martes, 7 de abril de 2015

EXTRA VOZ - 14 de Abril de 2013 - España


La diva que se fumó la vida
SARITÍSIMA,
el placer superlativo
Hay vidas que chorrean exceso. La de la Montiel tiene mucho de quijotesco. Una mujer bestialmente bella que brilló en los ojos de Gary Cooper sin renunciar a la campechanía de llamarse Antonia. Los gallegos que la conocieron, entre ellos sus biógrafos, la retratan para Extra Voz como una estrella muy cercana a la tierra.
Por Sandra Fanigas
Sara Montiel no tiene un goya en su estantería (ni lo va a tener), así que ahora que todo el cine español llora su muerte y elogia su vida glamurosa de estrella campechana es buen momento para recordar sus uñas en garra verde esmeralda y su pelo rojo satén en posición de ataque. Un estilo tecnicolor que espantó tanto en su última etapa a los biempensantes como su cubano de adjetivo gay. Ella se lo fumó, o lo esfumó, como a todos los hombres que pasaron por su vida, poniéndose por delante con el buen humor de quien maneja los hijos, “catacatapún, puncandela, arsa pa’arriba, polichinela”, de las marionetas.
Eso solo les pasa a las mujeres pantera, que nacen bestialmente bellas, y se van al otro mundo como animales heridos por exceso. Con el haber mucho más suculento que el debe en la contabilidad íntima y la lozanía superlativa de nacer Antonia y morirse Saritísima. O érrima. Saritérrima, guapérrima, estrellérrima, libérrima. Un sufijo culto para una Aldonza Lorenzo pobre, con esa línea fuga manchega que separa realidad y ficción en un susurro de viento solano o almodovariano. Y que cuando sopla a favor transforma molinos en gigantes y mesoneras en estrellas de Hollywood. Hay mucho de quijotesco en la vida de Sara Montiel, de cuyo nombre conviene acordarse, porque María Antonia Alejandra Vicenta Isidora Elpidia Abad Fernández (Campo de Criptana, 10 de marzo de 1928) fue mujer de pueblo antes que mito. Y ese carnal popular la hizo universal por instinto y belleza. “Yo soy una mujer normal, bueno, normal no”, se escupió como epitafio quien heredó los ojos verde aceituna de su padre, labrador, además del gusto por el teatro.
Quizá por eso, por criarse en la carencia, se refugió en la demasía del sueño y le tocó el destino en suerte. No solo la descubrió la casualidad por cantarle al Cristo de la Caída, sino que su analfabetismo fue protegido por los mejores intelectuales a los que se entregó en alma… y cuerpo para salvarse del folclor: “Mihura me hizo mujer, pero no quiso casarse conmigo. Era muy mayor y yo muy joven. Pero fue él quien me recomendó irme a México y de ahí a Hollywood”, confesó la Montiel en sus memorias.
“Te llamarás Sara como la de la Biblia, porque me recuerdas a ella”, la modeló Enrique Herreros. Dalí, Miró, León Felipe, Alberti… todos se han fotografiado a su lado en un placer estilístico que alivió a la actriz del complejo de no saber leer y escribir hasta los 21 aun cuando poseía una inteligencia de superviviente. Con la misma lucidez que Sancho advertía a don Quijote, Antonia refraneaba a Sara en su camino a lo imposible y las dos convivieron en unidad mítica. Por eso, cumplido el sueño de mirarse en los ojos de Gary Cooper, la fantasía y la realidad se apoderaron una de la otra sin que el espectador pudiese discernir la ficción de una vida construida de mentiras y verdades como solo sabe un personaje.


¿SALVÓ A JACKIE KENNEDY?
Sara Montiel, según ha contado la artista, salvó a Jackie Kennedy de morir en un avión cuando estalló la ventanilla del aparato y ella puso el bolso para protegerla: “Thank you, miss Mann”, fue el agradecimiento de la americana para la Montiel, que ya estaba casada con An-tho-ny. Aunque peor suerte corrió James Dean, con quien ella dijo haber tenido una relación que se terminó en aquel Richtersveldt Desert poco después de despedirse de ella. “Se hizo un traje a medida, y de alta costura”, declaraba Alaska, quien grabó con ella Absolutamente, “una palabra que la define como ninguna”. “Ha sido valiente –continúa- y le ha dado igual lo que se considerara políticamente correcto. Se inventó un tipo de mujer muy poco común. Desde pequeña he sentido aversión por las cantantes que hacer florituras con la voz, ella impuso una forma de cantar muy personal”.
¿Pero quién quiere cantar si se murmura el pecado? Sus labios en O turbaron con hipnosis de cuplé cada vez que ella musitaba “écha-te”. “Era un fenómeno –cuenta Xosé Ramón Goyoso -. A Luar ha venido en varias ocasiones. Siempre con su séquito de gran estrella: el peluquero, la que le planchaba el vestido… Pero ha sido generosísima. La primera vez que le dije que cantase en gallego, ella me contestó: ‘Nunca en la vida’. Pero le enseñé una grabación de una película suya en la que cantaba Lonxe de Marín y se puso a ello con voluntad férrea. Y cantó, vaya si cantó: desde entonces la repetía cada vez que venía. En una ocasión nos apareció con la media con la intención de ponerla en la cámara para favorecerse. Y nosotros le insistimos en que no hacía falta, pero se salió con la suya”.

FIEL A LA CAJA AZUL DE NIVEA
La belleza devoró a la actriz, que a punto estuvo de generar un colapso en urgencias cuando, harta de que le preguntaran por su secreto de hermosura, espetó en la tele que se daba “un baño en una bañera llena de alcohol de 90 grados”. Fiel a la lata azul de Nivea, se emperró en deshacer el misterio en sus últimos años con maquillaje crepuscular a lo María Félix. Como una doña sin amo, pero con joyas y perro.
“Ella presumía de sus novios y de hacer lo que le daba la gana. Cuando llegó a Santiago para dar el pregón en 1988 –cuenta José Luís Lola, concejal de Cultura de entonces- fuimos a cenar y empezó a contarnos su amor por Severo Ochoa y su relación con Hemingway. Le encantaba. Era muy sexy y muy cercana, de diva no tenía nada. Recuerdo que al bajar del avión estaba preocupada porque había oído que había mucho revuelo político por dar el pregón en castellano y me dijo: ‘A mí se me dan muy bien los idiomas. Si tú me ayudas, lo digo en gallego’. Y así fue. Leyó un pregón preciso en un gallego perfecto”.

