domingo, 11 de noviembre de 2018

ESPECTÁCULO - Marzo de 1.960 - España


La diva aparece sólo en la portada. Esto dice:
SARA MONTIEL. 
La primerísima estrella de nuestro cine, cuya fama y éxito ha traspasado todas las fronteras, es ahora la protagonista de "Mi último tango", una producción de Cesáreo González - Benito Perojo, historia sentimental allá por los años 20, dirigida por Luís César Amadori, con Maurice Ronet e Isabel Garcés de compañeros en el reparto. Por primera vez en su carrera, Sara Montiel interpreta tangos, una difícil especialidad que ella supera con su talento y su voz personal y famosa. En suma, un nuevo y grandioso éxito para la estrella, acostumbrada a batir todos los récords de taquilla. 
(Foto Simón López)


EL RECORTE CCCIII
...y ciertamente cruzó todas las fronteras. Aquí la contraportada de esta revista cinematográfica israelí con Maurice Ronet. La fecha es 5 de Octubre de 1.960. 



LA FOTO CCCIII


Marta Andreu quiere fingir su ceguera...

domingo, 4 de noviembre de 2018

TRIUNFO - 24 de Septiembre de 1.959 - España


NUESTRA PORTADA
SARA MONTIEL
Tratar de plasmar en estas breves líneas la indiscutible personalidad artística de Sara Montiel resulta, a todas luces, innecesaria. Sara Montiel ha refrendado por tercera vez y de una manera apoteósica, los éxitos que anteriormente consiguiera. Con “Carmen la de Ronda”, nuestra primera estrella ha logrado entusiasmar de nuevo por su arte, su belleza y sus canciones. Dirigida por Tulio Demicheli, y junto a Jorge Mistral, Maurice Ronet y Amadeo Nazzari en los principales papeles, ha logrado hacer de “Carmen la de Ronda” –producida por Benito Perojo y distribuida por Suevia Films – Cesáreo González- el auténtico acontecimiento de la temporada. Sara Montiel ha vuelto a triunfar.

SARA MONITEL
ARMÓ DE NUEVO EL ALBOROTO

Sara Montiel, la superestrella del cine español, saluda a la multitud que la aclama a su llegada al cine La Torre de Madrid, donde se dieron cita las principales figuras de nuestra cinematografía para aplaudir calurosamente “Carmen, la de Ronda”, el último film de la estrella que alcanzó un éxito fabuloso. Véanla arrollada materialmente por la muchedumbre que la esperaba a la salida del Real Cinema la noche del estreno, después de haber alcanzado un nuevo triunfo con su “Carmen, la de Ronda”, otra nueva apoteosis en la brillante carrera de esta actriz.

(Fotos Alfredo y Martínez)




PRESENTACIÓN FABULOSA DE “CARMEN LA DE RONDA”,
Y TRIUNFO SENSACIONAL DE SARA MONTIEL

María F. Ladrón de Guevara y Amparo Rivelles hablan para Radio España con Feman. 


Tulio Demicheli, el aplaudido director de la película estrenada, y su esposa. 


María Ángeles Hortelano, la Micaela de la película "Carmen la de Ronda".


Lucho Gatica, Lola Flores y Antonio González sonríen contentos ante los "flashes".


Diana Maggi y Alejandro Rey hablan ante los micrófonos de Radio Madrid con  Pécker.


Analía Gadé, otra belleza en la gran "premiére" del cine La Torre de Madrid. 


El productor de la película, Benito Perojo, llega al cine acompañado de su esposa. 


Tocildo recibe a Eulalia del Pino y al distribuidor del film, Cesáreo González. 


Celia Gámez, simpática como siempre, habla para la radio al finalizar la proyección. 


Ruíz-Castillo, Zully Moreno, señora de Ruíz-Castillo y Luís César Amadori. 


Benito Perojo y Cesáreo González sonríen ante la imagen multiplicada de Sara Montiel, despés de haber firmado el acuerdo por el cual Cesáreo González presentará en toda España la superproducción de Benito Perojo "Carmen la de Ronda", película que en estos momentos bate todos los récords de taquilla. La unión de estos dos productores con una película de la Montiel supondrá una serie jalonada de éxitos para el cine nacional: una serie que comienza ahora con "Carmen la de Ronda".


EL RECORTE CCCII
No se equivoca la revista Triunfo cuando alude a la carrera de Sara Montiel como brillante. Según una 'mini' biografía de la revista Fotogramas (año 1.961), estos son los films rodados por la diva hasta la fecha. 

