viernes, 22 de julio de 2011

DIEZ MINUTOS - 27 de Julio de 1974 - España


ASÍ pasa sus vacaciones
SARA MONTIEL


Un ángulo del salón, luminoso y colorista, de su casa de Palma.

A tres kilómetros de Palma de Mallorca, montaña arriba, tiene su villa la bella. Verjas blancas, pinos verdes, rocas pardas, flores multicolores, sol y aire… Aquí Sara se aísla, Sara descansa, Sara se baña, Sara toma el sol en ‘monokini’, Sara lee, Sara pinta y se deja pintar, Sara recibe a sus amigos… Sara ¡vive! Mansión de lujo para la ‘star’ de lujo.
-Pero esta casa, aunque vivo en ella y la disfruto, no es mía. El propietario es mi empresario, Pepe Tous, que la ha puesto a mi entera disposición para que descanse en ella pase aquí el tiempo libre que me deja el trabajo….
-Y para tenerte cerca de él, supongo…
-Supones… Bueno, quizá también por eso…



Salón principal, repleto de cuadros. Es la primera vez que entraba una cámara. 
Desde la escalinata que baja a la piscina, ésta es la visión de la terraza del chalé donde pasa sus vacaciones.

Con Sara viven en la casa dos personas de servicio (doña Bárbara, doncella-cocinera, y Carlos, chófer-jardinero) más tres perros: la ya famosa caniche ‘Cuchy-Cuchy’, un gran perro negro al que llama ‘Boy’ y otra perra sin raza que atiende al nombre de ‘Lady’; estos dos últimos fueron recogidos por la estrella en Palma, cuando callejeaban solitarios y en condiciones lamentables. Los nombres de los tres canes, unidos así: ‘Lady-Cuchy-Boy’, dan el nombre a la villa.
La vida de nuestra actriz, cuando descansa en este rincón palmesano, desde el que puede contemplarse una de las vistas más fabulosas que imaginarse pueda, comienza a media mañana, dirigiéndose directamente del dormitorio a la piscina (construida en el saliente de una roca), donde toma el sol y se baña hasta las cuatro o las cinco de la tarde. La mayor parte de los días suele tener junto a ella a sus más íntimas amigas (entre las que está Maruja García Nicolau, ‘Miss Europa’ de hace unos años), además de algunos de sus sobrinos. 


El comedor, todo él rodeado de cristaleras, que le dan un ambiente de película a lo 'Visconti'.


Sara, con la 'Cuchy' en brazos y el 'Boy' a su lado, ante los enormes ventanales que rodean el salón y dan sobre la terraza. 


Luego, a media tarde, almuerza con sus invitados, conversa en la sobremesa y –hacia las nueve de la noche- se pinta levemente los ojos, se endosa un vestido cómodo y ligero de línea ibicenca, y baja a Mallorca para cenar, concluyendo la velada en el club ‘Sara’s’, donde propios y extraños acuden en semiperegrinación para verla de cerca, saludarla o pedirle un autógrafo.
No debemos olvidar que, además, Sara ocupa gran parte de su tiempo libre en pintar o en posar para diversos pintores, en escribir un tratado sobre maquillaje (¿emulando a Cleopatra, quizá cuando escribió un tratado llamado ‘Kosmética’?...) y en leer mucho (ahora está deleitándose con un libro sobre la inquisición en Baleares, escrito en mallorquín).



Sara, sobre la terraza, parece flamear dentro de su vestido multicolor. Al fondo, la isla. 
En un rincón del vestíbulo, Sara tiene instalado el piano, donde ensaya sus canciones. 

-Sara, ¿y del trabajo, qué?
-Pues este verano voy a emular al ‘pequeño saltamontes’, haciendo galas por toda España.
-¿A pesar de que sólo haya en las salas donde actúes seis personas como en Zamora?
-Me alegro que me hagas esa pregunta, porque el compañero tuyo que publicó eso en un diario madrileño se ‘olvidó’ reseñar que si había tan pocas personas en mi actuación se debió a la gran tormenta que se desencadenó, pero no porque Sara Montiel no interesara. Un ‘pequeño detalle’ que cambia todo el cariz de la noticia publicada. ¡Ya ves…!
-¿Y para después?
-Montaré en octubre el ‘Saritísima’ en Madrid, y luego, para principios de verano, interpretaré una nueva película.
-¿Tienes ya tema y director?
-Existen conversaciones con Pedro Olea (director) y Juan José Porto (guionista), pero aún no hay nada concreto. 


El cabecero de la cama donde duerme la estrella es un panel con lacado chino. En el centro de la pared puede verse un icono ruso. 

Días después me encontré con Pedro Olea (la Montiel lo llama cariñosamente ‘Perico’), y me ratificó lo de las conversaciones previas, añadiéndome que para Sara le gustaría dirigirla en un tema sobre ‘La Bernarda’, esa señora tan tristemente popular que, en la realidad, fue una mujer de casco ligero que asesinaba a sus ‘clientes’.
A salto de mata, pues, entre gala y gala, Sara Montiel veranea en esa bonita villa que hoy les mostramos de la mano de la estrella, en rigurosa primicia para los lectores de DIEZ MINUTOS.


