viernes, 17 de febrero de 2017

ABC - Viernes 25 de Septiembre de 1.987 - España


ABC es uno de los periódicos españoles más longevos. Tiene una tirada diaria a nivel nacional. La estrella aparece sólo en la portada, y reza así:
TEATRO, MÚSICA Y CINE, LUCHA CONTRA LA AMENAZA DE UNA CULTURA TOTALITARIA A TRAVÉS DEL IVA
El anuncio de que el Gobierno había decidido en los Presupuestos Generales del Estado incrementar el IVA correspondiente a las actividades cinematográficas, teatrales y musicales del 6 al 12 por 100, causó conmoción al mundo del Espectáculo. Ese aumento supondría la asfixia de la iniciativa privada y colocar a un sector cualificado de la cultura española bajo el puro dirigismo estatal. A través de ABC, que se pronunció editorialmente el mismo día, relevantes personalidades del mundo del Espectáculo denunciaron la amenaza de cultura totalitaria que supone el incremento de este impuesto. En medios teatrales, musicales y cinematográficos se espera ahora que la argumentación expuesta en ABC permita al buen criterio del Ministerio de Cultura, que en el terreno del espectáculo ha tenido innegables aciertos, la modificación de un impuesto a todas luces lamentable. Viene a nuestra portada, en imagen de Gyenes, una de las figuras más representativas del mundo del espectáculo: Sara Montiel. (Editorial, información y encuestas en páginas interiores)


EL RECORTE CCXXXVII
Que a los 60 años un periódico nacional la presente como icono del espectáculo no es casual. A finales de los 80 Sara Montiel no era sólo una estrella del ayer, sino una artista activa inmersa en muchísimos proyectos. El que recoge Diez Minutos en este número de 1.988 se trata, ni más ni menos, que de  'Purísimo Sara', su mejor, quizá, trabajo discográfico. 

GRABA UNA VERSIÓN DE “LA VIOLETERA” CON MONTSERRAT CABALLÉ
SARA MONTIEL,
TURISMO Y TRABAJO EN LONDRES

Durante uno de sus paseos por la capital británica Sara se detuvo a charlar con un "bobby". 

Sara Montiel ha realizado un viaje a la capital británica para grabar las bases musicales de su próximo álbum acompañada por la Orquesta Filarmónica de Londres. Hemos recorrido con ella las calles de la capital británica, convirtiéndonos en testigos de excepción del entusiasmo que la sin par Sarita despierta incluso entre quienes no conocen la dimensión real de su figura.
Que unos obreros encaramados en su andamiaje requiebren a Sara Montiel cae dentro de lo normal, a fin de cuentas sigue siendo uno de los cuerpos más serranos del panorama nacional. Que los requiebros sean en inglés y se pronuncien en el corazón de Londres es ya algo más extraño.
Pero es que Sara sigue despertando entusiasmos, perfectamente sintetizados por ese anónimo obrero británico que, al grito de “I love you”, aclamaba a la manchega, mientras Sara, siempre con la respuesta a punto, le contestaba en un más que mediano inglés que “de cerca estoy mejor”. Esta anécdota es una más de las muchas habidas durante el paseo por Londres.
Se ve a Sara ilusionada por este nuevo trabajo –diez temas en total-, para el que cuenta con la colaboración de un plantel excepcional que encabezan Montserrat Caballé, con la que grabará una nueva versión de “La violetera”; el compositor José María Cano, del grupo Mecano; Javier Gurruchaga, de la Orquesta Mondragón, y el productor Oscar Gómez, entre otros.


Sara posa junto a una típica cabina telefónica inglesa. 

“Me parece absolutamente maravillosa la idea de grabar “La violetera” a dúo con Montserrat Caballé, a la que admiro profundamente como artista y como mujer. Hacía falta una nueva versión de “La violetera” para que quedase definitivamente inmortalizada, y quién mejor para hacerlo que Montserrat, que es la voz del siglo XX”, dice Sara respecto a su colaboración con la diva catalana.
Entre otros proyectos inmediatos, la actriz de Campo de Criptana destaca la realización de una serie de siete capítulos para Televisión Española, dirigidos por Jesús Yagüe, cuyos guiones se encuentran ya en fase de preparación.
“Son espacios de una hora, en los que cantaré cuatro temas e interpretaré diversos personajes, dando la visión que ellos tienen de Sara Montiel”, nos dice.


Sara Montiel junto a José María Cano, del grupo Mecano, que también colabora en el disco. 

Existe también otro proyecto más largo –una treintena de capítulos- que se rodaría el próximo año, una producción realizada en colaboración entre cadenas de televisión francesa, española y alemana.
Y mientras la conversación fluye continúa el paseo por Londres y la manchega universal sigue despertando admiraciones: los marineros del río, que quieren posar con ella a todo trance; el taxista, que harto de transportar turistas japoneses, comenta con este enviado especial que “si mi mujer me ve con una clienta de este porte, me mata”, mientras el reportero gráfico inmortaliza a la divina Sara frente al Parlamento.