LA BIOGRAFÍA DE ESTA SEMANA
SARA MONTIEL

Nombre verdadero: María Antonia Alejandra Vicenta Isidora Elpidia Abad Fernández. Nació el 10 de Marzo de 1926 en Campo de Criptana.
Ojos avellana y cabellos cobrizos. Estatura: 1’67 mts. Peso: 58 kgs. Casada con Anthony Mann en 1956. Premiada por el Sindicato Nacional del Espectáculo como la mejor actriz del año 1959, por su interpretación en “La violetera”.
Películas: “Te quiero para mí” (1944), con Antonio Casal (con el nombre de María Alejandra); “Empezó en boda” (1944) (ya como Sarita Montiel), con Fernando Fernán-Gómez; “El misterioso viajero del Clipper” (1945), con Emilio Ruiz; “Por el gran premio” (1946), con Manolo Morán; “Mariona Rebull” (1947), con José Mª Seoane (aquí fue donde cantó el primer cuplé que luego le había de dar fama); “Alhucemas” (1947), con Luís Peña; “Don Quijote de la Mancha” (1947), con Rafael Rivelles; “Confidencia” (1947), con Julio Peña; “Vidas confusas” (1947), con Enrique Guitart; “Locura de amor” (1948), con Jorge Mistral; “La mies es mucha” (1948), con Fernando Fernán-Gómez; “Pequeñeces” (1949), con Jorge Mistral; “El capitán Veneno” (1950), con Fernando Fernán-Gómez; “Aquél hombre de Tánger” (1950), con Nils Asther. Etapa Mejicana: “Cárcel de mujeres” (1951), con Tito Junco; “Furia roja” (1952), con Arturo de Córdova; “Ella, Lucifer y yo” (1952), con Abel Salazar; “El círuclo” (1952), con Ángel Garasa; “Soy gallo donde quiera” (1952) (estrenada en España con el título de “Jimmy”), con Joaquín Cordero; “Piel canela” (1953), con Manolo Fábregas; “¿Por qué ya no me quieres?” (1953), con Agustín Lara; “Se solicitan modelos” (1954), con Raúl Martínez; “Frente al pecado de ayer” (1954), (estrenada en España con el título de “Cuando se quiere de veras”), con Alberto González; “Yo no creo en los hombres” (1954), con Roberto Cañedo; “Necesito dinero” (1954), con Pedro Infante; “Ahí viene Martín Corona” y “Vuelve Martín Corona” (en España refundidas en una sola con el título de la primera) (1954), con Pedro Infante. Etapa americana: “Vera Cruz” (1954), con Gary Cooper; “Dos pasiones y un amor” (1955), con Mario Lanza (donde conoce a su actual marido, el director Anthony Mann); “Yuma” (1957), con Rod Steiger.
Regreso triunfal a España: “El último cuplé” (1957), con Armando Calvo; “La violetera” (1958), con Raf Vallone; “Carmen, la de Ronda” (1959), con Maurice Ronet; “Mi último tango” (1960), con Maurice Ronet.


LA FOTO CCCII




domingo, 21 de octubre de 2018

DISCOFILIA - Abril de 1.958 - España


Sara Montiel
sensación del momento

No vamos a tener la absurda pretensión de presentar a Sara Montiel ante nuestros lectores. El cine, la prensa y la radio se han encargado ya de hacerlo hasta la saciedad y, en todo caso, nuestra pobre literatura no puede competir con esas imágenes de la encantadora artista, que tenemos el gusto de ofrecer a la admiración de todos. Estas fotografías les permiten hacerse una idea de cómo es Sara Montiel. Guapa, simpática, con unos ojos tremendamente expresivos, que dicen “Mimosa”… y muchas cosas más, y otra serie de atributos que justifican plenamente su éxito.



En su presencia, arrolladora, lo mejor que podemos hacer es eclipsarnos de un modo completo. Y así, es Sara quien habla:
“Empecé a hacer cine hace ya mucho tiempo, allá por el año 1944, siendo yo una chiquilla. La película era “Te quiero para mí solo”, dirigida por Ladislao Vajda, y yo no era “todavía” Sara Montiel. Nombre que estrené el mismo año con “Empezó en boda”, de Rafael Matarazzo. Desde entonces, hasta un total de 40 películas, 16 de ellas españolas y las restantes norteamericanas y mejicanas.
No es que de una manera concreta me moleste que me llamen Sarita –diminutivo que se ha utilizado mucho y que, hasta cierto punto, me rejuvenece-, pero hay que tener en cuenta que, en el momento actual, soy ya una señora casada, y el apelativo queda un poco fuera de lugar.
La idea de que yo cantara cuplés se le ocurrió a Enrique Herreros, mi gran amigo y mentor. Cuando nos presentaron el guión de “El último cuplé” y vimos que la protagonista había de cantar una serie de canciones, él expresó la convicción de que yo misma podía hacerlo. Los resultados están a la vista.
Más maestros de canto han sido los conocidos músicos Solano y García Segura, que me han servido de guías en mis interpretaciones, pero me atrevo a asegurar que yo también he puesto bastante de mi parte.
Con todos mis respetos para las cancionistas de principio de siglo, a quienes no he tenido, en realidad, ocasión de conocer, no he pretendido imitar a ninguna de ellas. Yo me he creado una forma –que parece no haber disgustado al público- con la que creo no ofender a nadie y que ha contribuido también a la definición de mi personalidad artística.
Como es natural, mi película preferida es “El último cuplé”, ya que ha sido la que mayor fama me ha dado en España y fuera de nuestro país. Y cifro esperanzas en “La Violetera”, en la que hemos puesto nuestras mejores ilusiones y todo nuestro empeño cuantos hemos intervenido en ella.
“La mejor película del año”, según dictamen del Sindicato Nacional del Espectáculo, la “Placa de Oro”, por haberse proyectado la película en Méjico durante más de medio año, sin interrupción, son distinciones realmente satisfactorias. Como lo es el hecho de que mis discos hayan sido los de mayor venta en España, hayan alcanzado cifras “record” en Méjico, Cuba y Argentina y se vendan en grandes cantidades en los Estados Unidos. Aunque las satisfacciones producidas por la venta de discos en toda América sea de orden puramente moral, ya que, por ellas, no ha llegado a mí ni un solo céntimo.
No me queda más que dar las gracias a los aficionados españoles y de todo el mundo, que tanto me han distinguido, y expresarles mi deseo de que, como hasta ahora, me sigan dedicando sus preferencias.



