sábado, 26 de marzo de 2011

SEMANA - 2 de Junio de 1979 - España



SARA MONTIEL
HA ADOPTADO UNA NIÑA HUERFANA
Se llama Thais, que en la mitología brasileña quiere decir ‘reina del amor’

Sara Montiel nos enseña el pasaporte de la niña, donde figura con los apellidos de ella, es decir, Abad Fernández. Sara se ha convertido de la noche a la mañana en una madraza. 


La noticia de esta semana es la hija adoptiva de Sarita Montiel. Docenas de periodistas la esperábamos en el aeropuerto de Barajas, el pasado domingo 20 de mayo, para ver de cerca de la pequeña Thais (reina del amor), quien había sido ingresada en una casa cuna del distrito brasileño de Paraná a los pocos días de nacer, puesto que su madre, de dieciocho años, había muerto a causa de una embolia.
Sara Montiel, una de las estrellas españolas de todos los tiempos que más simpatías tiene entre el público, tenía clavada en su ser la espina de no ser madre. El único hijo que tuvo, que nació en Estados Unidos cuando ella estaba casada con el director Anthony Mann, murió a los ocho meses. Ahora, convencida de que ya es casi imposible que ella de a luz, ha optado por la adopción de una niña, igual que hiciera Manolo Escobar hace unos meses.
Sarita nos cuenta muchas cosas de su pequeña en la amplía entrevista que publicamos con ella en la página 19 de este número. 


En un capazo, llevado por Pepe Tous, quien será esposo de Sara Montiel en julio, llegó a su nueva patria la pequeña Thais, un nombre exótico para una niña afortunada. 

Fotos: Julián Torremocha


Tras haber adoptado una niña en Brasil

Entrevista con SARA MONTIEL
*’Su madre, de 18 años, murió de una embolia a poco de dar a luz’
*Sara y Pepe Tous se van a casar el próximo mes de julio



‘A quien me quite a mi hija le mato. Soy una pantera’, decía Sara Montiel mientras desembarcaba del avión, en el madrileño aeropuerto de Barajas. Y añadió:
-Pepe –refiriéndose a Pepe Tous- y yo somos muy felices.
Sara Montiel se ha convertido en mamá al adoptar una niña en Brasil.
-Le hemos puesto el nombre de Thais, que significa, en la mitología brasileña, reina del amor.
-¿Quién eligió el nombre?
-Los dos, aunque a mí el nombre de Thais siempre me ha fascinado –afirmó Sarita.

Sarita, vestida con un elegante modelo dos piezas, pantalón y casaca blanca con dibujos azul marino, estaba radiante de felicidad. De la mano llevaba un capacho blanco, donde iba su hijita. A su lado, Pepe Tous, muy sonriente y pendiente de todos los movimientos de madre e hija. Cuando llegaron a la ventanilla de la aduana, Pepe sacó de un bolso de viaje tres pasaportes, el de Sara, el de Thais y el de él.
-La niña tiene pasaporte brasileño –dijo la nueva mamá.

-¿Cuándo nació la pequeña?
-El tres de marzo, en Río de Janeiro. Acaba de cumplir los dos meses. Como es lógico, tiene el signo zodiacal de Piscis.
-¿Cuándo te entregaron a la niña?
-A los dos días de terminar mi gira artística. Concretamente, el ocho de mayo. Me volví loca cuando me la dieron y la tomé en mis brazos.
-¿Se porta bien?
-Es una santa. No llora y come bastante. Desde que ha estado con nosotros ha engordado.
-¿Cuánto pesa?
-Cinco kilos. 
Sara Montiel (María Antonia Abad Fernández), nacida en Campo de Criptana, provincia de Ciudad Real, siendo una adolescente comenzó a sobresalir notablemente dentro del campo artístico, y en pocos años se hizo una gran estrella. Su primer marido fue el director cinematográfico Anthony Mann. A los pocos años se divorciaron. Posteriormente, conoció al español José Vicente Ramírez Olalla y enseguida se enamoraron. En 1964 contrajeron matrimonio canónico en la iglesia de Montserrat, en Roma. Escasamente al año de celebrar su primer aniversario de boda, las relaciones comenzaron a ir mal. Por lo que pocos meses después de separaron civilmente. Y Sara, mujer que le gusta enamorarse, conoció al periodista mallorquín Pepe Tous, y desde entonces han permanecido siempre juntos. Pepe Tous está soltero y Sara Montiel también, ya que tiene la nulidad matrimonial.
-Mi hija es legítima y nadie nos la puede quitar –repetía Sara mirando embelesada a Pepe Tous.
-¿Es difícil adoptar a una niña en Brasil?
-Sí. Para que te la den tienes que llevar cinco años de casada.
-Pero tú no lo estás…
-Soy soltera, pero es que las que no están casadas también pueden adoptar niños.
-¿Cuál fue el proceso de adopción?
-Cuando llegamos a Río de Janeiro, el pasado noviembre, para comenzar mi gira artística americana, decidimos hablar con el juez de Menores y decirle que queríamos adoptar un niño.
-¿Qué pedísteis, niño o niña?
-Dijimos que queríamos una niña. No la elegimos. A los cuatro meses de pedirla nos la concedieron.
-¿Conocisteis a los padres?
-No. La madre, con dieciocho años, murió a consecuencia de una embolia, al poco tiempo de dar a luz. Estábamos muy contentos; no sabíamos si era rubia o morena, pero el caso es que ya éramos padres –afirmó Sara Montiel mientras daba de beber a Thais. 
-¿Os ha costado mucho dinero?
-No. Pepe, nada más darnos a Thais, fue a comprar juguetes y ropita para los demás niños que estaban en la casa cuna. Y dio un donativo.
-¿Hubo algún contratiempo?