CON LA GUARDIA DE CLARENCE HOUSE
El colmo del paseo se produce frente a Clarence House, la residencia oficial de la reina madre, donde llevamos a Sara para que posase frente a los guardias, inmutables tanto por lo que imponen las ordenanzas como porque están hartos de soportar turistas que se sitúan a su lado para intentar hacerles sonreír y sacarse la típica foto.
Pues bien, Sara –maravillosa minifalda ceñida, de cuero- consiguió no sólo hacerles sonreír, sino que incluso le hablaron, aunque, eso sí, por la comisura de los labios para que no se notase; lo que allí se dijo pertenece al secreto de sumario y sólo lo saben Sara y los soldados.


La guapa manchega emulando a los guardias de Clarence House, residencia de la reina madre

Nuestra llegada coincidió con el cambio de guardia, y una vez más la manchega universal logró romper toda la rigidez y los esquemas británicos cuando, con gran sorpresa por parte de todos los presentes, un encandilado suboficial al cargo del pelotón obligó a éste a que presentasen armas a Sara mientras desfilaban marcialmente, con la vista girada a la derecha, donde ella estaba.
Sara Montiel, genio y figura incluso entre las brumas londinenses.

Elías GARCÍA.
Fotos: José Antonio COCO SAEZ.


LA FOTO CCXXXVII


Icónica Sara. Esplendor en los '80. 

viernes, 10 de febrero de 2017

HILO MUSICAL - Septiembre/Octubre de 1.984 - España


Revista exclusivamente musical en la que la estrella solo aparece en la portada. 


EL RECORTE CCXXXVI
En los '80 Sara Montiel protagonizó los espectáculos más discutidos y lujosos de España en los que siempre ejerció de Sara Montiel. Y como Sara Montiel protagonizó miles de reportajes y entrevistas en prensa y televisión. En este caso Diez Minutos la eligió para protagonizar una de sus secciones. La diva se caracterizaba de Catalina II de Rusia. ¿Podría ver alguien a la gran emperatriz rusa? Corría el año 1.984... 

La bella emperatriz del siglo XVIII
SARA MONTIEL
SE CONVIRTIÓ EN CATALINA II DE RUSIA
“Para las temperaturas bajas de Siberia no hay nada mejor que un abrigo de piel”

"A todas las mujeres nos gustan las pieles"
Sara-Catalina, preparada para soportar los fríos siberianos. 

Les presentamos a Catalina II la Grande, emperatriz de Rusia, que vivió en la última mitad del siglo XVIII. Una mujer importante para la historia rusa mucho antes de la revolución vivida por el inmenso país. Y ustedes dirán que hay que ver lo que se parece la tal Catalina a nuestra manchega universal, Sara Montiel. Sólo que Sara es de una tierra mucho más cálida que las heladas estepas siberianas.
-¿Por qué has elegido a Catalina II de Rusia para personificarte en ella?
-Admiro a esta mujer por muchas cosas, entre ellas que fue una luchadora y emprendedora que hizo cosas importantes por su país.


"Catalina y yo nos parecemos en el espíritu emprendedor"


Sara, con la escenografía apropiada para una emperatriz. 

-Casi como tú, ¿no?
-A otro nivel, por supuesto. Yo, dentro del terreno artístico, he hecho todo lo que he podido por mi país y siempre he paseado con orgullo mi nacionalidad. Aparte de que también me considero una mujer emprendedora y, por supuesto, muy batalladora y dispuesta a lo que sea por conseguir mis propósitos.
De lo que no cabe duda es que Sara estaba elegantísima arropada por las pieles que le protegerían del crudo invierno siberiano.
-¿Te gustan las pieles, Sara?
-Creo que a todas las mujeres nos gustan las pieles. La piel fue el primer vestido del ser humano, y para las temperaturas bajas no hay mejor abrigo.


LA FOTO CCXXXVI


Saritísima 'la magna'. 

viernes, 3 de febrero de 2017

ONDAS - 1ª Quincena de Mayo de 1970 - España


SARA MONTIEL
Y ALBERTO CLOSAS
¿actuarán juntos?
“Flor de Cactus” ha sido uno de los éxitos teatrales más rotundos de Alberto Closas. Durante largas semanas ha permanecido en cartel. Closas, que es catalán, ofrece ahora, y desde hace bastantes días, al público barcelonés la versión de una obra de Sacha Guitry. Lleva por título “Visquem un somni” y con él colaboran Alicia Tomás y José María Caffarel que, dedicados al teatro castellano, son también barceloneses de origen y de vocación.
Alberto Closas es un actor que, además de decir, y de decir bien, lo que los comediógrafos escriben, sabe hablar por su cuenta. Con soltura y elocuencia. Hombre de teatro, es también conferenciante. Hemos asistido a dos de sus disertaciones: una, a las cuatro de la tarde; otra, a las siete. Pues bien: en los locales donde Closas disertó no cabía una persona más. Lleno completo. Y en un setenta y cinco u ochenta por ciento, auditorio femenino. Porcentaje sensiblemente parecido al que se registra en los teatros donde él actúa.