DISCOGRAFÍA DE SARA MONTIEL
EL ÚLTIMO CUPLÉ.- El relicario; Ven y ven; Balancé, balancé; Clavelitos; Tú no eres eso; La nieta del Carmen; Nena; Valencia; Fumando espero; Sus pícaros ojos; La Madelon.
Con acompañamiento de orquesta.  COLUMBIA, CCLP 31.005
EL ÚLTIMO CUPLÉ.- Tú no eres eso; La nieta del Carmen; Nena; Balancé, balancé.
Con acompañamiento de orquesta.  COLUMBIA, SCGE 80054
EL ÚLTIMO CUPLÉ.- Clavelitos; Sus pícaros ojos; Valencia.
Con acompañamiento de orquesta.  COLUMBIA, SCGE 80055
EL ÚLTIMO CUPLÉ. – El relicario; Fumando espero; Ven y ven; La Madelón.
Con acompañamiento de orquesta.  COLUMBIA, SCGE 80056


Dos hombres afortunados: Don Benito Perojo, el conocido director y productor de películas, y don José Manuel Vidal, director de "Hispavox", tienen la suerte de acompañar a Sara Montiel. 


LA VIOLETERA.- La violetera; Mimosa; Flor de té; Bajo los puentes de París; Rosa de Madrid; Frou frou; Mala entraña; El polichinela; Es mi hombre; Tus ojitos negros; Cuore ingrato; Agua que no has de beber; La violetera ( bis).
Con acompañamiento de orquesta (Quintero y Segura).  HISPAVOX, HH 1114
LA VIOLETERA.- La violetera; Bajo los puentes de París; Mimosa; Flor de té.
Con acompañamiento de orquesta (Quintero y Segura).  HISPAVOX, HH 1751
LA VIOLETERA.- El polichinela; Frou, frou; Agua que no has de beber; Cuore ingrato.
Con acompañamiento de orquesta (Quintero y Segura). HISPAVOX,  HH 1752
LA VIOLETERA.- Mala entraña; Es mi hombre; Tus ojitos negros; Rosa de Madrid.
Con acompañamiento de orquesta (Quintero y Segura). HISPAVOX,  HH 1753


EL ÚLTIMO CUPLÉ (película sonora).
Clavelitos; Sus pícaros ojos; Valencia; La machicha.
Sara Montiel acompañada de piano y orquesta.
1 disco 17,5 cm., 45 rev. p/m.-COLUMBIA, SCGE 80055
Esta película protagonizada por Sarita Montiel, ha hecho regresar al plano de la actualidad musical a un género tan viejo como querido: el “cuplé”. Las más atractivas melodías de principios de siglo, con sus textos llenos de picante gracia, su incomparable colorido, su cortejo de evocaciones y su capacidad de nostalgia, han irrumpido de nuevo en la historia de la música ligera con un ímpetu y energía arrolladores. Aceptado íntegramente por la juventud, el resucitado mundo del “cuplé” camina ahora codo con codo con las últimas creaciones de las orquestas y de los cantores de nuestros días.
¿Cuáles han sido las causas que han determinado este resurgir? En medio de un clima favorable a las cosas de los viejos tiempos –las vestimentas, los gustos, infinidad de manifestaciones artísticas, la fuerza de los grandes creadores ya lejanos de la juventud y adornados de una personalidad mucho más elevada que la de los de las últimas generaciones-, las desterradas canciones han cobrado vigencia gracias, indudablemente, al trabajo de una artista de colosal magnitud. El nombre de Sarita Montiel ha llevado a cabo el milagro. Una larga fila de títulos con una música tan atractiva como inspirada, nos han sido servidas en unas interpretaciones magistrales, unas traducciones sencillamente maestras. Y así, junto a aquellos para quienes el “cuplé” representa un trozo inolvidable de su existencia, una época llena de tiernos recuerdos; junto a los que han visto en él la estampa de sus años mejores, caminan hoy infinidad de jóvenes, sugestionados, auténticamente ganados por el brillo de un arte, siquiera breve, mucho más sólido y profundo, lleno de mayores encantos y vida que la música ligera de sus contemporáneos. Buena prueba de ello está en el “record” batido por la primera tirada de los títulos grabados por la protagonista de “El último cuplé”: 30.000 ejemplares, una marca difícilmente  comparable.
Se recogen en el presente disco varios títulos que un día alcanzaron la popularidad máxima: “Clavelitos”, “Sus pícaros ojos”, “Valencia” y la alegre y bullanguera “Machicha”. En todos vive con apasionamiento de artista auténtica cada frase, cada palabra. El acento, la intención, el clima son logrados por ella con una maestría impropia de quien no ha vivido el género en su propio ambiente.
Si un día alguien se preocupara de escribir, con detenimiento y auténtico interés, la historia del “cuplé”, tendría, necesariamente que dedicar un capítulo especial a esta insigne artista, alma del resurgimiento de un género tan evocador como sugestivo.