EN CASA DE KARINA FALAGAN
Losa confiesa en exclusiva una anécdota que le contó la Montiel aquella noche: “Ella iba mucho a Vigo entonces, era muy amiga de Karina Falagan y un día le pidió que la acompañase a comprar encaje en Camariñas. Pero Karina se negó: ‘Una cosa es que estés en mi casa y otra que salgas conmigo por Vigo. ¡Si soy una puta!’. ‘Sí, pero eres mi amiga’, le respondió Sara, y se fueron juntas a comprar encaje…”.
Ese desdoblamiento de corazón abierto ha sido una constante que han alabado los que la han rodeado y que sus biógrafos, los gallegos José Aguilar y Miguel Losada, destacan por encima de cualquier otra virtud.
La Sara de andar por casa se deshizo en deseos de parir, pese a once abortos, uno rondando la cincuentena: “He perdido cuatro hijos en dos años y medio. Pero el doctor dice que puedo ser madre. Que no debo desesperar… ¡Y no desespero!”, confiesa en el libro de los autores gallegos. Y no lo hizo. Sus hijos adoptados, Thais y Zeus, llegaron con la estabilidad del hombre que más le ha durado (27 años), Pepe Tous, y que supo adorarla como una diosa sin apretar demasiado el lazo. Ella, que fue india sioux, se encargaba de fumar el placer mientras él le encendía el cigarro. Ese fue su mejor papel. Y ha interpretado cientos.
Precisamente a un gallego de Láncara debió su acogida y proyección en Hollywood, cuenta Xosé Manuel Rodríguez desde la delegación de La Voz en Ourense. Francisco Fouce, Frank Fouce en su vida americana, fue uno de los hombres más influyentes de la época en el sector cinematográfico y contaba con una red de teatros entre ellos el famoso Million Dólar Theatre. Gracias a su apoyo, según el director de cine Ismael González (O Carballiño, 1939), que ha tratado a la actriz hasta el fallecimiento de esta, fue como Sara Montiel empezó a trabajar en Estados Unidos. “La proyección de Cárcel de mujeres en el teatro de Frank Fouce propició que la conocieran varios cazatalentos y que la contrataran en películas como Veracruz, donde rodó en compañía de Gary Cooper y Burt Lancaster”.
Es probable, como dicen algunos cronistas, que Sara Montiel, auténtico pibón patrio, fuese demasiado para España. Pero se bebió el mundo y su vida fue “marvelous” como ninguna, pese al frikismo torero del final. Con ella se cierra una estirpe genial de estrellas capaces de reírse de sí mismas. “Sara, ¿pieles o joyas?”, preguntó la periodista. “Ni una cosa ni la otra, no me gustan”. “Sin embargo se la ve a menudo luciendo un visón…”. “Hija, qué culpa tengo yo si hace frío”.


UNA VIDA EN TECNICOLOR
Sara Montiel fue una mujer "sin amo", pero con joyas y perro, que presumió de amores. El más grande e imposible, según la actriz, fue Severo Ochoa. Se casó cuatro veces, con el productor Anthony Mann, con el empresario Chente Ramírez, con el empresario Pepe Tous y con el cubano Tony Hernández.

Mi primera vez (y la última) con Sara
Por Victoria Toro
“No te puedes imaginar lo que ha sido, no dejamos de recibir llamadas de todo tipo pidiéndonos que, por favor, les hagamos un hueco”. Eso me contó a finales de abril del año pasado Lola Suárez, responsable de prensa del Instituto Cervantes en Nueva York, sobre la actuación que el 4 de mayo iba a protagonizar allí Sara Montiel. Ese mismo 4 de mayo esta corresponsal pudo comprobar a qué se refería Lola. Era la una de la tarde cuando llegó la Montiel, ella sola ante un auditorio que solo había estado tan lleno el día que Vargas Llosa dio su primera conferencia de prensa tras recibir el Nobel, y no más de la una y cinco cuando tenía a todos los corresponsales de medios españoles y latinoamericanos mirándola embobados y dispuestos a aplaudir, algo que los periodistas hacemos rarísima vez. Porque que aquella mujer contaba eran historias fascinantes. Historias de su vida pero con protagonistas que el resto solo hemos visto en las películas o en los libros: Marilyn Monroe, Arthur Miller, Billie Holiday o María Félix fueron desfilando por el auditorio del Cervantes de la mano de Sara Montiel. Lo que contó la Montiel era una vida como muy pocas, contada sin ninguna afectación y con un humor que solo nace de una poderosísima inteligencia. Lo que nos mostró Sara Montiel aquella mañana, un mal momento para ella porque, según aseguró, “carburo poco por la mañana, yo soy más de noche”, fueron las razones que la llevaron a convertirse en la estrella que fue: una belleza sorprendente y una inteligencia que debió de enamorar aún más que su espectacular físico. Cenas en casa de Marilyn; la negativa del maitre del Foru Seasons de dejarlas sentar a ella y a Billie Holiday porque esta era negra, y la bronca que montó la Montiel; un encontronazo con la policía porque en una joyería dudaron de que los brillantes como garbanzos de sus anillos fueran suyos; la presión que sufrió por parte de la familia de Anthony Mann cuando a este le dio un infarto para que se casara con él; el hambre y la miseria en La Mancha y su persecución a María Félix para conocerla… No sé qué pensarían los demás pero no creo que fuera muy distinto de lo que pensé yo: “Lo que debe de ser esta mujer cuando carbure del todo…”. 


EN PERSONA
“Tenía una vitalidad alucinante”
Por Beatriz Pallas
En persona, Sara Montiel era “una mujer con una vitalidad alucinante, no se cansaba nunca”. Así la recuerda el ferrolano José Aguilar, autor de una biografía sobre la actriz. La primera vez que la entrevistó, hace 16 años, se aproximó con la idea de que se encontraría con una diva: “Me quedé impactado de lo guapa que era, y a la vez, de lo cercana y lo normal que se mostraba en el trato. Su personalidad era única”.
De las tres películas que hizo en Hollywood, Veracruz, Yuma y Dos pasiones y un amor, queda “una impronta que la hacía diferente”. “Pero no sabía inglés, leía sus diálogos fonéticamente, por eso regresó encantada cuando El último cuplé y La violetera funcionaron tan bien en España, porque ella ya era una estrella internacional, algo complicadísimo por entonces”, relata el biógrafo, que, ante las comparaciones que se han hecho estos días entre su aventura americana y la de Penélope Cruz, sostiene que son casos distintos. “La belleza de Sara Montiel no la ha tenido Penélope Cruz –argumenta- . Sara marcó una época y ha sabido prevalecer cuarenta años después de dejar el cine, cuando llegó el destape y ella no tuvo necesidad de hacerlo”.
Defiende Aguilar que su extraordinaria belleza eclipsó su talento: “Durante los años que estuvo en México hizo películas como Cárcel de mujeres donde demuestra un impresionante registro dramático”. Igual que la imagen pública que se inventó en sus últimos años ocultó a la gran estrella que un día fue.


FOTO DE FAMILIA
La actriz, junto a sus dos hijos y Pepe Tous, que contribuyó a mantener el aura de la diva.