EL CASO SARA MONTIEL
El mismo fenómeno se produce con Sara Montiel. El domingo de Resurrección, el empresario don Joaquín Gasa –hombre perspicaz y de dilatada experiencia en estas lides- presentó, en el teatro Victoria del Paralelo barcelonés, a Sarita Montiel. Y la presentó “en persona”. Aquella noche, y las tardes y noches consecutivas, el teatro se llenó. Público masculino que aplaudió y piropeó a la intérprete de “El último cuplé”. Pero también público femenino. Unos y otras constituyen el núcleo, importante en cantidad y entusiasmo, de sus “fans”.
Otra demostración: cuando, a los pocos días de encontrarse en Barcelona, Sara Montiel depositó un ramo de violetas en la estatua que el escultor José Viladomat erigió en el propio Paralelo a Raquel Meller, al acto asistían más mujeres que hombres para aclamar a la artista que ha sabido reverdecer los laureles de la intérprete de “El relicario” y “La violetera”.
A Raquel Meller quiso contratarla, sin conseguirla, Charlie Chaplin para protagonizar “Las luces de la ciudad”. A Sara Montiel acaba de contratarla Vittorio de Sica para realizar una coproducción hispano-franco-americana. Una firma de los Estados Unidos la ha contratado también para que interprete otras tres películas.


Sara Montiel causa admiración por su belleza y presencia en los escenarios. 

LAS REACCIONES DEL PÚBLICO
La psicología del espectador medio es digna de estudio. Y de este estudio podrían deducirse incontables enseñanzas prácticas. Un buen empresario está obligado a conocer tales reacciones, y si tiene la necesaria sensibilidad (lo que en términos médicos se denomina ‘ojo clínico’), no sólo gana dinero sino que consigue popularidad. Alberto Closas es garantía indiscutible de éxito. Lo mismo que Sara Montiel.
Aquellos y, sobre todo aquellas, que acuden al teatro para ver cómo actúa Alberto Closas “en persona”, no se pierden ninguna de sus películas. El fenómeno Sara Montiel se produce a la inversa. Y son aquellos que la vieron a través de la pantalla grande, los que luego llenan plateas, anfiteatros y localidades altas en los coliseos donde ella actúa “en persona”. Es decir: cuando a un actor o a una actriz se la ha visto de cerca, en carne y hueso, quiere vérsela en la pantalla y viceversa. Primero de los casos: el de Alberto Closas; segundo, el de Sarita Montiel.
A raíz de unos artículos que publiqué acerca de ella, recibí varias cartas. Algunas de ellas firmadas por trabajadores modestos, los cuales, además de manifestar su entusiasmo por Sarita, me aseguraban estar dispuestos a gastarse quinientas pesetas sólo por verla “en persona”. Tal como la presentó don Joaquín Gasa.

¿A SANTO DE QUÉ?
Es probable que el lector se pregunte: ¿a qué viene eso de establecer analogías entre Sara Montiel y Alberto Closas? ¿Acaso existe alguna vinculación artística entre los dos? La respuesta surge rápida, porque está en mi ánimo y, probablemente, en el de muchos. Sí; es evidente que esta vinculación existe. Pero no sólo desde el punto de vista escénico sino, y sobre todo, desde el que podríamos denominar de entusiasmo y devoción populares.
Ir por la calle en compañía de Sara Montiel o en la de Alberto Closas, supone, indefectiblemente, que los viandantes se detengan o, por lo menos, vuelvan la cabeza en actitud contemplativa y admirativa. Mi larga experiencia periodística y humana puede atestiguarlo.
Pero… volvamos a lo dicho en párrafos anteriores. ¿A santo de qué esta analogía entre Sara y Alberto? Lo aclaramos. Nada tendría de particular que se estableciera un “tándem” escénico Sara Montiel-Alberto Closas. ¿Dónde y cuándo? Esto ya no podemos contestarlo, pero la posibilidad existe. Una posibilidad que, traducida en hechos reales, produciría, sin duda alguna, un resultado positivo. La taquilla sería el exponente más práctico de ello.
Repetimos que lo dicho es posible, y aun probable. Así, pues, el rumor que en este sentido ha llegado a nuestros oídos, no es rumor que se vea desvanecido por su propia base. Nada tiene de inverosímil. Además, cuando el río suena, agua lleva. Y, con respecto al particular, el río suena.


Fue en los estudios de Radio Barcelona, la noche en la que se entregaron los "Premios de Pascua de Resurrección": encuentro de dos 'monstruos sagrados' de la escena española, Alberto Closas y Sara Montiel. 