-Sí. A los dos días de tener la niña en nuestra casa me llamó el juez titular y me dijo que debíamos devolverla porque un papel estaba trastocado. Creía que me moría. Me arrodillé ante él para decirle que no me quitaran a mi hija. Al final se solucionó porque no era culpa mía que el documento estuviese vencido.

Sara Montiel al recordar esto se ha puesto triste, luego ha vuelto de nuevo a abrazar a su niña y ha sonreído.
-Tengo un hijo de ocho meses enterrado en el cementerio de Los Ángeles, en California. Por eso, encontrar una hija ha sido muy difícil y el conseguirlo me ha dado muchas satisfacciones.
-¿Qué apellidos lleva la niña?
-Los míos. Se llama Thais Abad Fernández.
-¿Por qué adoptaste la niña en Brasil y no en otro país?
-Cosas del destino.
A Thais no le gusta el chupete. Su mamá la duerme paseando por la habitación. Sara está hecha toda una madraza. Es ella misma quien le cambia los pañales.
Al despedirnos, Sara afirmó que Pepe y ella se casarán el próximo mes de julio, en España, aunque todavía no han elegido el lugar y fecha de la boda. 

Mayte VALDEON
Fotos: Julián TORREMOCHA

EL RECORTE XVIII

En este mismo número de la revista Semana (como se puede comprobar en la portada), a la estrella se le dedica también la sección 'El túnel del tiempo'. En ella aparece nuestra gran Sara cuando era una chica 'topolino', en los comienzos de su exitosa carrera. 

EL TUNEL DEL TIEMPO
EN 1947: CUANDO SARITA MONTIEL

ERA UNA ‘NIÑA’ TOPOLINO


Así era Sarita Montiel en el año 1946. Una ‘niña topolino’ que trataba de ir a la moda. Observen el vestido blanco, el peinado, el maquillaje… Una foto deliciosamente ‘camp’.


El paseo sorprende a Sarita de paseo por la Gran Vía madrileña. Una Sarita de dieciocho años (aunque la verdadera edad de las grandes estrellas es muy difícil de precisar) que lo va pasando en grande con el tebeo que acaba de comprar. Calcetines cortos, tirabuzones… ¿Y qué nos dicen del abriguito?

A Sarita le encanta el campo. ¿Y qué mejor que disfrutar de una mañana al aire libre en el madrileño parque del Retiro? Ni corta ni perezosa, le pide al niño que le deje dar una vuelta en su ‘bici’. El ‘peque’, un poco a regañadientes, se la presta. ‘Pero sólo una vuelta’, le advierte. 



Este es el momento en que Sarita ‘aterriza’. Un accidente sin consecuencias dignas de mención, salvo los naturales estropicios en el vestido. ‘Algún día –dice Sarita- iré en coche’. Ese día llegará años más tarde.

Sarita que ya goza de cierta popularidad, posa para los fotógrafos en los lugares más conocidos de Madrid. Aquí aparece ante la fuente de Neptuno. Con el peinado ‘Arriba España’ que entonces hacía furor, y los ‘zapatones’ de la época, la jovencita actriz posa muy sonriente.


Primer viaje de Sarita a Méjico, ya en 1950. Una Sarita regordeta que ya saborea las mieles del éxito. El famoso compositor Agustín Lara considera a Sarita ‘la segunda conquistadora de Méjico’. Los mejicanos, en efecto, se dejaron conquistar por el encanto de la joven actriz.


Sarita está de moda. Rubia y dinámica, es invitada a mil y un actos. Junto al locutor Ángel Soler, entonces de moda, participa en una retransmisión de la Vuelta Ciclista a España. Sin duda recordaría su ‘aventura’ ciclista en el parque del Retiro…


Sarita asiste a todas las fiestas y cocteles, que en los años 40 son numerosos. En tales ocasiones procura lucir sus mejores galas, como este vestido lleno de encanto, y que hoy, treinta y tres años más tarde, nos parece bastante cursi. Pero aquella noche de 1947 Sarita causó sensación. 

Algunos años más tarde, Sarita está en la plenitud de su belleza, arrogante y sensual. La vemos en ‘Carmen la de Ronda’, junto a Jorge Mistral. Sara y Jorge formaron una pareja explosiva, y, por supuesto, taquillera. La ‘niña topolino’ había quedado atrás.

 LA FOTO XVIII

CELEBRANDO LOS 50 AÑOS DE PECADO DE AMOR


No hace falta explicar más. Quizá una de las estampas más recordadas de Sara y una de sus canciones más populares: 'los nardos'. Como curiosidad, lució igual para la edición francesa de la película, cantando 'La spagnola'.

No hay comentarios:

Publicar un comentario