PILAR EYRE – Periodista y escritora
“Sara Montiel no hacía punto de cruz, se movía siempre como una estrella”
Por Ana Abelenda
Se fue con la maleta hecha, dejando una bandada de anécdotas al vuelo. Tendía a las alturas, donde llegó a perder un millón de dólares que se evaporaron al abrirse la ventanilla de un avión, según contó la musa del cuplé a varios periodistas. Sara Montiel era “una mujer fantasiosa. Y en las distancias cortas, muy simpática”, afirma Pilar Eyre, autora de La soledad de la reina. ¿Pero qué hay del rey? “Solo me consta que Olghuina de Robiland (una de las supuestas amantes de don Juan Carlos) cuenta en sus memorias que él había llegado a ligarse a Sarita Montiel. Andrew Morton, que ha recogido esta historia, habla de una supuesta aventura en los Montes de Toledo”. Dejando a un lado Ladies of Spain, la manchega que valió lo que el oro de Moscú murió por la boca varias veces antes de emprender el último viaje. En su funeral de Madrid al cielo, significaron su emoción Marujita Dían y Giancarlo Viola, quién declaró, un día después del deceso de la actriz, haber sido el amor de su vida. “Unos comediantes”, a juicio de Pilar Eyre.
-Sara Montiel dejó escrito que su gran amor fue Severo Ochoa y que, en los cincuenta, estuvieron juntos cuatro años.
-El biógrafo de Severo Ochoa, Marino Gómez Santos, siempre lo negó.
-Ochoa era un hombre felizmente casado.
-Pero se quedó viudo y no fue a por ella.
-¿Era la violetera tan libre como dicen?
-A ella y a su primer marido, Anthony Mann, no los recibían en ningún hotel de Madrid porque no estaban casados por la Iglesia. Luego, estuvo 14 años atada a Chente (separada pero casada con él, al que se unió en 1964). Eran otros tiempos. Ella no podía ni abrir una cuenta corriente sin permiso. Era millonaria, pero no libre para disponer de su fortuna.
-Poderosa y fascinada por la cultura…
-No tenía ni un pelo de tonta. Me dijo varias cosas de mujer a mujer. Tenía un saber de cosas prácticas y una gran psicología para la vida diaria. También una fortuna en arte. Camarasa, Roca Fuster, Dalí… Podía contarte la historia de cada uno de sus cuadros.
-Murió en casa. ¿Llegó a cumplir con el arquetipo de ángel del hogar?
-¡No! Ese fue quizá el papel que asumió su tercer marido, Pepe Tous. A ella no le gustaba cocinar ni hacía punto de cruz. Era una estrella y así se movía siempre. Pepe Tous ayudó a mantener ese entourage.
-El aura de artista de Hollywood.
-Fue más que artista, cupletista, que era otra cosa. Aunque ella llegó a decirme: ‘Ya sabes, Pilar, que ser cupletista aquí es ser putiplista’.
Otra de las declaraciones de impacto de la Sara en grado sumo fue: ‘La mujer debe ser puta por bondad’. Del mito de Mae West al estigma de María Magdalena.


EL RECORTE CCXX
Aquí la crónica de un momento que nunca hubiésemos querido que llegase. Revista Hola, 24 de Abril de 2013. 


 COCTEL DE NOTICIAS
En el sentido adiós que sus hijos, Thais y Zeus, y su amigo Giancarlo Viola dieron a la actriz.
SARA MONTIEL
HOMENAJEADA POR LA CIUDAD DE MADRID

El cortejo fúnebre en la plaza de Callao, de Madrid, donde se proyectó una de las películas más conocidas de la actriz: "La violetera".

El mundo de la cultura y, en especial, del cine y la música, llora la muerte, repentina e inesperada, de la gran actriz Sara Montiel, una de las mayores leyendas de la escena española, fallecida el pasado 8 de abril. Tenía ochenta y cinco años y, a lo largo de su carrera, interpretó cerca de medio centenar de películas en España y Estados Unidos y numerosos discos, que le hicieron merecer no solo innumerables premios y homenajes, sino también el respeto y la admiración de todo el mundo.
Instalada su capilla ardiente en el tanatorio de San Isidro, de Madrid, los restos mortales de la artista fueron trasladados al día siguiente, 9 de abril, en un emotivo cortejo popular que recorrió las calles principales del centra de la ciudad y puso de manifiesto el cariño y la admiración que el pueblo entero sentía por ella, al cementerio de San Justo, donde, según manifestó en vida, quería reposar para siempre junto a su madre, María Vicenta, y su hermana Elpidia, fallecida hace siete años.


Marujita Diaz, también visiblemente afectada por la pérdida de su amiga. "Éramos como hermanas", declaró. 

GIANCARLO: “DESEO ENCONTRARME DE NUEVO CONTIGO ALLÁ DONDE ESTÉS”
Acompañada en su último paseo por sus hijos, Thais y Zeus, que mostraban en sus rostros las huellas del trance que estaban viviendo, así como por su hermana Ángeles y otros familiares y amigos, en el camposanto, abarrotado de gente que la recibió entre aplausos y vítores, aguardaba su llegada uno de sus últimos amores, el actor italiano Giancarlo Viola, quien, desolado por la pérdida y sin poder contener el llanto, llevaba en sus manos una rosa roja para quien fuera su gran amor, a la que conoció durante el rodaje de “La dama de Beirut”. Tras ser oficiado un responso, al que asistieron, entre otros, Marujita Díaz, también viviblemente afectada, los restos mortales de Sara recibían cristiana sepultura en el panteón de la familia, mientras la hija del poeta Ramón Alarcón recitaba los versos de “La sirena” y Giancarlo Viola –“Giancar”, como lo llamaba cariñosamente la actriz- se despedía de quien fuera su “gran amor” con un cálido abrazo al féretro y sentidas palabras: “Sara, eres la persona que más me ha ayudado… Eras mi gran amor. Lo único que deseo es encontrarme de nuevo contigo allá donde estés”.


Thais y Zeus junto a su tía Ángeles (así dice la revista pero en realidad es Nela Andino), hermana de Sara Montiel.


El emotivo encuentro y abrazo del hijo menor de la actriz con Giancarlo Viola, quien, roto de dolor, se despidió de quien fuera su "gran amor" con un conmovedor abrazo al féretro.



Texto: ENRIQUE J. SUERO
Fotos: SÁNCHEZ ESPEJO / F. JUNCO / J.I. VISERAS / AGENCIAS


LA FOTO CCXX


Sara, siempre serás la única...



domingo, 5 de abril de 2015

XL Semanal - del 4 al 10 de Marzo de 2007 - España


Sara Montiel…
y el tiempo
*Mi nombre real es María Antonia Abad Fernández
*Fui la primera española que conquistó Hollywood.
*Rodé más de 50 películas y me retiré de los sets en 1975.
*Hoy sigo presente, aunque no haga cine.
*El último cuplé, protagonizada por mí, cumple ya medio siglo y recibiré por ella la Biznaga de Plata.
-Usted está casi ‘secuestrada’ por la prensa rosa… ¿Este premio la sitúa en un sitio más acorde con su trayectoria?
-Sí… Bueno, las nuevas generaciones, incluso los chicos de 11 años, me dicen por la calle: “¿Eres Sarita, verdad?” “Sí –digo-, ¿y vosotros de qué me conocéis?” “Hombre –dicen-, en mi casa mis padres tienen todas sus películas…”
-Vaya tirón…
-Sí. Si no, es imposible: yo me retiré del cine en 1975 y me dediqué a dar conciertos en los teatros de las principales ciudades del mundo. Los niños de entonces, la gente de 20 o 30 años, me conocen porque compran mis películas, que están de actualidad. Pero todas, eh…
-Ya, ya. Me sorprende lo de los niños. Con sólo 11 años, la conocen por el cine, no por las referencias en la prensa rosa.
-¿Los niños? Salgo a la calle y, si hay un corro de chiquillos, empiezan: “Sarita”. Y es por mis películas que dan por la tele o que están en vídeo. En las tiendas se agotan enseguida.
-Y qué recuerdos guarda del rodaje de El último cuplé.
-Oyoyoy. Lo hicimos sin dinero: el pobre Juan de Orduña, el director, no tenía con qué comprar más película. Yo entraba en la historia con 18 años y salía con 50, y lo hice sin ver planos en la pantalla, intuitivamente. Me pagaron al año 100.000 pesetas, mucho dinero en 1958, unos diez millones de hoy. Pese a todo, fue una cinta maravillosa y nos divertimos mucho.
-¿Y usted era rápida en el plató, de ésas de una o dos tomas y fuera, o le gustaba repetir mucho la misma escena?
-No. En eso mandaba el director: donde manda capitán… Toda mi vida fui muy respetuosa en ese aspecto. Eso sí: siempre elegí a los directores, también los guiones, al fotógrafo y al coprotagonista hombre. Luego, sí, mandaba el director.
-¿Echa de menos aquellos tiempos?
-No, sólo un poco, los primeros años. Pero ya no porque lo elegí: a mí no me retiró nadie. Y si tengo cierta morriña, se me pasa en el cine, al que voy mucho y me encanta.
-¿Siguen tentándola con volver a rodar?
-Bueno… En todos estos años, me han ofrecido hacer varias películas. Han ido a casa productores importantísimos a intentar convencerme, y no, no he querido volver.


