viernes, 14 de julio de 2017

LA ACTUALIDAD ESPAÑOLA - 3 de Julio de 1.958 - España


NUESTRA PORTADA
Con motivo del VI Festival Internacional Cinematográfico, que dará comienzo el próximo día 19 en San Sebastián, este número de LA ACTUALIDAD ESPAÑOLA dedica gran parte de sus páginas a tal acontecimiento. De año en año va subiendo el prestigio mundial de este magno certamen cinematográfico, en el que diversas naciones presentan sus títulos más prestigiosos. Así, pues, el VI Festival se presenta dentro del más brillante clima expectativo y hace prever una solemnidad que jamás tuvo el Certamen Cinematográfico de España. Y como portada de nuestras páginas dedicadas al cine, la belleza de una estrella que, nacida en España, concretamente en Campo de Criptana, ha ganado renombre internacional: Sara Montiel.


EL RECORTE CCLI
Aunque sin los grandes premios cinematográficos, concretamente de su país, España, la diva siempre fue considerada el icono del cinema nacional. Por voluntad propia abandonó el cine en los '70 pero nunca le faltaron ofertas para regresar. Pedro Almodóvar se lo propuso a principios de los '90 y esto es lo que Sara decía al respecto a la revista Tiempo en su número de 2 de Julio de 1.990. 

 PELÍCULA/LA CANTANTE SOLO VELVERÍA AL CINE DE LA MANO DE PEDRO ALMODÓVAR
En los años setenta se retiró del cine porque le ofrecían películas de destape, y en la década de los noventa vuelve ante una oferta de Pedro Almodóvar. Sara Montiel quiere para su regreso a la pantalla una bomba de relojería que esté a su altura.
SARA MONTIEL
“Almodóvar puede ser un chico ‘saritísimo’”
-Pedro Almodóvar ha asegurado que está preparando un gran papel para usted en su próxima película.
-Eso dice.
-Pero habrá hablado con usted del tema.
-Bueno, hace dos años, después de un viaje a Brasil, hablé con Pedro Almodóvar sobre un proyecto muy bonito. Me pareció muy buena idea, pero la cuestión no pasó de ahí. Ahora no sé qué se trae entre manos.
-¿Qué te parece como director?
-Cuando vi por primera vez una película suya dije: “¡Madre mía, éste arrolla al mundo entero con esa imaginación y talento!” Le admiro además porque es manchego como yo.
-La admiración parece que es mutua.
-Yo sé que Pedro me ha admirado siempre.


