eso sí, con un vestuario y un joyerío jamás visto en un escenario. Bueno sí, en las otras ocasiones que Sara se subió a uno. Este artículo pertenece a 1982 y es de la revista Güy. 

SARA
de la Mancha
Sí, estuvimos con Sara la divina, con Sara la multiimitada, con Sara la reina, con Sara la diosa del espectáculo… Estuvimos con todas las saras –nunca tan orgullosas, tan seguras y confiadas de sí- y también con la última Sara… Sara de la Mancha, que habló con simpatía y vitalidad para todos los amigos de GÜY.


-Sara de la Mancha, ¿dónde transportas al espectador, a la Mancha?
-No, yo intento llevarlo al mundo de la fantasía, de las cosas bellas, del amor, de los espectáculos de BROADWAY, con mis vestuarios, mis joyas incomparables, mis tocados únicos, mis modelos exclusivos y mis canciones en vivo, de ayer, de hoy y de siempre.
-¿Es tu modestia tu principal virtud?
-No, mi gran virtud es la sinceridad.
-¿Muy cansada al final de tu nuevo espectáculo?
-Cuando el trabajo se hace con gusto y dedicación una no se cansa. Por lo menos yo, a pesar del doble esfuerzo diario, de las dos funciones, no me canso. Veo que el público se lo pasa chupi y éste es el mejor premio y estímulo para seguir luchando con ilusión.


-De todos tus espectáculos ¿cuál ha dejado más huella en ti?
-Cada espectáculo deja siempre alguna huella imborrable. En cada uno de ellos he dejado parte de mí misma. Pero si debo ser sincera, creo que el actual va a ser el de los mejores recuerdos, y ello se lo debo agradecer al público.
-Eso se lo dirás a todos.
-Claro que se lo digo a todos, y en especial a quienes colaboran conmigo: GUARDIOLA, CALDUCH, ONCHO, TONI ANTONIO, DANIEL CICARE, los músicos, los técnicos… todos son excelentes artistas, muy educados, de gran sensibilidad, o sea, personas fabulosas, y esto a la hora de hacer balance también cuenta.
-¿Y el espectador?
-Creo que el espectador, todos mis trabajos siempre han dejado huella, trátese de películas, de shows musicales, de recitales, de galas… Sara Montiel es siempre Sara Montiel: nunca defraudo. Y esto, el público lo agradece, porque si hay algo que un artista jamás debe hacer, sobre todo si se es estrella como yo, es traicionar a su público.


-¿Qué piensas de tus imitadores?
-Me encanta que me imiten, los adoro a todos, y a todas. Y todos saben que en mí tienen a una verdadera admiradora de su arte y a una amiga dispuesta a echarles una mano y a darles un consejo.
-¿Has tenido problemas con ellos en alguna ocasión?
-Jamás, ni los tendré, con ninguno de ellos, porque ellos me adoran, me tienen como a una diosa, y una diosa jamás puede enfadarse con quienes la idolatran. ¿O no? ¿Verdad que tengo razón, monín?
-Has traído a tu hija al teatro para ver el espectáculo. ¿Le ha gustado?
-A mi hija THAIS la enloquece el mundo del espectáculo, tanto es así que algunas tardes viene al teatro y, cuando menos me lo espero, sale a escena a participar conmigo. La tía, ya con dos años y medio, se sabe todas mis canciones y tira claveles y besitos al público mejor que yo misma. Y no veas cómo se inclina para saludar al público. Como siga así me temo que ya tenemos una nueva Sara Montiel para el futuro.


-¿Compaginas bien tu vida sentimental con tu trabajo, o te sientes más absorbida por alguno en concreto?
-Comparto perfectamente ambas vidas, si bien tanto a mí como a mi marido, a Pepe, lo que nos ha dado gran ilusión de vivir, como si estuviéramos empezando ahora, es la presencia de nuestra hija Thais, que es lo mejor que nos ha sucedido en nuestras vidas.
-¿Tu sueño preferido?
-Por lo general no tengo sueños preferidos, si es que a esto te refieres. Desde que tenemos a Thais sueño mucho en ella, comparto intensamente toda su existencia, Thais es mi sueño preferido, indudablemente.


Sara de la Mancha, nos despedimos sin desearte suerte, porque estamos seguros de que no la necesitas. Sabes ser toda una profesional y con eso basta.

Texto y fotografía: J.T.


LA FOTO CII


Doña Sara de la Mancha.