"Seguir llamándome Sara Montiel y estar en auge en todo el mundo es algo que me gané por luchar como una leona durante 40 años"

-Y al mirar atrás, ¿corregiría muchas cosas?
-Todo el mundo, ¿no? Personales y artísticas. Pero debo decir que, después de 40 años, llamarme Sara Montiel y estar en auge en todo el mundo –Estados Unidos, México, Suramérica, Italia, Francia, Alemania- es algo que me gané por luchar como una leona. Yo he tenido una carrera por la que sigo de actualidad, aunque no haga cine.
-Y usted que ha visto tanto y tantas, ¿cómo ve a nuestras actrices de hoy? ¿Qué le parece, por ejemplo, Penélope Cruz?
-Bueno, pues mira qué bien… La chica se lo está currando. Es muy buena actriz, joven, lleva bastante tiempo en el cine. Y, mira, nominada. Ya es algo; yo ya me daría con un canto en los dientes. Imagínate. Me parece muy bien.
-¿Ve muchas diferencias entre las divas de ayer y las de hoy?
-Sí. Ya no hay estrellas ni nombres importantes. Antes había mujeres maravillosas, que eran a la vez actrices estupendas. Hoy a un chico guapo, majo y tal, que ha sido míster algo, ya lo ponen por las nubes… Y dura poco. ¿Yo? 40 años. Lo mío tiene mérito: 53 películas. Dejé el cine en 1975 y me sigo llamando Sara Montiel. Y en todo el mundo. Ahora estoy parada porque estuve enferma; casi sufro una neumonía y me compromete un pulmón. Si no, estaría cantando…
-¿Temió por usted?
-No. Mi médico es muy bueno. Además, reacciono físicamente bien y soy muy positiva.
-¿Y en qué piensa cuando se va a dormir? Apoya la cabeza, cierra los ojos y qué…
-Pues… (piensa) No puedo leer acostada; lo hago sentada. Y, al terminar, me acuesto y pongo en la radio música clásica, a un volumen muy bajito, y me duermo. No pienso en nada en especial. Gracias a Dios, mis hijos, ya crecidos, van por muy buen camino…
-¿Y aún reza?
-Sí, hablo con mi madre, con mi hermana y con mi padre, que murió cuando yo tenía 16 años. Aún hablo con él. La gente que se va no se olvida…
-¿Le asusta el futuro?
-No, yo no tengo futuro. Sólo tengo presente. Vivo el presente.
A bocajarro…
En seis días cumple 79 años. ¿Cómo lo lleva? Ay, tengo ya ganas de cumplir 80 y de redondear esto. Para celebrarlo, daré quizá unos conciertos en Madrid, Málaga y Bilbao.


EL RECORTE CCXIX
Nada más se puede decir sobre "El último cuplé". Por este film Sara Montiel fue premiada y reconocida hasta el fin de sus días. En esta ocasión fue en el X Festival Internacional de Cine de Málaga. Era el año 2007 y la película cumplía 50 años. Esta el la crónica de la revista Lecturas en su número de 28 de Marzo de 2007. 

ÚNICA
SARA MONTIEL
CONQUISTA MÁLAGA
Saritísima celebró su 79 años en el Festival de Cine de la capital andaluza y emocionó al público con su gracia y desparpajo.
Genio, figura y mucho arte

Carmen Sevilla no podía faltar al homenaje a su amiga, a quien besó cariñosamente.

Recién cumplido los 79 años (10 de marzo de 1928) y envuelta en una aureola de estrella, Sara Montiel recogió la semana pasada en Málaga, de manos de su amiga Carmen Sevilla, la Biznaga de plata por “El último cuplé”, que también ha cumplido 50 años de vida y ha sido elegida como la “Película de oro” de la X edición del Festival de Cine.
Envuelta en plumas, joyas y los oropeles que la caracterizan, la actriz sorprendió a los malagueños por su agilidad mental y un sentido de la ironía que para sí quisieran algunos con unas decenas de años menos.
“Estoy muy contenta de que en  vida y aún arañando me den un premio –dijo a modo de agradecimiento- . No quiero premios después de muerta. Le he dicho a mi hija que no quiero ninguna medalla en casa después de que me haya ido”.


Coqueta y fiel a su estilo
Como no podía ser de otra forma, Sara vistió como es habitual en ella, elegante y algo extremada. Una auténtica estrella.

Sara se crece con el público y con el reconocimiento que supone todo premio a un trabajo, y utilizó todo su desparpajo y capacidad de seducción para divertir a los malagueños y contar las muchas anécdotas que rodearon el rodaje de “El último cuplé”. Eso sí, antes de todo quiso aclarar que ni tiene 89 años, como se dijo en TVE “porque si fuera así estaría buenísima para mi edad”, ni está achacosa. “¿A qué pensabais que iba a venir con un bastón?”, soltó ante la risa de los presentes en el Teatro Cervantes.

“ ‘El último cuplé’ es un clásico que nunca morirá”


Joyas y maquillaje de diva.

“Nadie creía en aquel proyecto –recordó- porque nadie creía que iba a triunfar de la manera que lo hizo. Es más, estaba previsto que una cantante me hiciera el play-back en las canciones, pero como no había presupuesto, a última hora Juan de Orduña, que era el director, me dijo que tenía que hacerlo yo. “El último cuplé” estuvo un año en cartel y me supuso ser reconocida en todo el mundo. Se proyectó hasta en China y es un clásico que no morirá nunca. Además fue una película que me puso en órbita y que me arregló el bolsillo.
En cuanto a sus proyectos más inmediatos, contó que su prioridad es la grabación de un disco con su hijo Zeus. “Tiene una voz de barítono muy bonita y espero trabajar y cantar mucho con él en el futuro”.
MÁLAGA, Esperanza Navarrete
Fotos: Pepe Sánchez


LA FOTO CCXIX




martes, 31 de marzo de 2015

LA TRIBUNA DE CIUDAD REAL - 23 de Septiembre de 2007 - España


Esto dice la portada:
Un broche de cine. El Festival de Cine Europeo Vinos de Castilla - La Mancha puso ayer el punto final con una emotiva gala en la que Sara Montiel recibió un cálido homenaje. 