¿Asistiremos, en fecha más o menos próxima, a esa conjunción artística? Puesto que Sara Montiel va a protagonizar, en breve, una película de Victtorio de Sica, utilicemos en honor de éste, una frase italiana muy popular “Chi lo sa”. No olvidé el lector que quien la pronuncia suele estar en un secreto que, unas veces se manifiesta en un sentido y otras veces en el opuesto.
¿Sara Montiel y Alberto Closas? ¿Por qué no? El que suscribe apunta la posibilidad del “tándem”. Y la apunta porque se lo han dicho. La solución, mañana. O pasado mañana. Porque tanto Sara como Alberto tienen todavía muchos años por delante. Aunque ¡quien sabe si será cuestión de menos tiempo!

José M. LLADO


EL RECORTE CCXXXV
En el umbral entre el cine y los teatros a Sara se le presentaron numerosos proyectos cinematográficos, musicales y teatrales. Unos se cumplieron y otros se quedaron en proyectos nada más. Lo que sí se logró es relacionar el nombre de otros artistas con el de Sara para llenar revistas y expectativas de todo tipo. Lo que no cambió para la diva fue su amistad con 'Maru' (Marujita Díaz). Aquí ambas de parranda en un reportaje de Pronto a día de 23 de Diciembre de 1976.


SARA MONTIEL
Y MARUJA DÍAZ
FRENTE A FRENTE

Sara y Maruja son dos actrices españolas que se mantienen a pesar del imperativo de la edad y del surgimiento de nuevos valores. Existe un paralelismo entre sus ‘carreras’: las dos hacen cine, cantan y tienen una vida sentimental un poco agitada. Maruja Díaz y Sara Montiel son dos rivales, pero esto se explica por el hecho de ejercer una misma profesión y en una misma época, ya que en la vida particular no sucede así puesto que confiesan ser dos buenas amigas que se ayudan en los momentos difíciles. Una amistad que hay que considerar puesto que no debe resultar fácil al tener que superar el imperativo de la profesión.
Es Sara Montiel quien nos cuenta:
-La nuestra es una amistad de hace años. Recuerdo que hace siete años, cuando murió mi madre, Maruja se portó maravillosamente; como la gran amiga que ya era. Yo atravesé entonces una crisis y ella estuvo en todo momento a mi lado, ayudándome. Como persona es una buena amiga y además facilita mucho las cosas ese carácter tan alegre que Maruja tiene.
-¿Y cómo actriz?
-Hay que tener en cuenta que en este aspecto somos completamente distintas. Nuestros caminos artísticos van por derroteros diferentes.


Sara y Maruja son dos actrices españolas rivales. Pero esto se explica por el hecho de ejercer una misma profesión y en una misma época. 


FELIZ DEMOCRACIA PARA TODOS
-¿Qué es lo que Sara espera del próximo 77?
-Exactamente esto: feliz democracia para todos los españoles.
Valerio Lararov ha llamado a Sara para que actúe en el programa de Fin de Año, y ella intentará hacer un hueco entre sus actividades para poder aceptar la propuesta.
-¿Dónde pasarás la Navidad?
-En Madrid, pues tengo unas galas en una importante sala de fiestas. Así es que pasaré estas fiestas en compañía de mis seres más queridos. Después, la Nochevieja la pasaré en Palma de Mallorca.
-¿Cómo van los trámites para la anulación de tu matrimonio?
-Siguen su curso normal. Espero que pronto se resuelva favorablemente.
-Después, ¿te volverás a casar?
-No volveré a casarme nunca más. Creo que para querer a una persona y ser feliz con ella, no hacen falta toda esa serie de papeles. 


EL PROGRAMA DEL PRÓXIMO AÑO, CUBIERTO
-Siempre he programado mis actuaciones con tiempo suficiente y para el año 1977 se presenta un apretado programa. En febrero estrenaré un espectáculo musical en el “Español”, de Barcelona. Después, con el mismo espectáculo, iré a Madrid. Se llama “Increíble Sara”. En los meses de julio y agosto es muy posible que haga una película de corte muy actual, pero que no sería musical. A partir de septiembre tengo una gira por América de seis meses de duración. Ya ves qué año.
Maruja, por su parte, también está saturada de trabajo. Pero, muy amable, nos dedica una parte de su tiempo y contesta a nuestras preguntas. Sobre su amistad con Sara Montiel, ella habla con nostalgia de los primeros contactos entre ambas.
-Sara y yo nos conocemos hace muchísimo tiempo. Recuerdo que nos conocimos cuando ella volvía de América, de rodar junto a Gary Cooper una película muy famosa, “Veracruz”. Desde el principio congeniamos y nos llevamos muy bien.
Ella interpreta así esa pretendida rivalidad entre ambas.
-Rivalidad entre nosotras no puede existir ya que somos distintas. Interpretamos el arte de forma completamente diferente. Claro que tal vez la gente nos relacione físicamente ya que en más de una ocasión nos han confundido. Cuando salimos juntas esto no ocurre, pero cuando estamos separadas… ya nos confundieron en multitud de ocasiones.
-¡Cuéntanos alguna anécdota en este sentido…!
-Voy a contar  la más curiosa. Un día cojo una revista y veo una fotografía, me quedo mirándola y me pregunto: “¿Este traje es mío? Yo no recuerdo haber estado en este lugar, ni rodeada de estas personas que aquí aparecen”. De pronto “caigo” y… claro, era Sara y no yo. A Sara también le ha ocurrido el caso, pero a la inversa. Ella coge una revista y, después de plantearse los mismos interrogantes que yo, se da cuenta y… “Anda, pero si es la Díaz”.