R. F. de L.


LA VIOLETERA (película sonora).
El polichinela; Frou, frou; Agua que no has de beber; Cuore ingrato.
Sara Montiel con acompañamiento de orquesta (Quintero-Segura).
1 disco 17,5 cm., 45 rev. p/m. – HISPAVOX, HH 1752
Beethoven, 500 ejemplares; Renato Carosone; 3.000; Sarita Montiel, 60, 70 80.000. ¿Para qué la crítica? Porque las consecuencias y las razones de esta realidad social, más que musical pueden y deben estudiarse. Pero el hecho está ahí, incontrovertible. ¿Es que Sarita dice lo antiguo con acentos nuevos? ¿Es que es muy guapa y la audición hace recordarla? ¿Es  que “aquellos tiempos” son “estos”, y entonces, Dios nos coja confesados? Los arreglos de Segura y Quintero son buenos; las melodías originales… larán, larán. El registro excelente. Las carpetas abundantes en reproducciones multicolores de Sarita –bien es verdad que no en sus “momentos” de la Plaza de Tirtre, extraordinariamente “expresivos”. Y el resultado, definitivo: Sarita Montiel gana a Juan Sebastián Bach por ochenta mil discos contra quinientos. Esto sí que es ser campeona de la Liga y un poco más. 


EL RECORTE CCCI
Con 'El último cuplé' y después 'La Violetera', Sara forjó su propia estrella y llevó a la eternidad los cuplés que interpretó en ambos films. Aquí una secuencia simpática de Primer Plano en su número de 22 de Diciembre de 1.957. 



SARITA MONTIEL
CANTA PARA PRIMER PLANO
 “EL POLICHINELA”

(Música)
Entre los paisanos y los militares,
me salen a diario novios a millares,
como monigotes vienen tras de mí
y a todos los hago que bailen así:
REFRÁN
Cata.., catapún…
Catapún… pun… candela.
¡Arza p’arriba, polichinela!
Cata.., catapún…
Catapún… Catapún…
¡Como los muñecos en el pim… pam… pum..!
(Música)
Hay un viejo loco que lo traigo frito
y para que baile tiro del hilito,
y aunque se resiste sin querer saltar,
lo hace muy contento si me oye cantar:


REFRÁN
Cata.., catapún…
Catapún… pun… candela.
¡Arza p’arriba, polichinela!
Cata.., catapún…
Catapún… Catapún…
¡Como los muñecos en el pim… pam… pum..!
(Música)
Hay un señorito de esos calaveras,
de esos que se pintan lunares y ojeras,
que al verme en la calle, ir con seis o más,
siempre dice: ¡Ay, nena, que asediada estás!...
REFRÁN
Cata.., catapún…
Catapún… pun… candela.
¡Arza p’arriba, polichinela!
Cata.., catapún…
Catapún… Catapún…
¡Como los muñecos en el pim… pam… pum..!


LA FOTO CCCI


Clásica imagen de la diva en 'La violetera'.

viernes, 12 de octubre de 2018

CRÍTICA - 1 de Febrero de 1.958 - España


La portada dice:
SARITA MONTIEL. En nuestra portada. Una "estrella" que se ha puesto de actualidad. Y CRÍTICA, en páginas interiores, ofrece un reportaje sobre el lío del gran duque Wladimiro y "El último cuplé". Ustedes que lo lean...

EL LÍO DEL CUPLÉ
¿QUIÉN GANARÁ ESTE SENSACIONAL PLEITO?
De Barcelona, machacando letra a letra el papel de los teletipos, un día, así, de repente, nos vino la noticia: “La película ‘El último cuplé”, retirada de los cines donde se estaba proyectando”.
Pasó que un gran duque ruso, un señor que se llama Wladimiro, había presentado una querella por injurias. Porque hay una escena en que se habla también de un Wladimiro. Un Wladimiro que es un gran duque ruso. Del que se cuenta y se dice que era aficionado, muy aficionado a los cabarets.
¡Ofensa!...
Y Wladimiro –el que existe de verdad, no el aludido en la película- va, y así, de golpe y porrazo, reclama diez millones de pesetas por daños y perjuicios.
Pero vamos a mirar las cosas tal y como son. Que diez millones de pesetas son muchos millones si se trata la cuestión de daños materiales, y muy poquísimo dinero si se dirige en contra del honor de uno. Vamos a mirar las cosas…


El cabaret, en la película. Aquí se desarrolló la escena que ha ocasionado el lío. 

“ESTA ES UNA HISTORIA INVENTADA, QUE PUDO SER REAL”
Había un guión para una película. Un guión escrito por los señores Arozamena y Mas-Guindal. Un guión que, por principio, no quería ni deseaba ofender a nadie.
Dicen los guionistas:
-La escena donde se habla de un gran duque llamado Wladimiro transcurre en el año 1010 y tiene como escenario el Moulin Rouge. Pues bien: en aquel tiempo el gran duque que hoy reclama tenía sólo dos años de edad. Y, por otra parte, el Moulin Rouge estaba destruido por las bombas. Buscamos a propósito un escenario que estuviese derruido, para evitar, precisamente, cualquier clase de reclamación.
Hasta aquí, tal y como van las cosas, sale perdiendo el duque Wladimiro. Y uno va pensando que este señor ha hecho formidablemente mal al querellarse contra los autores de “El último cuplé”. Porque, si seguimos haciendo cuentas…
-Wladimiro es un nombre muy corriente en Rusia. Nosotros pusimos Wladimiro porque el personaje aludido era de ascendencia rusa. Si hubiera sido español, igual le hubiéramos llamado Pepe, Paco, Pedro o Federico.
Y a otra cosa mariposa:
-Al principio de la cinta ya se hace constar: “Cualquier coincidencia con hechos o personas es involuntaria.” El caso que nos ocupa no es más que eso: una coincidencia. Involuntaria, por tanto. Hasta hace unos cuantos días no nos enteramos de que existía en realidad un gran duque ruso llamado Wladimiro.
Y he aquí lo que dice Juan de Orduña, productor y director de la manoseada cinta:
-Es una historia inventada, que pudo ser real.
Pero que no lo es, ni mucho menos. Ni muchísimo menos. Pero ha ocasionado un lío, quizá más gordo de lo que parezca a simple vista. Gordo, porque hoy “El último cuplé” ha sido retirado del cine Rialto, de Madrid. Donde llevaba muchos meses de éxito. Donde se estaba ganando dinero a manos llenas. O casi. Pero llegó el Juzgado de Instrucción con poco menos que la rebaja. Y ahora, los que se van a querellar contra Wladimiro son Cifesa y Juan de Orduña. Por daños y perjuicios.
A esto es a lo que los castizos denominan ir por lana. Y salir, si se puede, trasquilado.


"Arriba" publicó estas dos caricaturas. Utrilla y Puig Rosado tienen bastante buen humor. 

LA NOTA DE JUAN DE ORDUÑA
Pero hay otra cosa y muchas cosas. Una de ellas, que Cifesa, la distribuidora que se había hecho cargo de la cinta, facilitó una nota a la Prensa, en la cual hacía saber:
Que la entidad había puesto el asunto en manos de sus abogados.
Que la entidad al conocer las primeras quejas de este señor, borró las palabras –denominadas hoy injuriosas- de la copia que por aquel entonces, se estaba proyectando en Madrid. Y sin embargo, el domingo, día 26 de enero de 1958, la película “El último cuplé” fue desalojada de las máquinas por orden judicial. Igual que había pasado en Barcelona. Y en Zaragoza. Y en toda España.
A lo que entonces Juan de Orduña respondió, haciendo su salida al público y declarando:
“Primero. Que en mi calidad de productor y director de la película “El último cuplé” me limité a plasmar en forma cinematográfica el guión que adquirí con tal objeto de los señores Mas Guindal y Arozamena.
Segundo. Que al hacerlo no he tenido nunca la intención ni el propósito de menospreciar ni injuriar a ninguna de las personas cuyo nombre, título o apodos coincidan por puro azar con los de los fantásticos personajes que en la película aparecen.
Tercero. Que desde el instante en que tuve conocimiento de la querella contra mí presentada en el Juzgado de Palma de Mallorca, encomendé el asunto a mi abogado, en cuya competencia tengo depositada toda mi confianza, y que es quien en defensa de mi reputación, prestigio e intereses, se haya actuando con la discreción y eficacia que el asunto requiere.
Cuarto. Que a todos tiene que sorprender el hecho de que teniendo yo mi domicilio en Madrid, residiendo también en dicha capital el querellante, y habiendo sido en la misma donde se estrenó y sigue proyectándose “El último cuplé”, con éxito de todos conocido, se haya presentado la querella en Palma de Mallorca, donde no reside ninguno de los en ella implicados ni se exhibía actualmente la película.
Quinto. Que la razón de no asistir al acto de conciliación para que se me citaba en Madrid por la representación del querellante, fue el deseo de no contribuir con mi presencia a sancionar un acto en el que –según consta en la demanda- se pedía que reconociera los más absurdos y pintorescos cargos y responsabilidades.
Sexto. Que agradeciendo a la Prensa y a la opinión pública en general las muestras de afecto y simpatía con que me distinguen, quiero hacer público, al objeto de no entorpecer la acción de la Justicia, mi decidido propósito de no hacer otras manifestaciones que las contenidas en la presente nota, en tanto no pronuncien los Tribunales el justo fallo que confiadamente espero. –Juan de Orduña.”
Y nada más dice el hombre, porque, la verdad, ya lo ha dicho completamente todo. Y así, creemos que van tres cero en contra de Wladimiro. 


Sarita está en París, con Raf Vallone, rodando las últimas escenas de "La violetera". De todas formas, es bueno anticipar que ya está en trámite el posible estreno del cuplé en Francia, Bélgica y Suiza. 

EL PÚBLICO TAMBIÉN OPINA
Ahora, todavía, las carteleras están allí, en la fachada del cine Rialto, dejando entrever un resultado de cosas pasadas de moda: “El último cuplé”. Una película echada casi a patadas de todas las pantallas. Porque se ha empeñado en hacerlo un gran duque ruso. Un gran duque que empezó pidiendo diez millones de pesetas. Y resulta que:
Cifesa y Juan de Orduña le han pedido a él esos diez millones y otros cinco más. Cifesa y Juan de Orduña –y los señores guionistas, no nos olvidemos- han recibido en sus haberes un formidable daño material al serles retirada la película. Así, pues, están en su derecho de pedir una indemnización material.
Mientras que, por otra parte, si el gran duque Wladimiro se había sentido ofendido sólo y nada más que su honor, por lo que suponemos, no tenía derecho, sino a pedir que se suprimiera esa parte de la cinta, puesto que el honor, en España, no tiene todavía tarifa.
Pero la gente opina. Opina de una manera y de otra.
-Esto es un tinglado publicitario en toda regla. Ya lo verán ustedes.
-Me parece que el duque ese, Wladimiro, se ha metido en un buen lío. ¡A ver cómo se las apaña para salir de él!
-El gran duque tiene razón. No se debe hablar nunca mal de una persona.
Y analicemos:
Tinglado publicitario.- “No lo es. No podía serlo de ninguna de las maneras. Por lo pronto, la película ya no está en los cines. Así ningún beneficio puede reportarnos.”
El gran duque, en un buen lío.- “El asunto está puesto en manos de mi abogado. He pedido diez millones de pesetas de indemnización, que repartiré en diversos centros benéficos.”
¿Tiene razón el gran duque?.- “Podría tener razón, si no hubiera nacido en el año 1917. Pero no la tiene porque a él no se le mienta en la cinta para nada. Se mienta un Wladimiro. El nombre Wladimiro es corrientísimo.”
Queda en el aire la incógnita. ¿Quién ganará el pleito?

Un reportaje de ALFONSO MARTÍNEZ GARRIDO


EL RECORTE CCC
...y porque nadie quería dar un duro por la película... Sobra decir lo que supuso para la estrella, pero esto del gran duque Wladimir... ¡es surrealista! Aquí el enfoque del asunto por Primer Plano, en su número de 2 de Febrero de 1.958. 


 EL CASO DE
“EL ÚLTIMO CUPLÉ”
Desde finales de la semana pasada comenzó a circular por Madrid el rumor de que la película “El último cuplé”, cuyo sensacional éxito constituía el acontecimiento cinematográfico del cine español durante meses de permanencia en los carteles, estaba amenazada.
El 23 la empresa del cine Cataluña, de Barcelona, publicaba un anuncio dando cuenta de que “por causas de fuerza mayor, ajenas a su voluntad, se ha visto en la necesidad de suspender temporalmente, y en pleno éxito, su proyección”.
¿Razón? No tardó en saberse. La prensa catalana aclaró que se trataba de una querella presentada por su Alteza Imperial el gran duque Vladimiro de Rusia, que considera injurioso a su persona el personaje que interpreta Alfredo Mayo en la película.
A final de la semana se decía que la película, retirada en Barcelona, iba a serlo también en Madrid. En efecto, se recibía el exhorto del Juzgado número 1 de Palma de Mallorca, y en la noche del sábado era la última proyección, quedando retirada también la película.
Los doce rollos del film quedaban precintados y, asimismo, se precintaba en los laboratorios de Cifesa el negativo original de la película, ya que, a consecuencia de la facilidad con que se puede deteriorar, se creyó conveniente guardarlo allí precintado.
En el cine Rialto, de Madrid, sobre los carteles de “El último cuplé”, ya amarillentos por las treinta y ocho semanas –todo un récord- de permanencia del film en la sala de estreno, se pegaban los anuncios de otra película. Y ante las grandes figuras  de Sarita Montiel, que presiden estos paneles, el público se detenía. Los viajeros de los autobuses que pasan ante el local, miraban con curiosidad.
El gran acontecimiento cinematográfico se ha convertido en otra apasionada curiosidad. Comenzaban a hablar los protagonistas del suceso, cuyas referencias recogemos con toda objetividad, tanto de sus declaraciones hechas públicas como de los comunicados oficiales.


CON TREINTA Y OCHO SEMANAS DE ÉXITO.-Sarita Montiel y Armando Calvo, intérpretes principales de "El último cuple", cuyas vicisitudes constituyen ahora el acontecimiento público. El gran duque Vladimiro de Rusia ha presentado una querella y la película ha sido retirada de los carteles. 

QUIEN ES EL QUERELLANTE
El gran duque Vladimiro de Rusia es el actual jefe de la casa imperial de dicho país y depositario de los derechos al trono de los zares. También es hermano político del aspirante al trono de Alemania, por estar casado en Kronprinz con una hermana suya. Reside algunas temporadas en Madrid.
Su demanda ha sido presentada al Juzgado de Primera Instancia de Palma de Mallorca por el abogado y apoderado del gran duque, don Sebastián Feliú Kuadrey…
Las noticias de prensa dicen que se exige a Juan de Orduña, director de la película, y a Cifesa, como distribuidora, una indemnización de diez millones de pesetas, cantidad que destinará a los huérfanos de los antiguos oficiales zaristas.
El periódico “Madrid” ha publicado unas declaraciones del abogado del gran duque, en que éste declara que su representado hizo gestiones para llevar a efecto un acto de conciliación, al que no se presentó la parte demandada, o sea el señor Orduña.

CIFESA NO HA SIDO REQUERIDA NI JUDICIAL NI PRIVADAMENTE EN LA QUERELLA
La opinión de la distribuidora Cifesa sobre este asunto queda expuesta en esta nota, entregada a los periodistas por el director, señor Montero:
La nota de Cifesa dice así:
“Que hace constar su extraordinaria sorpresa ante la orden, que acata, de secuestro de las copias de “El último cuplé” en Barcelona y Palma de Mallorca, puesto que ninguna noticia tuvo con anterioridad de que se hubiese presentado querella por persona o entidad alguna. Asimismo ignora que el gran duque Vladimiro se hubiese dirigido jamás a ella para protestar por la secuencia que es hoy motivo de reclamación. En caso de que así hubiera sido, ningún inconveniente tuviera en acceder a sus deseos, ya que la supresión de la citada secuencia en nada afecta al argumento, a la ilación ni a la calidad de la película.
También interesa recalcar que Cifesa es simplemente la sociedad encargada de la distribución de “El último cuplé”, sin que haya tenido parte en el previo guión, ni en la producción posterior.
Confiada en sus derechos, Cifesa está dispuesta a defenderlos y a defender, al tiempo, los de muchos exhibidores, modestos gran parte de ellos, que se ven seriamente perjudicados por la prohibición de exhibir “El último cuplé” en sus locales. Ya que, como nadie ignora, el éxito extraordinario de esta producción daba lugar a unos ingresos que contribuían, en buena parte, al más brillante desarrollo de la industria cinematográfica española. Para la defensa de estos derechos, y para exigir la correspondiente indemnización de daños y perjuicios, Cifesa ha nombrado abogado y procurador, cuyos nombres calla por seguir las normas deontológicas que son usuales en el ejercicio de estas profesiones.
Cifesa se complace, por último, en manifestar su fe en la justicia española, cuyas calidades no precisan glosa, y la confianza de que la autenticidad de sus derechos sea reconocida en breve pública y taxativamente”


JUAN DE ORDUÑA DIRIGE.-El director Orduña ensaya una escena con Sarita Montiel durante el rodaje de "El último cuple". 