Una gala cargada de sentimiento
La ceremonia de clausura del III Festival de Cine estuvo repleta de emociones a flor de piel y sentimientos encontrados. Las actrices Gala Évora y Sara Montiel mostraron su satisfacción con lágrimas. Fueron muchos los artistas invitados en un acto en el que también estuvieron representantes políticos como el delegado del Gobierno o la consejera de Cultura, que no dudaron en posar con ellos. / FOTO: RUEDA VILLAVERDE



III FESTIVAL DE CINE EUROPEO VINOS DE CASTILLA LA MANCHA
ENTREVISTA A SARA MONTIEL, HOMENAJEADA EN EL CERTAMEN
SARA MONTIEL
ACTRIZ
Su voz destila serenidad, armonía, tal vez por el respeto que le ha ofrecido la vida y la tranquilidad de saber que ha hecho por su trabajo todo lo que ha podido y se ha dedicado con esfuerzo a su carrera para llegar a lo más alto, convirtiéndose en una auténtica diva del cine. Sara Montiel refleja su satisfacción y orgullo por ser quién es “una manchega por los cuatro costados”. Sin duda, una mujer con los objetivos claros: dedicar su vida a su pasión: el cine, y una mujer hecha a sí misma, y entregada a los suyos: sus hijos, amigos, su gente, y por supuesto a su tierra, La Mancha.
“He hecho todo lo que he podido por mi carrera y he trabajado muchísimo”

Sara Montiel recibe de manos de la consejera de Cultura el reconocimiento a su trayectoria.

Receptiva y con un halo de serenidad, Sara Montiel llegó a La Solana para recibir un especial homenaje a su intensa carrera cinematográfica. Además de emocionada, declaró sentirse orgullosa por este reconocimiento que le ha ofrecido su tierra en una noche “que nunca olvidaré”.
¿Cómo se siente al recibir este reconocimiento y más en su tierra manchega?
Muy grande, orgullosa y francamente contenta. Me siento muy feliz de que se hayan acordado de mí en la tierra de mis abuelos, los padres de mi madre, y por supuesto de estar aquí con vosotros.
Esta tercera edición del Festival de Cine Europeo Vinos de Castilla-La Mancha le dedica un especial homenaje a su trayectoria, ¿qué piensa cuando echa la vista atrás?
Pues nada especial, tan solo echo de menos a mi madre, a mi padre y a mi hermana que también me dejó hace dos años. Por lo demás, recuerdo una vida que ha estado llena de éxitos, he hecho una carrera muy bonita.
¿Tiene algún recuerdo especial de alguna película que le haya marcado?
De todas y cada una de ellas tengo un especial recuerdo, las quiero y amo a todas.
¿Qué es lo más importante para Sara Montiel en su vida?
La salud de todos, la mía y las de mis hijos, e intentar vivir la vida lo mejor que pueda.
Con una vida tan intensa, ¿le queda algún sueño por realizar?
Que mis hijos me hagan abuela. A ver si algún día se casan o se rejuntan.
¿Cómo ve el mundo del cine español hoy?
Precioso, maravilloso.
¿Nota muchos cambios del cine actual al que hacía usted?
Sí, claro, en los años 60 y 70 el mundo del cine estaba regular, pero ahora hay un cine muy bueno. Además hay muchos jóvenes creadores, con mucho talento, que hacen cine muy bueno.
Y el mundo, ¿cómo lo ve?
Muy raro. Los humanos somos destructivos, hemos nacido para destruir. En vez de amarnos nos odiamos. El mundo está muy mal.


Sara Montiel no ocultó su emoción ante el cálido homenaje que recibió.

¿Qué es el amor para usted?
Algo muy importante, pero para mí y para cualquiera. Sin amor no se puede vivir.
¿Le da miedo a Sara Montiel algo en la vida?
Que un loco ponga una bomba, es lo que me da miedo, hay gente muy loca y muy mala. No quisiera que hubiera terrorismo.
¿Qué es la vida para Sara?
Es vivir lo mejor que puedas, ayudar a mis hijos, estar con mis amigos y con mi gente.
¿Ha hecho Sara siempre lo que ha querido?
No, no siempre, lo que sí he hecho es todo lo que he podido por mi carrera, he trabajado muchísimo desde los 13 años.
¿Quizá ese sea el éxito de su carrera, haberle dedicado tanto esfuerzo?
Sí, sin duda, el esfuerzo y la dedicación.
Para finalizar, ¿qué opinión le merece la organización de festivales como éste celebrado en La Solana?
Estupendo, es un festival precioso y espero que vengan muchos como éste. Además el hacerlo en La Mancha y, en concreto en La Solana, donde hay muchas raíces musicales como la zarzuela, es muy acertado. De hecho, he venido en varias ocasiones porque me gusta mucho. Y que se hagan festivales así de cine, algo que yo amo tanto, me parece fabuloso. Está muy bien que se realicen festivales así y que por añadidura nos den reconocimientos y premios es algo muy bonito. Esta noche no la olvidaré.

MARTA MOYA / LA SOLANA


EL RECORTE CCXVIII
La Solana es un pueblo de Ciudad Real muy familiar para nuestra estrella. Sus abuelos maternos eran de allí aunque su madre nació en Argamasilla de Alba. Es más, ella misma contó en sus memorias que estuvo a punto de nacer en el pueblo de 'los galanes' durante la feria de la localidad. Sea como fuere, Sara nació en Campo de Criptana pero visitó La Solana en muchas ocasiones. Semana, en su número de 3 de Mayo de 1989, recogía otro galardón otorgado en la villa manchega. 

En la localidad manchega de La Solana
SARA MONTIEL
fue nombrada Ama Mayor y bebió en la Bota Amiga

En un simpático acto, celebrado en el pueblo manchego de La Solana, Sara Montiel recibió el título de Ama Mayor, que simboliza a la típica madre manchega. Sara, galardonada por su labor profesional y sus valores humanos, aceptó orgullosa el nombramiento porque “me siento solanera por los cuatro costados”. No hay que olvidar que los abuelos de Sara nacieron en La Solana.
Sara estuvo acompañada por su marido, Pepe Tous, recibiendo constantes muestras de simpatía y cariño. La artista emprenderá muy pronto un viaje a América para acabar de rodar unos episodios de una serie televisiva.
La artista manchega recibió también la Bota Amiga, con la que se honra “a los manchegos que no han renegado de sus orígenes”. Sara es muestra de ello.


Durante su homenaje, Sara bebió de la Bota Amiga, con la que se honra "a los manchegos que no han renegado de sus orígenes".


Sara le da a beber a su marido, Pepe Tous, también presente en el acto. 