-Tanto que ha llegado a decir que “Sara Montiel en la década de los sesenta era para los españoles, y para mí, lo que para el mundo representaba Marilyn Monroe”.
-Todos sabemos que Pedro Almodóvar es muy expresivo y dice cosas como “para mí no hay una estrella como tú, porque eres lo más grande”. Me admira y le admiro.
-¿Por qué se retiró del cine a mediados de los años setenta?
-Se empezó a hacer un cine extraño en España. Mientras la transición política fue maravillosa, la del cine fue un desastre.
-¿Por lo del destape?
-Sí, entre otras cosas. Películas en las que una entraba a desayunar en la cocina y salía desnuda, el otro llegaba y decía “buenos días”, y la otra se bajaba las bragas sin venir a cuento, en fin, cosas muy raras, un cine muy feo, muy feo. Me ofrecieron dos o tres películas de este tipo y no me interesaron nada. El cine iba por unos derroteros que no me convencían, muy extraños. Entonces me dediqué al teatro y descubrí lo que es actuar delante del público. Me fui olvidando de la pantalla. El cine ya no era tan bonito como el que yo hice, todo había cambiado mucho.
-En los años ochenta, sin embargo, se ha realizado otro tipo de cine.
-Se hace ahora un cine más serio, importante. Me gusta más.
-¿Y le han hecho ofertas?´
-Sí, algunas, pero no las he aceptado porque tengo los pies sobre la tierra y sé lo que puedo dar de sí. Siempre me he negado a volver al cine, me he encerrado y ni mi marido puede conmigo. Me he retirado con el estilo mío y con mis películas famosas ya hechas. Hasta que un día vi una película de Almodóvar y cambió mi forma de pensar.
-O sea, que Almodóvar la puede llevar al huerto.
-¡Ni borracha vuelvo al cine!
-Todos tenemos un precio.
-Bueno, creo que el único que me podría llevar borracha, eso sí, al cine sería él. Le tengo un gran respeto y cariño y me parece que es el hombre idóneo para cualquiera.
-¿No ha leído el guión de la película?
-Yo no sé nada en concreto de este tema, de verdad, vi a Almodóvar hace unos días antes de marcharse a Francia, pero de lo que estoy segura es que si hacemos los dos una película será una bomba de relojería.
-¿Se va a convertir, entonces, en una “chica Almodóvar”?
-Bueno, ya para mis treinta años que llevo llamándome Sara Montiel tendría gracia. Almodóvar, efectivamente, ha lanzado a varias actrices, pero yo estoy lanzadísima desde hace muchos años. Esa bomba de relojería que decía antes tendría que ser una auténtica bomba para poderlo hacer. Y, en todo caso, Almodóvar sería un chico saritísimo.
-Dicen que usted es un mito y, además, un mito erótico.
-Pues no sé. Habría que preguntárselo a mi marido.
-Pero usted ha jugado a serlo.
-Bueno, sí, pero yo no soy quién para decirlo, no quiero opinar de mí misma. Puede que sea una mujer sensual, que canto susurrando, porque no he tenido voz, ni lo he pretendido. Precisamente cuando llegó El último cuplé marqué un estilo de canción que no se gritaba, que cantaba casi hablando, pero con una dicción perfecta, eso nadie me lo discute.
-Un tema que está en el aire es el de la droga.
-Me preocupa mucho, también el SIDA.
-¿Conoce a Carlos Goyanes?
-Le conocí cuando era pequeño, porque hice un contrato multimillonario con su abuelo Benito Perojo, pero luego ya le perdí la pista y no hemos hecho amistad.
-¿Cree usted que es inocente en todo este asunto de tráfico y blanqueo de dinero?
-Cuando antes se aclare mejor para todos, pero con las personas que están implicadas en tráfico de droga, desde luego sería implacable con ellas. Si demuestran que no tienen nada que ver pues mira que suerte, de lo contrario, iría a por ellos. Tengo pánico a la droga y estoy totalmente en contra de ella y de su consumo porque mata a la gente, sobre todo joven, deshace familias y crea delincuencia. Si seguimos así, el día de mañana nos encontraremos sin gente joven en condiciones.


-Como madre de familia usted vivirá más de cerca todo el problema de la droga, ¿no?
-Siempre tengo un miedo atroz por mis hijos de que alguien pueda, ahora que son pequeños, inducirles hacia la droga. Sé que está en todas partes, en la calle, en los colegios… la palabra droga me pone enferma.
-En el mundo del espectáculo, además, circula de una manera bastante habitual.
-Por desgracia es casi habitual en todas partes, desde el pobre desgraciado de la calle hasta los ejecutivos. Es alucinante. Y le pido a Dios y a la justicia que se mueva para cortar esto de una vez.
-Mientras llega el papel de Almodóvar, ¿qué hará?
-A lo mejor no llega el papel, pero, en fin, mientras tanto sigo trabajando como una loca. Acabo de rodar una serie para televisión de siete capítulos de una hora de duración cada uno.
-¿Cuándo se emitirá?
-Después del verano. El programa se llama Sara y punto y es una serie musical, en la que canto e intervengo con papeles divertidos, no cómicos porque no soy una actriz cómica, pero sí con sentido del humor. Canto cuarenta y seis canciones. También preparo teatro, las galas de verano y, Dios mediante, me presentaré en Madrid con un espectáculo musical, con un libreto escrito por Pedro Ruiz, un hombre que tiene unas ideas sensacionales.
-No para, por lo que veo y cuenta.
-Es que tengo el mismo espíritu de lucha que cuando era jovencita.

Por ROSETA CAMPOS


LA FOTO CCLI


Misma Sara, misma lámpara y casi misma foto que la de la portada de La Actualidad Española. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario