sábado, 6 de noviembre de 2010

LECTURAS - 24 de Abril de 1964 - España


SARA MONTIEL aplaza la fecha de su boda



Después de su viaje a Brasil para rodar “Samba” y de otro, posterior, a París, la famosa estrella cinematográfica, Sara Montiel descansa unos días en uno de sus dos hogares que tiene montados en Madrid. Como es norma habitual en ella, en este descanso ya implícita cierta jornada de trabajo, como las varias horas que dedica a repasar viejas canciones o a aprender las nuevas, en el magnífico piano de cola que constituye uno de los mejores ornatos de su casa, ya que Sara Montiel le debe la mayor parte de su popularidad a los numerosos “cuplés” que lleva interpretados
La intérprete de “El último cuplé”, que batió todos los “records” de taquilla en España, exhibe sus adquisiciones parisienses a su sobrina María Antonia. Junto a la famosa estrella viven siempre algunos familiares, especialmente su madre, de quién María Antonia Abad Fernández no ha querido separarse nunca. Hasta tal extremo, que cuando contraiga matrimonio, irá a vivir con ambos. Aunque tiene montado un piso excepcional belleza en la Plaza de España, Sara Montiel continúa viviendo, por ahora, en la calle de San Bernardo, 117, domicilio que está ligado a los mejores éxitos de su carrera, y que sentiría abandonar. 
Sara Montiel, en el cuarto de vestir de su domicilio. Respecto a sus relaciones amorosas, Sara afirma, que lleva veinte meses saliendo con José Vicente, y que a ambos les gusta hacer una vida sencilla como irse a merendar a algún apartado hostal, o ver algún programa doble en un cine alejado del centro. Para eludir los inconvenientes de la popularidad, Sara Montiel y su novio suelen viajar en un sencillo “600” ya que su “Mercedes” blanco es sobradamente conocido. 
La fama exige la atención constante a la Prensa, tanto impresa como radiofónica. Sara Montiel responde aquí a las preguntas del locutor José Luís Pecker, quien la interroga sobre sus nuevos proyectos. El próximo film de Sara Montiel se titulará “Perdida” y tendrá su acción en París, razón por la cual, la popularísima actriz ha visitado una vez más la capital del Sena, con objeto de ambientarse respecto al tipo de “night clubs” de la “Ville Lumiére”.
En un rincón de la sala, algunos de los innumerables trofeos conquistados por la famosa estrella a lo largo de su carrera, entre ellos, el disco de oro que le fue otorgado en Sudamérica. Como toda novia dispuesta a contraer matrimonio, Sara Montiel se enfrenta con numerosos problemas, como son la elección de vivienda, ya que está dudando entre vivir en un piso o hacerlo en un chalet de los alrededores. Otro problema es de la elección de padrinos, pues hay varios miembros de la familia que se disputan este privilegio. Ramírez Olalla y ella tenían dispuesto todo para casarse en Brasil, durante las últimas Navidades, y dar así una sorpresa a sus numerosos amigos; pero hubieron de desistir de su idea a causa de los familiares de uno y otro contrayente, que, como es natural, quieren asistir a la emotiva ceremonia.
Todos los proyectos cinematográficos han obligado a Sara Montiel a aplazar su boda con el abogado José Vicente Ramírez Olalla, con quien aparece en esta fotografía durante la reciente estancia de ambos en París. Aunque el propósito de los novios era contraer matrimonio en el próximo mes de mayo, la ceremonia no podrá celebrarse, al menos, hasta julio, mes en el que Sara Montiel espera encontrar un respiro en sus actividades, ya que no es partidaria de simultanear su trabajo con su viaje de novios, y hace bien, a pesar de que el rodaje de su próximo film la llevará a El Cairo y Beirut, entre otras varias ciudades exóticas. 
Mujer al fin, ha aprovechado su estancia en la capital de la moda para adquirir algunos “trapitos”, especialmente sombreros, como este bonito modelo que ella luce con su singular gracia. Posteriormente a “Perdida”, Sara llevará a la pantalla la figura histórica de Claretta Petacci, ligada a la vida de Mussolini. “Es quizá el mejor papel de mi vida artística”, comenta la actriz, que está deseando, respecto a este personaje, que suene la tradicional voz de “se rueda”.
Respecto a los rumores que habían circulado de que se casará en Campo de Criptana, Sara no tiene nada decidido, ya que desde hace tiempo dispone de la oferta de un buen amigo, quien les brinda su finca de campo a varios kilómetros de Madrid, para celebrar la ceremonia, con lo que la estrella se ahorraría algunas molestias inherentes a su extraordinaria popularidad.