Pepe Tous el empresario exclusivo de Sara Montiel, aparece con ella en la fotografía. 

-¿Nunca os propusieron trabajar juntas?
-No, nunca hemos trabajado juntas. Lo cierto es que yo no tengo noticia de que nadie nos lo haya propuesto. Ahora que, si por mi gusta hubiese sido, yo encantada.
Este año de 1976 le dio a Maruja Díaz mucho trabajo, pero el 77 se presenta también muy repleto de contratos.
-Tengo el programa completo “a un año vista”. Tengo ofertas que son muy buenas. Pero no me gusta hablar de esto y prefiero que se comente después de que ya ha pasado. Incluso he tenido que rechazar una oferta que me parecía buenísima. Se trataba de la comedia musical “Pongo un puesto en la mesa”.
-La Navidad es una fiesta que trae recuerdos tristes a Marujita, ¿por qué?
-Estas fiestas me producen mucha tristeza que, además, se acrecienta por la falta de mi madre. La Nochebuena es un día especial en casa y lo celebrábamos por todo lo alto. Ese día se lo dedicábamos a mi madre, así es que ahora…


-¿Qué espera Maruja Díaz de 1977?
-Que surja el “milagrito” y todo siga como hasta ahora. Yo le doy gracias a Dios por todo lo que me da.


SARA MONTIEL NO CANTARÁ PARA PINOCHET

Desmintiendo los rumores que aparecieron sobre la posible intervención de Sara Montiel en el próximo Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, Sara Montiel ha afirmado que “mientras no varíen las normas que rigen el admirado y oprimido pueblo chileno, ella no actuará en Chile, deseando testimoniar el gran cariño que profesa hacia los chilenos, que siempre la han recibido con gran efusión y un magnífico público ante el cual, por razones obvias, lamenta no poder actuar”.
Sara Montiel, que ya en tiempos del general Franco manifestó sus simpatías socialistas, no quiere que bajo ningún concepto su presencia en Chile sirviera de propaganda al régimen del general Pinochet. Así, cuando recibió indicaciones más o menos indirectas para ir a cantar a Viña del Mar, dijo que no quería ir a cantar a aquel festival ni como estrella invitada ni como artista contratada.


LA FOTO CCXXXV


La 'estrellísima' en plena actuación. Corrían los '70...

viernes, 27 de enero de 2017

AMA - Marzo/Segunda quincena - 1970


…YA NO BRILLAN LAS “ESTRELLAS”?
Hablan cinco.
Hubiéramos preferido redondear el número. Pero “Sara en persona” no ha llegado a tiempo. Sara, estrella todavía, no ha podido asomar siquiera su opinión acerca de la pregunta que provocó nuestra encuesta.
Sin embargo, no nos ha faltado su fotogénico semblante. Su popular perfil. Su estilo.
¿Qué nos hubiera contestado Sara?...
En más de una ocasión hemos oído decir de ella que, por encima de toda otra cualidad artística que pudiera poseer, sobresalía su condición de “estrella”; es decir, de mujer que, apenas presente en el escenario, “conmueve a las masas”.
Primero, en la portada de este número; ahora, ausente en estas líneas, Sara no podía faltar a la cita.
-Por favor, Sara… ¿qué nos dice usted?
Y Sara rompe a hablar despacio, como cuando canta cuplés románticos, y dice y dice y confirma y apunta…
-Concrete usted, Sara, ¿es usted estrella?... ¿Quiere usted que se lo preguntemos a los lectores? Bueno.


-Lectores, lectoras, amigos… ¿Es estrella Sara Montiel?...
Ustedes tienen la palabra.
Y ella también.
Paquita Rico dice que las estrellas de hoy (las “tres Marías”) son Lola Flores, Carmen Sevilla y ella…
Y ¿por qué no Sara?
Díganlo ustedes.
Que lo diga ella.
Que quede todo claro.
Porque si no, seguiremos pensando que las estrellas, alguna estrella tal vez, no brilla ya, o brilla menos o…


EL RECORTE CCXXXIV
Los '70 suponen para Sara el retiro definitivo de la gran pantalla y el despegue definitivo de su faceta más teatral y musical. En los escenarios podía contemplarse a la 'estrella' en vivo en espectáculos que, para la época, fueron los más caros, los más discutidos y ,en consecuencia, quizá, los más tumultuosos. Algo de esto recoge la revista Ama en su número de 15 de Agosto de 1970.