LA FOTO CCXVIII


La manchega Sara Montiel en "La dama de Beirut", film que cumple 50 años. 

martes, 24 de marzo de 2015

PRONTO - 27 de Septiembre de 2003 - España


SARA MONTIEL
saca a la luz sus secretos de cama
La artista manchega publica un libro donde explica, con todo lujo de detalles, cómo ha hecho el amor con los hombres de su vida

Mito erótico de la mojigata España de los años 40 y 50, el sexo nunca ha sido un problema para Sara Montiel. Por lo menos, así lo asegura la artista en “Sara y el sexo”, un libro publicado por Plaza y Janés, en el que la intérprete de “La violetera” cuenta con todo lujo de detalles cómo ha sido el amor carnal con los hombres de su vida. Que no son pocos, por cierto. “Le prometí a mi madre que no sería una puta ni una borracha, pero… un poquito casquivana sí he sido”, dice la actriz en estas suculentas memorias de dormitorio que saldrán a la venta el día 26.

Adelantada para el sexo
Cumplidos –oficialmente- los 75 años con el mismo espíritu feminísimo de siempre, Sarita desvela que fue muy “adelantada para el sexo” y que empezó a tener curiosidad por esos asuntos cuando, en Orihuela y con sólo 8 años, jugaba con sus amiguitas al escondite. “Estábamos escondidas en un sitio pequeño y oscuro. De repente noté sobre mi vestido un dedito que me tocaba (…) y me daba alrededor del pezón”, dice en las primeras páginas del libro, rechazando que se tratara de nada lésbico porque lo suyo han sido siempre los hombres.
El primero en su larga lista de amores fue Adolfo, un chaval de su misma edad con el que, a los 10 años, “empecé a buscar el sexo”, aunque aquel descubrimiento de los placeres de la carne no fue a mayores. “Nos pasábamos las tardes tocándonos, restregándonos, sin llegar a nada más. Cogíamos unos calentones impresionantes”, dice de este chico con el que conoció “el orgasmo pequeño, clitoridiano”. Con él hacía de todo, sexo oral incluido, excepto la penetración vaginal. Por aquel entonces, descubrió a sus padres haciendo el amor, una “lección” que aplicó con Adolfo. “Me sorprendí de que se hiciera tumbado. Adolfo y yo no teníamos ni idea y siempre estábamos de pie”.
Ardiente en sus encuentros sexuales porque nunca ha considerado el sexo como “pecaminoso ni sucio”, por mucho que en la época la Iglesia machacara en ese sentido, Sara perdió la virginidad en brazos de Miguel Mihura, al que conoció en el doblaje de su película “Bambú” cuando ella tenía 17 años. “Con él descubrí el orgasmo grande, el vaginal. Fue un maestro estupendo, muy sensible, muy delicado, que estaba todo el tiempo pendiente de mí. Aunque tenía cuarenta y pico años funcionaba magníficamente en la cama y eso a mí me encantaba, teníamos una compenetración total, tanto a nivel sexual como en el amor”, cuenta la artista manchega de este amante con el que conoció las casas de citas de Madrid y al que le ponía a mil que llevara lencería de color rojo. Un ingrediente erótico imposible de encontrar en la España de la postguerra, pero que Sara compraba en sus viajes por el extranjero.


A su primer marido, el director norteamericano Anthony Mann, “le encantaba que cuando llegaba a casa lo recibiera con tacones, liguero y sujetador, nada más. Eso le excitaba muchísimo y a mí me encantaba porque me parecía muy erótico”. Otro norteamericano que pasó por su cama fue el escritor Ernest Hemingway, al que conoció en Cuba en 1952. “Con Ernesto tuve una relación amorosa magnífica, pero eso fue únicamente sexo, era como un toro, muy viril, muy fuerte”. De quien sí reconoce Sarita que se prendó fue del poeta León Felipe, todo “un roble” a su entender. Lo conoció en 1948, cuando ella tenía 20 años y él pasaba los 60. “Yo hacía el sexo con él porque me parecía muy atractivo. Estaba enamorada de su obra y de él como una loca”.
Dotada, según explica en el libro, de un instinto natural que le ha permitido disfrutar de su cuerpo desde el primer día que un hombre la acarició, Sara vuelve a decir en este libro que Severo Ochoa fue el amor de su vida, lo que volverá a desagradar a la familia del premio Nobel que se molestó cuando la actriz y cantante lo explicó por primera vez en sus memorias “Vivir es un placer”. “Vivimos un amor maravilloso en todos los aspectos: el sexual, de compenetración, de amistad absoluta, de respeto y de cariño, pero nunca jamás se me ocurrió pedirle que dejara a su mujer”, cuenta, asegurando que el científico se “empeñó en que tenía que separarse para casarse conmigo porque él era un hombre muy noble y quería acabar con las mentiras y con el andar escondidos todo el día”. Al decir de la artista fue su madre –su mejor confidente y consejera- quien hizo desistir de la idea a Ochoa.


Dotada de una fascinante belleza en su juventud y con una larga carrera en el cine y en la música, Sara Montiel ha sabido siempre sacar partido a su sensualidad. 


Un trío que no fue con su marido, Pepe Tous
Si Severo fue el gran amor, Pepe Tous fue, indiscutiblemente, el hombre de su vida. Con su tercer marido (del segundo, José Vicente Ramírez, Chente, sólo dice que fue “uno de los mayores errores” de su vida), María Antonia Abad estuvo a punto de hacer un trío. Fue en Las Vegas, con una afroamericana (“a Pepe le chiflaban las negras”), pero en el último momento la artista se hizo atrás. Eso sí, le dio permiso para que él se lo montara con la chica. Según el libro a Sara no le va el lesbianismo, ni la masturbación ni el sadomasoquismo. No puso reparos, sin embargo, en asistir con Tous a una barbacoa nudista o a que el actor Giancarlo Viola, que la considera una tigresa en la cama, la disfrazara de prostituta para hacer el amor. 


A Tony le gustaba hacer el amor sin que me quitara los zapatos
“Nunca he estado con un hombre por dinero”. Una afirmación que no deja de sorprender teniendo en cuenta su nada transparente relación con Tony Hernández. Sara le dedica gran parte del libro a este cubano que empezó como rendido admirador y acabó siendo su cuarto marido. Aunque mucho más joven que él, la artista asegura que la química entre los dos fue impresionante. “A él le gustaba mucho hacer el amor sin que me quitara los zapatos”, explica de los juegos sexuales de la pareja. “Él es muy delicado, sabe perfectamente cómo tratar a una mujer y unas veces podíamos hacerlo con pasión y otras más lentamente o en ocasiones con violencia y urgencia. Con Tony las sesiones se prolongaban durante horas. Hacíamos el amor, parábamos, nos traíamos fruta o bombones a la cama, charlábamos, nos reíamos y volvíamos otra vez a hacerlo. O en ocasiones nos despertábamos a media noche, casi de madrugada y volvíamos a hacerlo. Desde muy pronto tuvimos una conexión casi telepática porque él sabía perfectamente qué es lo que a mí me gustaba y yo sabía lo que a él le gustaba”, explica Sara confirmando el tópico de que los amantes caribeños son canela en rama.
Aparte de ventilar sus secretos de alcoba, Sara da consejos de seducción y de belleza. Defensora del jabón Lagarto en lugar de tanto potingue de cosmética, la veterana artista insiste en que los orgasmos son lo mejor para mantener la piel tersa, luminosa y estupenda.