En los bajos de la casa, cerca de la piscina, existe una barbacoa para comidas al aire libre. 


La mayor parte del ropero veraniego de la estrella son vestidos amplios, sencillos y multicolores, de marcada inspiración ibicenca.
Este es el tocador donde se arregla Sara, sobre el que hay profusión de todos familiares. Un rincón sin duda íntimo. 


Decoración rústica en la terraza, pero muy a tono con el paisaje. En todo predomina la proporción y la armonía. 


Además de un televisor portátil y un bar-bufette, Sara tiene cerca de la piscina una serie de comodidades, como el teléfono. 


La estrella, al borde de la piscina, con pamela y poncho sobre el monobikini. A Sara le gusta la Naturaleza; vivir en ella. 


En este 'jeep' Sara hace excursiones por el centro de la isla. Con ella en la foto su empresario, Pepe Tous, y su sobrino Teo. 

Texto y fotos: TRIALASOS.



EL RECORTE XXVII

En ese mismo año, concretamente el 12 de Octubre de 1974, la misma revista, Diez Minutos, se hacia eco de un echo asombroso, que al final nunca se llevó a cabo. Camilo Sesto estaba interesado en componer unas canciones para nuestra estrella. Todo se habló en un día que alargaba las vacaciones veraniegas de aquél año.  ¡Qué pena que al final estos monstruos del arte y el espectáculo no hiciesen esa colaboración!

EL COMPONDRÁ CANCIONES PARA ELLA
CAMILO SESTO Y
SARA MONTIEL
              UNIDOS ARTÍSTICAMENTE

Muy en línea 'ibicenca-Saint-Tropez', Sara y Camilo sonríen a la noche tras concretar su futura colaboración artística. 

No hace mucho tiempo, cuando estuvimos con Camilo Sesto en París (cuyo reportaje en exclusiva ofrecimos en su día a nuestros lectores), ante la visión de un espectáculo en el famoso Alcázar, donde se hacía una recopilación de la historia del ‘music-hall’, Camilo y el autor de este reportaje nos quedamos pasmados ante una parodia de Mae West, ya que más parecía la de nuestra Sara Montiel que la de la estrella de Hollywood. Este fue el ‘punto de toque’ para que ‘miss’ Montiel fuera el tema de conversación de aquella noche, así como de su particularísimo ‘sexy’; hablando de esto, Camilo insinuó que le gustaría componer para Sara alguna canción ‘sexy’, pero en otra línea diferente de la que hace hasta ahora y, tras agarrar una de las postales que teníamos a mano, la escribimos comunicándole nuestra charla a orillas del Seña… Poco después comentaba con la propia Sara el caso, y acordamos concertar una cita próxima con Camilo.
La casualidad jugó su partida decisiva estando yo recientemente en Mallorca invitado por la Montiel y encontrarme con Camilo en la capital de la isla, a donde había ido para ver las obras que le estaban haciendo en su casa de Cala D’Or (comprada recientemente a Manolo de la Calva). Le dije que se viniera a ver a Sara, previa conversación telefónica con ésta, y allí pasamos un día entero charlando, tomando el sol, nadando y dando cuenta del ‘buffet’ que Sara había hecho preparar para un grupo de invitados que ese día tenía junto a ella, entre quienes se encontraban Maruja García Nicolau (la que fuera ‘Miss Europa’) y su marido.
A la caída de la tarde, cuando el resto de los invitados ya habían hecho mutis por el foro, Pepe Tous hizo llevar una guitarra a Camilo y éste le mostró a Sara algunas de sus últimas composiciones inéditas, de las cuales a Sara le gustaron prácticamente todas.
Ya de madrugada, Sara, Camilo, Tous, un sobrino de la Montiel y yo, birndábamos en el Sara’s Club por el éxito del proyecto que, de seguro, ha de crear en su momento una expectación justificada, al unir en un mismo ‘single’ a dos nombres de la talla de Sara y Camilo, tan dispares y –sin embargo- tan semejantes… Sara y Camilo, pues, vecinos y colaboradores. 



Con sendos sombreros de paja, los dos famosos forman una auténtica 'pareja explosiva'
En la piscina, ambos de san un remojón, Sara, para las fotos en la piscina, se puso una blusa. 


Sara y Camilo, en Mallorca, son desde ahora vecinos y colaboradores. 

Texto y fotos: TRIALASOS


LA FOTO XXVII


La revista Diez Minutos de esta entrada, además de ese maravilloso reportaje en su chalet de Mallorca, traía un póster de la estrella que se corresponde con esta foto. 



Canción inédita que Camilo Sesto compuso en honor de Sara Montiel, por la que siempre sintió una profunda admiración. 

1 comentario:

  1. Hola buenas noches quisiera intercambiar fotos de la Señora Sara Montiel Por las fotos de ella con Camilo Sesto si es posible

    ResponderEliminar