SARA MONTIEL EN BRASIL
Durante su estancia en Brasil, la actriz española, visitó Brasilia, la actual capital brasileña. En la foto Sara Montiel con dos amigos ante un imponente rascacielos. 
(Foto: Simón López)
Sara Montiel fotografiada con el vestuario que luce en el film “Samba” y cuyos exteriores fueron rodados en Brasil, ciudad a la que se desplazó la actriz española 
La actriz Sara Montiel en una escena perteneciente al film “Samba”. En esta película la actriz cinematográfica Sara Montiel, baila y canta algunos ritmos que serán famosos. 
Brasilia es una ciudad que mira al modernismo y al futuro. Sara Montiel se deja fotografiar ante un moderno edificio y unas no menos modernas esculturas.  


EL RECORTE VII

En Noviembre de 2020, Qué me dices publicaba otro retraso matrimonial de Sara, pero esta vez con su cuarto marido y por razones totalmente diferentes. 

SARA MONTIEL RETRASA SU BODA TRAS EL ACCIDENTE DE SU HERMANA
Elpidia, que vive con la artista, se recupera de una operación de cadera tras sufrir una aparatosa caída en la terraza de su casa

La Iglesia tendrá que esperar para casar como Dios manda a Sara Montiel y Tony Hernández, que celebraron su matrimonio por lo civil el pasado 17 de octubre en el Ayuntamiento de Majadahonda (Madrid).
La artista, que tenía previsto celebrar una boda por todo lo alto en la Catedral de La Habana para el próximo mes de enero, ha dejado la fecha en suspenso. Por delante de su marido ha puesto a su única hermana.

La artista no se aparta de la cama de Elpidia
Elpidia, que casi siempre ha vivido con Sara, tuvo que ser trasladada de urgencia el pasado sábado al madrileño Hospital Nuestra Señora del Rosario tras caerse en la terraza de la residencia de Sara. La mujer a la que la artista define como “una madre” ingresó grave en la Unidad de Cuidados Intensivos. Un día después fue intervenida para reducir su fractura de cadera. Sara no se apartó ni un instante de su lado y sólo respiró cuando los médicos le comunicaron que la evolución de Elpidia era favorable. Ahora, hasta su total recuperación, Sara seguirá junto a su hermana. 
Hermana y madre
Elpidia, hermana mayor de Sara, la acompañó en muchos de sus viajes y ahora vive con ella. La artista asegura que más que una hermana es una madre. 
La artista supera el disgusto sin su marido
Tony, que regresó a Cuba dos semanas después de su matrimonio con Sara, no puede brindarle su apoyo a la artista en estos momentos. La artista manchega tenía previsto viajar a Cuba en diciembre para empezar a preparar una boda que, ahora, tendrá que esperar…


LA FOTO VII
Aquí la foto completa de la portada que ocupa esta entrada. Foto que fue llevada hasta las portadas de varias revistas del mundo, y foto que también Fotogramas eligió para su especial "Las bellas del franquismo". Esto es lo que decían de nuestra estrella: "Las bellas del franquismo no transmitían sexualidad: eran generalas o monjas. Por eso la irrupción de la Montiel con el súper éxito El último cuplé (Juan de Orduna, 1957), tras una carrera en México y Hollywood que la sazonó sin desmanchegarla, introdujo el sexo en nuestro cine a lengüetazos y el personal libidinoso, histérico".

No hay comentarios:

Publicar un comentario