TEXTO: INÉS GRACIA
FOTOS: PLAZA & JANÉS Y AGENCIAS


EL RECORTE CCXVII
Sara y el sexo, segunda publicación de la actriz, vino cargado de enorme expectación pues fueron recientes su separación con Tony Hernández, su enfrentamiento con Carmen Sevilla y las durísimas acusaciones vertidas sobre Pepe Tous. La diva, a su manera, como siempre, en esta entrevista de El Semanal, promocionaba su libro pero también rendía cuentas de la actualidad en la que estaba inmersa. Era el comienzo de Septiembre de 2003. 

SARA MONTIEL
“No he sido una frígida, ni mucho menos”
Una atenta lectura de ‘Sara y el sexo’, el libro biográfico que la genial diva manchega publica estos días, nos ha confirmado que lo de “fumar es un placer, genial, sensual…” iba con doble sentido. Por eso quisimos que la Montiel se explayase a gusto. Y vaya si lo hizo.
No recuerdo ahora quién dijo que la fórmula de la felicidad se resuelve no madrugando, pero está claro que la foto de Sara Montiel (Campo de Criptana, 1928) ilustraría la ecuación en un diccionario ideal. “Lo siento, pero aún duerme. Tendrás que llamar más tarde”, una frase a la que debe acostumbrarse quien quiera comunicar con ella. “Es que anoche salió con Marujita (Díaz) y estuvieron de juerga hasta las ocho”, me comenta su mánager. “Éstas dos, en una noche de copas, pueden tumbar a cualquiera”. A las 19:30 horas estamos frente a su hogar, en el séptimo piso de uno de los edificios más céntricos del madrileño barrio de Salamanca. Está bien esto. Pero que muy bien. Hay poderío. (Nota: las divas deberían vivir por decreto ley en las alturas -¿a partir del sexto?-). Que tome nota el ministerio. El fotógrafo me comenta en el ascensor que estamos sin medias para cubrir el objetivo. Es preocupante. Creo que fue la propia actriz quien, tras idear el ‘método panty’, revolucionó el mundo de la imagen. Pero la nueva Sara no usa trucos para las arrugas. Confiesa sumar 75 años y se muestra al natural, como las almejas, incluso para hablar de sexo. Primero, las fotos. Ordena y manda una Sara durmiente que, para su edad, se conserva tan lúcida como una veinteañera. Va a ser cierto lo de la fórmula.
E.S. Ahí va un cotilleo: dice Raúl del Pozo que, a los 75 años, las mujeres de Campo de Criptana son como doña Rogelia.
S. M. ¡Vaya! ¡Empezamos bien! Y, seguramente, él es un don Rogelio para ellos.
¿Y usted qué le diría?
Que está muy feíto. Que ha envejecido muy mal.
Por cierto, ¿ha respondido ya a la proposición de matrimonio que le ha hecho Giancarlo Viola?
¡Ay, qué hombre! ¡Qué pesadilla! ¡Ese Giancarlo siempre está con el matrimonio a cuestas! Yo le digo que ya somos muy mayores para estar casados, que es mejor ser ‘amigos’, pero no me hace caso.
¿Qué le va a decir?
Está claro. Que no.
¿No lo va a consultar antes con sus hijos?
Claro que no.
Por cierto, ¿han leído ellos Sara y el sexo?
No, aún no.
¿Sigue manteniendo que Thais y Zeus la han hecho desgraciada como mujer?
Sí y no. Fue una interpretación de ‘Hola’ que se comprendió mal. Me he separado por mis hijos y porque apenas he hecho vida en común con Tony.
¿Un final de forma pacífica?
Así es.
¿Y le ha vuelto a ver tras la separación?
No. Ni me quedan ganas.
Han estado en boca de todos, ¿hubiera preferido que no fuera así?
Cuando levantan falsos testimonios, me hiere. Aún soy Sara Montiel. Si no, la MTV no me hubiera contratado para sus ‘spots’. Que nadie lo olvide.
¿Y realmente cree que Sara Montiel necesita hacer lo que está haciendo con la prensa ‘rosa’?
Yo no hago nada con la prensa ‘rosa’. Es la prensa rosa la que lo hace conmigo. Vienen aquí a las seis de la mañana y se van a las 12 de la noche. Bajo y les contesto porque sé que si no van con noticias frescas a sus ‘amos’, les acaban pegando.
Entiendo, pero las exclusivas las vende usted.
No, perdona, sólo he vendido la de mi boda. Y si me casara otra vez, volvería a venderla. Como todos.
¿Sabe que hay mucha gente que desaprueba eso?
Porque ellos no pueden hacerlo, porque nadie les paga. Por eso se enfadan tanto conmigo (sonríe).
Por cierto, ¿arregló lo suyo con Carmen Sevilla?
Sí, está arreglado. No pasa nada. El otro día hicimos las paces por teléfono, Estas cosas ocurren.


Una versión dual y sin complejos de La violetera posa en el salón de su casa. 