 SARA MONTIEL,
EN DIRECTO
“MIS GALAS HAN SIDO LAS MÁS CARAS QUE SE HAN DADO EN MADRID”

Sara Montiel, con uno de los más bonitos y costosos modelos que utiliza en sus actuaciones cara al público: es de tul negro con bordados de plata. 

Hace siete meses Sara Montiel montó su espectáculo: “Sara Montiel en persona” y con él ha recorrido España en olor de popularidad.
-Ya ves, tenía firmado cinco meses y ya vamos por el séptimo.
Mañana sale para Santander. Luego, irá a Gijón, Oviedo, San Sebastián, Bilbao, Barcelona y a finales de septiembre recorrerá Castilla.
-En Zaragoza termino con el mismo espectáculo. Es la segunda vez que actúo allí. Será el final de una gira que, gracias a Dios, ha tenido un éxito sin precedentes.
Ahora, y por vez primera, Sara ha tenido una nueva experiencia: ha actuado en una sala de fiestas madrileña.
-Fue un compromiso de palabra que yo tenía desde hace mucho y ahora he venido a cumplirlo. Ha sido una gala, por ahora, la más cara que se ha dado en Madrid: mil trescientas cincuenta pesetas por persona. Más del doble de lo que costó Raphael. ¡Y hubo un “llenazo”!
-La gente –dice Sara- es estupenda. Era la primera vez que actuaba en una sala de fiestas, pero no sé qué demonios ocurre conmigo que este público, mi público, es el mismo de siempre, es un público de fieles que me siguen adonde vaya.
Aunque, para Sara, este contacto aún más directo no haya sido nada nuevo.
-Yo soy una artista que tengo al público siempre encima, por eso para mí esto ha sido una actuación más.
Hace poco se dijo que el espectáculo de Sara había supuesto para ella un gran esfuerzo y que había tenido que interrumpir las representaciones para hacer una cura de sueño. Pero Sara aclara la situación.
-Eso es mentira, me di unas vacaciones porque pequé un catarro en Sevilla y estuve fastidiada unos días. Pero fueron unas vacaciones normales. Si después de siete meses de actuación no tengo derecho a ellas…
Sara es siempre Sara. Espontánea y sincera hasta decir basta.
-Fueron unas vacaciones estupendas en Palma de Mallorca y Alicante, que tuvieron para mí como recuerdo el brindis de un toro de El Cordobés.


Cuando se habla de cine con Sara, la impresión que se saca es de que esto de la crisis no va con ella, porque para finales de año empieza una nueva película: “La hechicera”.
-Mira, esto de la crisis tiene su estadística: cada seis años, y está comprobado, hay siempre una. Crisis internacional que, naturalmente, afecta a nuestra industria.
La nueva película de Sara, con Raf Vallone y Thomas Miling, será musical. Los dos actores extranjeros completarán el triángulo, dirigidos por el inglés McDonald, especializado en películas musicales y que ha dirigido producciones muy importantes.
-“La hechicera” será más comercial que ninguna de mis películas. Rodada en setenta milímetros y reflejando el ambiente de la Revolución francesa.
Sin embargo, como del espectáculo “Sara Montiel en persona” la estrella guarda un buen recuerdo, ya ha hecho sus proyectos, aunque un poco a largo plazo.
-Dentro de dos años volveré con otro espectáculo totalmente nuevo.
Y Sara, esta Sara nacional –única estrella en España que puede permitirse el lujo de elegir películas “sin condiciones”-, está siempre dispuesta a demostrar que en España hay estrellas. Y de las de primera magnitud, capaces de polarizar la atención y el fervor de los incondicionales, del público que la sigue adonde vaya.

S.D.T.
Fotos Alejandro.


LA FOTO CCXXXIV


viernes, 20 de enero de 2017

GACETA DEL CINE - 1.960 - España


SARA MONTIEL
DISPUESTA A TRIUNFAR EN HOLLYWOOD… TRIUNFA EN ESPAÑA
LOS PRODUCTORES ESPAÑOLES NO CREÍAN EN ELLA
¡Y ELLA SOLA UNIVERSALIZÓ EL CINE ESPAÑOL!     

Sara Montiel en "Cuando se quiere de veras", uno de sus desafortunados films mejicanos. 

Fue en el año 1.944 cuando el realizador cinematográfico húngaro Ladislao Vajda preparaba el rodaje de la película “Te quiero para mí”, con la pareja Antonio Casal e Isabel de Pomés –pareja que en aquellas fechas gozaba de popular simpatía y que, por ello, aparecieron juntos en diversas cintas-, cuando en el reparto de su película añadió el nombre de una muchachita desconocida por completo en los medios cinematográficos. Se llamaba Sarita Montiel –era la época de los diminutivos, ¿recuerdan?-. Fue el conocido humorista Enrique Herreros, padre, quien vio en Sara las grandes posibilidades interpretativas y la extraordinaria y deslumbrante hermosura de la joven futura actriz, y por ello hizo todos los posibles para que Ladislao Vajda, íntimo amigo suyo, la incluyera en el reparto de su película. El papel de Sara Montiel en “Te quiero para mí! Era de escasísima importancia, pero, sin embargo, marcó una fecha muy importante en la vida de la joven actriz. Su rostro, contrastado e insinuante, y su figura, fueron popularizándose a través de varias otras películas, tales como “El misterioso viajero del Clipper”, “Se le fue el novio”, “Vidas confusas”, etc.


Si bien el cometido artístico confiado a ella fue de poco relieve, el talento de la actriz fue suficiente para que el público se fijara en Sarita, precisamente cuando el cine español pasaba por momentos muy difíciles de cara al público, por la escasa calidad de sus películas, hecho que reformó aún más el pequeño pero prometedor triunfo de Sara Montiel. Sus personajes, casi siempre secundarios, adquirían gran importancia al ser representados por ella.
Recordamos su “Aldara”, la mora de “Locura de amor”; sin duda éste fue el primer papel con verdadero relieve confiado a Sara Montiel, y, como era natural, su nombre ganó muchos puestos en la lista de las “favoritas”. Su extraordinaria belleza resaltó como en ninguna de sus anteriores películas; Aldara era una muchacha de sangre inquieta, vengativa, impetuosa en sus amoríos… El carácter de Aldara tenía lo que no tuvo ninguno de los personajes interpretados con anterioridad por Sara Montiel: personalidad.


La primera interpretación destacada de Sara Montiel: "Locura de amor". En esta escena la acompaña el actor Fernando Rey. 


El gran triunfo: "El último cuplé". Junto a ella, el actor Armando Calvo. 

Incomprensiblemente, la cinematografía española no supo ver a la rutilante actriz que tenía y no se dio a Sara Montiel la importancia que ella se merecía. Después de “Locura de amor”, efectivamente, la Montiel tuvo infinidad de ofertas, pero ninguna de ellas mereció la atención de la actriz. Se trataba casi siempre de papeles secundarios, sin relieve, ni vida ni humanidad, cualidades imprescindibles en un personaje digno para interpretar.
Desilusionada, Sara Montiel, partía poco tiempo después hacia Méjico. En la cinematografía azteca trató de encontrar lo que no encontró en su patria: buenos papeles. Peor no tardó en darse cuenta de que no había llegado aún “su” momento, y tuvo que aceptar ofertas muy interiores a las recibidas por los productores españoles. Interpretó diversas películas –“Necesito dinero”, “Ya viene Martín Corona”, “Jimmy”, “Piel Canela”, “Cuando se quiere de veras”, etc.-, pero ninguna de ellas era producción de primera categoría. Sin embargo, he aquí que la suerte que ambiciona toda actriz europea, la de trabajar en Hollywood, se le presentó inesperadamente. Robert Aldrich y Burt Lancaster, director y co-productor, respectivamente, de “Vera Cruz” se encontraban en Méjico en busca de una actriz mejicana para el segundo papel femenino del film, que iban a interpretar el propio Burt Lancaster, Gary Cooper y la actriz gala Denise Darcel. Sara Montiel obtuvo, sin demasiado esfuerzo, el papel. La película, no obstante, se filmó enteramente en Méjico, pero bastó para que Sara Montiel fuera conocida en Hollywood, a donde se trasladó para intervenir en su primera película allí filmada: “Yuma”, al lado de Rod Steiger. Poco después intervenía, junto a Mario Lanza y Joan Fontaine, en “Dos pasiones y un amor” (Serenade).


¡Sara Montiel se codea ya con Burt Lancaster y Gary Cooper! La foto pertenece a "Vera Cruz", primer gran film internacional de la "estrella". 

La vida sentimental de Sara Montiel encontró también su meta al contraer matrimonio con el famoso realizador norteamericano Anthony Mann. El nombre de Sara Montiel era ya suficiente para mover multitudes. Juan de Orduña, realizador hispano que la había dirigido en “Locura de amor”, la requirió para interpretar el papel que, sin duda, más ha repercutido en su vida artística: el papel principal de “El último cuplé”. Del éxito alcanzado por Sara en este film, huelga hablar, por bien conocido de todos. Inmediatamente después, interviene en un film surgido gracias al éxito de su anterior: “La violetera”, y el triunfo es doble. Sara Montiel reactualiza toda una época casi olvidada ya por pocos y no vivida por muchos.
La trilogía se cumple con su tercera película hispana, en su segunda época, “Carmen, la de Ronda”.
Sara Montiel, que nació en Campo de Criptana, con el nombre de María Antonia Abad, ha conseguido mucho más que un rotundo triunfo artístico: ha demostrado a los muchos que no creían en ella, que por sí sola podía lograr lo que la cinematografía hispana toda no había conseguido en varios lustros: ¡universalizar el cine español!
Y he aquí que ya se ha divulgado la noticia del inmediato rodaje de otra película cuyo éxito se espera anule o eclipse el de todas sus anteriores: “Mi último tango”, que Sara interpretará bajo las órdenes de Luís César Amadori, el que fue su director en “La violetera”.


Con el astro italiano Raf Vallone, en un momento de su segundo gran éxito hispano: "La violetera". 

ATISBANDO POR AHÍ…
Sara Montiel ha iniciado ya –o está a punto de iniciar- el rodaje de su nueva película: “Mi último tango”. Luís César Amadori, el realizador argentino que la dirigió en “La violetera”, es quien lleva la batuta directriz, basándose en un guión de José María Arozamena. 


EL RECORTE CCXXXIII
Los '60 son, para Sara, los años de mayor proyección como estrella, en la concepción clásica del término. Claro ejemplo es el 'súper' homenaje que le regaló su pueblo adoptivo: Orihuela. Así lo recogía Gaceta Ilustrada en su número de 2 de Enero de 1965. 


LA VIDA SIGUE
SARA
y las monjas

Sara Montiel en Orihuela: ha vuelto a su infancia y ha encontrado una entusiástica acogida entre los que la conocieron en su niñez. 

Sara Montiel en Orihuela
Sarita Montiel nació en Campo de Criptana, pero todavía muy niña la llevaron a Orihuela. En el bello pueblo murciano, el padre de Sara estableció junto al río una taberna de vino manchego. Y la pequeña María Antonia Abad vivió en Orihuela diez años de su infancia. Por una jornada, la famosa “estrella” ha vuelto al escenario de estos años. En su intimidad se sentía de nuevo la María Antonia que cantaba alegre “La muñeca de trapo” en su corretear alegre por las calles. Los oriolanos han oído ahora soñar su voz en la ciudad, pero todo tenía una emoción distinta. Porque Orihuela rendía homenaje a la “estrella” que conoció de chiquilla.
Camino de Orihuela, Sara Montiel se detuvo en Murcia para hacer una visita a la Virgen de la Fuensanta. Para ella eran caminos bien recordados: los transitó muchas veces de chiquilla. También su primera visita en Orihuela fue para la Virgen de Montserrat. Acudió a orar en su camarín, donde depositó unas flores. Hizo su entrada en la ciudad bajo el repicar de las campanas y el estallido de los cohetes. La rodeaba la multitud entre aclamaciones. Sara está habituada a estos tumultos, pero éste tenía una dimensión distinta. Entre las voces que la vitoreaban reconocía a algunas que le eran familiares. Incluso muchos la llamaban María Antonia, como entonces.


Sarita, acompañada de su esposo, charla con don Felipe Arche, gobernador civil de Alicante. 


Hay siempre una honda emoción al retornar a los lugares de juventud. Sara está ligada a estas tierras de Orihuela. En su cementerio tiene enterrado a su hermano. La visita en vísperas de la Navidad poseía un entrañable latido. Escoltada por el vecindario llegó al Ayuntamiento. El alcalde, señor Cartagena, le entregó una placa de oro que perpetúa el homenaje de la ciudad. Sara tuvo que asomarse al balcón para saludar a los que la ovacionaban.
Vino luego el acto más emocionante de la estancia. Sara acudió a visitar a las monjas dominicas de clausura. Hizo el mismo camino que tantas veces recorrió de niña. Las monjitas aguardaban en grupo tras la celosía de la clausura. Y a su través, Sara Montiel cantó “La violetera”. No había piano, ni orquesta que la acompañara, pero la canción tuvo una conmovedora resonancia. Sara entregó su regalo a las monjitas. Ellas la obsequiaron con sus pasteles de gloria confeccionados en la clausura.


Sarita canta "La violetera" para las monjas dominicas de clausura. 

Los oriolanos también escucharon su voz. En el Teatro Circo se estrenaba “Samba”, su última película. Una función a beneficio de la Centuria Romana, una cofradía de abolengo en la célebre Semana Santa de Orihuela. Después de la proyección, Sara cantó en el escenario. Por la noche paseo por la ciudad, besó a los niños, acarició a viejecitas que la habían conocido de chiquilla, comió el arroz con costra que le era familiar. En todas partes una escolta de voces cariñosas y admirativas. La Tuna del Oratorio Festivo la nombró su madrina y en su honor interpretó sus alegres canciones entre el flamear de las capas. María Antonia Abad ha vuelto a la Orihuela de su infancia, sólo que ahora traía su fama bien ganada.

Fotos: CALDERÓN


LA FOTO CCXXXIII


Otra instantánea de Simón López que perpetúa la impresionante belleza de la actriz al comienzo de los años 60.