JUAN DE ORDUÑA DICE: “No hay intención ni propósito de injuria”
Ante el cúmulo de noticias, no siempre ajustadas a la verdad, aparecidas en laprensa de toda España, en relación con la querella que ha promovido contra mí un ruso blanco, cuya exacta filiación desconozco, y al comprobar cómo, con afanes sensacionalistas, se ha desorbitado un episodio que nunca debió de salir de la órbita judicial en que temerariamente fue emplazado, me creo en el deber, para evitar que el confusionismo persista y que se interprete equivocadamente mi actitud, de hacer constar lo siguiente:
1º.Que, en mi calidad de productor y director de la película El último cuplé, me limité a plasmar en forma cinematográfica el guión que adquirí con tal objeto de los señores Mas Guindal y Arozamena.
2º.Que al hacerlo no he tenido nunca la intención ni el propósito de menospreciar ni injuriar a ninguna de las personas cuyo nombre, títulos o apodos coincidan por puro azar con los de los ficticios personajes que en la película aparecen.
3º.Que desde el instante en que tuve conocimiento de la querella contra mí presentada en el Juzgado de Palma de Mallorca, encomendé el asunto a mi abogado, en cuya competencia tengo depositada toda mi confianza, y que es quien se halla actuando con la discreción y eficacia que la índole del procedimiento requiere.
4º.Que a todos tiene que sorprender el hecho de que, teniendo yo mi domicilio en Madrid, residiendo también en dicha capital el querellante y habiendo sido en la misma donde se estrenó y seguía proyectándose El último cuplé con el éxito de todos conocido, se haya presentado la querella ante el Juzgado de Palma de Mallorca, donde no reside ninguno de los en ella implicados ni se exhibía actualmente la película.
5º.Que la razón de no asistir al acto de conciliación, para el que se me citaba en Madrid, por la representación del querellante, fue el deseo de no contribuir con mi presencia a sancionar un acto en el que, según consta en la demanda, se pedía que reconociera los más absurdos y pintorescos cargos y responsabilidades.
6º.Que, agradeciendo a la prensa y a la opinión pública en general las muestras de afecto y simpatía con que me distinguen, quiero hacer público, al objeto de no entorpecer la acción de la justicia, mi decidido propósito de no hacer otras manifestaciones que las contenidas en la presente nota en tanto no pronuncien los Tribunales el justo fallo que confiadamente espero.

LO QUE DICEN LOS AUTORES MAS GUINDAL Y AROZAMENA
Los autores de la película son Antonio Mas Guindal y Jesús María Arozamena, muy conocidos por su actividad como guionistas. Ambos han escrito un número considerable de argumentos, ninguno de los cuales ha dado lugar hasta ahora a complicaciones.
Ambos han declarado su sorpresa ante la reclamación judicial. Y han afirmado que no ha existido mala fe por parte de nadie. En sus declaraciones manifiestan que en el guión primitivo enviado al Registro de la Propiedad Intelectual no figuraba ningún duque, personaje que fue introducido para alargar el papel de Alfredo Mayo. Se atuvieron a la corriente general en las biografías de la época de introducir en casi todas ellas un duque o un príncipe. Ejemplo: “La mujer más guapa del mundo”. Pero no se referían concretamente al príncipe Vladimiro, nombre corriente en Rusia y que por ello fue elegido. Su sorpresa ante la posibilidad de una alusión se basa en que en 1918, fecha en que se desarrolla el argumento, el gran duque tendría muy pocos años.
Según estas declaraciones a la prensa, la primera noticia del asunto la tuvieron a través de los periódicos.
Al ser retirada la película, se sienten privados de su derecho de autor. Insistiendo en que no querían ofender a nadie, aclaran que se hizo constar que todos los personajes y hechos de esta película son ficticios y que cualquier semejanza con la realidad será pura coincidencia.

Sofía Palacios, antigua cantante de ópera, se considera aludida
Con anterioridad a esta reclamación había pendiente otra, presentada por doña Sofía Palacios, contra don Jesús María Arozamena y don Antonio Mas Guindal, en su calidad de guionistas de “El último cuplé”. La demandante se basaba en una carta publicada en la prensa por los demandados, alegando que contenía frases injuriosas y calumniosas, de las que éstos debían retractarse. Asimismo, habrían de abonarle cada uno de aquellos 25.000 pesetas en concepto de indemnización por los graves daños causados. En la mañana del día 29 se celebró, sin que hubiese avenencia, el acto de conciliación. La representación de los guionistas negó que las manifestaciones de éstos pudieran contener nada injurioso contra doña Sofía Palacios, toda vez que el personaje aparecía en la película no tenía relación alguna con la vida de la demandante, antigua actriz.

TRAILER MUNDIAL
ITALIA. LA ACTUALIDAD SE LLAMAN
 SARITA MONTIEL
Y PABLITO CALVO

En estos días, la curiosidad del público italiano se ha orientado hacia nombres y figuras españolas. A Roma, en efecto, han llegado dos conocidas estrellas. Una, Sarita Montiel, que se dispone a rodar en aquellos estudios algunas escenas de “La violetera”, y que a su arribada al aeropuerto de Ciampino fue recibida por su compañero en el film, Raf Vallone. Y el segundo conquistador español de Roma es el pequeño Pablito Calvo, que también ha llegado para rodar una película al lado del cómico Totó, que se titulará “Totó y Marcelino”.

Fotos Keystone


LA FOTO CCC


Escena del siempre mítico "El último cuplé".