Sara y el sexo, ¿lo uno no puede estar sin lo otro?
El sexo es necesario. Mira, los 40 me pillaron con 16 años y entonces comprobé que hablar de sexto era tabú. Todo era pecado. Había oscuridad en lo referente a ello. El sexo es instintivo, natural y algo que se tiene que hacer con frecuencia.
Lleva tiempo practicándolo. ¿Es usted una experta?
No, no, por favor. Faltaría más. Hablo de ello porque tengo una mentalidad abierta. Fui descubriéndolo desde muy joven. Piensa que en aquellos tiempos había chicas casadas y con hijos que no sabían lo que era un orgasmo, que no podían disfrutar con su propio cuerpo. En España sólo disfrutaban ellos. Los españoles lleváis unos 800 años de moros, de árabes, y eso se nota.
Tiene solución. Dé usted un máster de Sexología.
(Sonríe) No exageres. Me he dedicado a contar mis experiencias sexuales. ¿Vale? Eso es todo.
¿Era necesario un libro sobre sexo, a su edad?
Sinceramente, no. Hablo de lo que no existía en aquellos tiempos. ¿Tú ves normal que las mujeres se bañaran con camisones largos o se metieran en la cama con el marido totalmente vestidas?
Pues no mucho, la verdad.
Mira, el tigre cuando quiere coger a una tigresa empieza con un cortejo. Se la tiene que ganar. Bien, pues en la España de los 40 los machos no llegaban ni a ese nivel. No necesitaban ganarse a la hembra.
No, si yo le decía porque con la que está cayendo.
¿Perdona? No te entiendo.
Pues eso, que entre Tonys y aceituneros tiene usted revolucionado el mundo del ‘corazoneo’ y ahora nos sale recordando sus hazañas sexuales.
No tiene qué ver. Soy una señora que, a los 75 años, puede enseñar lo que sabe a bastante gente. La juventud tiene que aprender a hacer el amor y a compenetrarse. Es importante. Muy importante.
¿Tanto como el lema “provoca, que algo queda”?
No creo que sea una provocación hablar de sexo.
¿Sara Montiel es una mujer sexual o sensual?
Ni una ni otra. Soy una mujer que cuando ama, ama. ¿Que luego sale mal? Pues te divorcias y a otra cosa. También he tenido amores fuera del matrimonio. No he sido una frígida, ni mucho menos.
Vayamos al grano. Tuvo su primera experiencia sexual a los 17, ¿qué es lo que más recuerda?
Sí, con Miguel (Mihura). Tengo un recuerdo maravilloso. Me trató con una gran delicadeza. Fue muy bonito. No tengo ningún trauma por aquella experiencia. Di con un hombre que me supo buscar las cosquillas. Una experiencia maravillosa.
Perdón por el chiste fácil pero… ¿no fue demasiado… teatral?
(Ríe) Para nada. Era de una total exquisitez. Yo era virgen y él supo cómo tratarme desde el principio.
Ya, virgen pero a los ocho años ya andaba toqueteándose con un tal Adolfito en Orihuela.
Es cierto, con él intuí siendo una niña lo que podía llegar a ser el sexo completo. Eso era muy normal porque empezabas a toquetearte con amiguitos y amiguitas pero nunca llegabas a nada.
Pues descubrió con él el orgasmo clitoridiano.
Sí, lo descubrí a esa edad. Fue como un juego.
Un lince ese muchacho.
(Sonríe) Se nos estaba despertando el sexo y era lógico que experimentásemos. Es parte de la vida. Lo que pasa es que nadie te puede prohibir hacer el amor cuando el cuerpo te lo pide. Adolfito murió muy joven. Pobre. Era un muchacho excelente.
Volvamos a su primera vez… Cuenta que Mihura se sorprendió porque usted era virgen pero no tonta.
Exacto. Nos enamoramos y estuvimos a punto de casarnos. Me quería mucho.
Y con él descubrió el orgasmo que usted llama ‘grande’, el vaginal. ¿Cuál es la diferencia?
Todo. Es el verdadero orgasmo. Es lo que es.
Había gran distancia de edad entre los dos.
Sí, el tenía 42 años y yo 17. Por eso no quiso casarse conmigo. Me pasó lo mismo con Anthony Mann. Cuando nos casamos él tenía 56 y yo 26.
¿Favorece el sexo la diferencia de edad?
Pues no lo sé. No sabría decirte.
De hecho, mantuvo relaciones sexuales con el poeta León Felipe cuando él tenía 63 años…
Así fue.
¿Y cómo fue?
Bastante bien. He tenido la suerte de dar con hombres mayores que yo y me han dejado huella.
Sin embargo, con su ex Tony Hernández la cosa cambió y la ‘experimentada’ era usted…
Pues no. Los ‘experimentados’ hemos sido los dos. Él tenía buena experiencia cuando le conocí.
Usted empezó a trabajar en años muy duros…
Durísimos.
¿Recuerda cuántas veces la han llamado puta?
Cuando paseaba con pantalones ajustados, muchas. España estaba muy atrasada en todo. Pero yo era un caso especial. Me adelanté a muchas cosas.
¿Está contenta con la España actual?
Bastante. Es diferente. Todo ha cambiado.
Mantuvo relaciones sexuales con Hemingway…
¿Con Ernesto? Sí, en Cuba. Un par de veces. Era un hombre muy fuerte que, curiosamente, me llamaba la bella segoviana. Lo escribí en mis memorias.
Pero cosas así tendría que demostrarlas. No sé. Algo como lo que hizo Mónica Lewinsky, ¿no?
Fue en el 52, así que fíjate cómo estaría la cosa.


Confiesa que ni se ha masturbado nunca ni ha practicado el sadomaso.
Nunca.
¿Por qué?
Pues porque no me ha gustado.
¿Hay límites en la cama?
Sí, pero no tendría que haber ninguno.
¿Cuáles son los suyos?
Los dos que comentaba antes.
Dice que a Giancarlo le encantaba maquillarla como a una puta, ¿a usted eso le excitaba?
Sí, bueno. Eso tiene mucha gracia porque Giancarlo tiene una fantasía ‘moruna’, como digo yo.
¿Supera el ‘terremoto caribeño’ de Tony?
No, es otra cosa.
¿Cuál era la diferencia?
No sabría decirte. Es distinto.
¿Pero de verdad después de los 70 apetece hacer algo en la cama que no sea dormir?
Mira, hice ‘Varietés’ con 40 y he heredado este cuerpazo de mi madre. Es 100 por 100 natural. Yo no me he tocado nunca ni la cara ni el cuerpo.
Se me está yendo por las ramas….
La mujer mayor puede ser muy peligrosa con el hombre que le gusta. Pero que muy peligrosa.
¿Más que la joven?
Sí, bastante más, disfruta más y puede hacer disfrutar al hombre mucho más.
Vaya. ¿Algo así como el gato con el ratón?
No, tampoco es eso. Conozco muchas mujeres mayores que yo que tienen una gran vida sexual.
La veteranía es un grado.
Eso, la veteranía y el saber estar, el saber hablar. Yo soy así, qué voy a hacer.
Volvamos al libro que pierdo. Confiesa que a Anthony Mann y Pepe Tous les encantaba que usted no se quitase el liguero y las medias.
Sí, sí, claro que sí. Hay que entrar en el juego del sexo sin ningún tipo de censuras o timideces.
¿Ha practicado alguna vez sexo con una mujer?
Nunca en mi vida.
¿Por qué?
Pues porque no, no, no. No me ha atraído.
Pero se sabe icono gay.
Sí, todos los homosexuales del mundo me adoran.
¿Y no se ha parado a pensar por qué?
No lo sé. Supongo que quieren ser como yo. Sé que muchos han hecho el amor con su pareja vestidos de Sara Montiel. Me lo han confesado.
A ver si va a dar nombre a una nueva perversión sexual: el ‘saramontielismo’ o algo así.
No, no. Te hablo en serio. Me decía Terenci (Moix) que yo era el prototipo del gay que quería ser mujer.
¿Ha participado en una orgía?
No, nunca.
¿Ni en sus años hippys con Pepe Tous?
No, no, no. Eso ha sido una canallada. Lo que han dicho de Pepe. Mis hijos le han puesto una querella a esa señora. No se puede decir eso. No se puede ultrajar ni levantar falsos testimonios.
Estoy de acuerdo. Pero confiesa que estuvo usted a punto de montar un trío con él y una negra.
Sí, con una negrita maravillosa.
Al final quedó en dúo, ¿no?
Claro, pasó él con ella y yo me quedé fuera.
¿Cómo fue?
Maravillosamente. Luego me arrepentí de no haber entrado. Me lo perdí. Me pillaría en un día raro.
Es curioso.
A Pepe le encantaban las morenitas. De hecho, llevaba en la cartera un permiso firmado por mí en el que le daba poder para acostarse con ellas. Pero nada de blancas. En ese caso le hubiese matado.
¿Es el hombre que más ha querido?
Sí, sin duda. Ayer mismo hizo 11 años de su pérdida y no he podido olvidarle.


Por David Benedicte
Fotografía: ARTEFACTO


EL SEMANAL REGALA 50 LIBROS
Pregunta: ¿A qué edad perdió Sara Montiel su virginidad?
Si sabe la respuesta, envíe una carta a: Libro Sara Montiel. El Semanal...
Las 50 primeras contestaciones correctas recibirán gratis en su domicilio un ejemplar de Sara y el sexo, el libro que Plaza & Janés pone a la venta a partir del próximo día 26. 


LA FOTO CCXVII


Con sexo o sin sexo, Sara, siempre Sara...