jueves, 25 de agosto de 2011

SEMANA - 31 de Octubre de 1970 - España


Rumores sobre la próxima separación de
SARITA MONTIEL
                Y SU MARIDO

Ya está aquí. Parece una diosa pagana.
-Acabo de llegar de París. Sí, hijo, sí… ¡He ido a que me estiren la piel!
Hay guasa e ironía en sus palabras. A grandes dosis. A Sarita le encanta bromear (sobre todo cuando está contenta, y hoy lo está). Le gusta mostrar toda su amplia gama de sentimientos, que, a veces, son incompatibles, y en ocasiones se complementan. Irónica, orgullosa, infantil, sentimental, astuta, entrañable, desgarrada…
-Me he quitado de encima seis kilos. Ahora peso cincuenta y nueve, que es mi peso habitual. Sí, sí, admito que meses atrás me puse algo gorda. Pero, hijo, es que mi gira por toda España fue agotadora. Una tenía que comer para sostenerse en pie, ¿no? Y todos saben que no soy una melindres… Además, la gordura suele tener arreglo. Lo que no hay quien arregle es la fealdad.
Sí, es nuestra Sara Montiel. María Antonia Abad, que no nos la han cambiado. Erguida, una estatua con vida. Estamos en su piso de la madrileña plaza de España. Ahora, apenas vive en él. Pasa más tiempo en casa de su hermana Elpidia o en Palma de Mallorca. Los aires palmesanos sientan muy bien a nuestra estrella; le han devuelto la sonrisa y la seguridad en sí misma… Se dice que en Palma está el faro que de ahora en adelante guiará sus pasos. Pero de esto hablaremos después.

 EN BROMA O EN SERIO


He visitado a Sarita para salir de dudas. Para poner los puntos sobre las íes. Y ella, que conoce y admite las servidumbres del estrellato, me ha recibido.
-Ninguna pregunta me molesta. Lo que me reservo es contestar en broma o en serio…
Como siempre, realmente. Recuerdo que hace un año pregunté a Sara: “¿Es cierto, Sara, que tiene usted un amor?” Ella contestó: “¡Es falso1 Tengo tres”. Y rió con ganas.
Los actuales rumores son más serios. Según ellos, Sara Montiel y su marido, José Vicente Ramírez Olalla, se separarán próximamente. Según ellos, Sara Montiel está profundamente enamorada. Según ellos, próximos y sonados acontecimientos sentimentales harán ocupar a Sarita los mejores espacios de las publicaciones españolas.
-¿Mi actual situación sentimental? Es maravillosa.
-¿Maravillosa? –no puedo disimular mi sorpresa.
-Sí, maravillosa.
Ríe triunfante, satisfecha de sí misma, al advertir mi leve aturullamiento. Yo esperaba otra respuesta… Pero tiene algo más que añadir. Exclama:
-¡El que quiera que lo coja!



Es una entrevista difícil. Sarita, sutil, irónica, bromista, está en forma. Nada niega. Nada afirma. Le divierten mis preguntas. Le divierten sus respuestas.
-Se dice que prepara una gran sorpresa…
-Es cierto…
Deja en el aire unos puntos suspensivos que insinúan, e incluso confirman, muchas cosas.
-¿Qué significa José Tous en su vida?
-¿Pepe Tous? Es un gran amigo mío. Usted también lo es.

 LAS FOTOS DE CÁDIZ



Tous es un importante periodista mallorquín. El dedo de la “vox populi” le señala como el hombre que ahora llena el corazón de Sarita. La estrella y el periodista mallorquín estuvieron juntos en Cádiz, cuando la elección de Miss España. Sin aspavientos, con absoluta naturalidad, se dejaron fotografiar por unos y otros. SEMANA publicó esas fotografías. Ahora pregunto a Sarita si le molestaron.
-Al contrario. Me divirtieron. El texto tenía mucho pimentón.
-¿Y a José Tous?
-No dio mayor importancia al asunto. Pero me dijo que lamentaría que me ocasionaran algún problema.
A la vista está, esos problemas no existen, porque Sara nos ha recibido con sonrisas y afecto, y no armada con el más pesado cenicero de los muchos que hay en su elegante salón de estar.
-Un día me dijo que no había nacido para casada…
-Seguramente quise decir que no había nacido para estar casada…una sola vez.
Esta respuesta es aún más sutil que las anteriores. ¡Qué complicada está poniéndose la entrevista!
-¿Quizá hubiera sido más razonable, en su caso, por ser una gran estrella, no haberse casado nunca?
-Me es difícil vivir sin el amor de un hombre. Soy una mujer.

 SU MATRIMONIO



-Concretemos: su matrimonio, ¿ha sido un error?
No se inmuta. Está más tranquila que yo.
-En general, admito que no es conveniente que una pareja se case, si uno de los dos es artista y el otro no. Son dos géneros de vida muy distintos, que pueden chocar entre sí. Esto ocurre, sobre todo, si el cónyuge que no es artista, no parece un ser de nuestros días y da la impresión de que nunca ha salido más allá de Alcorcón…
-¿Le irrita no tener vida privada?
-Me gustaría tenerla y pasar desapercibida en muchas ocasiones, pero no es posible. Admito, pues, carecer de vida privada; es el precio que pago por ser Sara Montiel, porque haber llegado a ser Sara Montiel es el mayor triunfo de mi vida.
Sarita y Ramírez Olalla se casaron hace seis años. Fue en la iglesia española de Montserrat, en Roma, huyendo del acoso de los admiradores de la estrella. Sarita estaba en el apogeo de su fama. Fue una boda un tanto sorprendente, por la personalidad del novio, completamente ajeno al mundo del cine. Tras una primera época en calma, pronto empezaron a circular rumores, más o menos vagos, sobre desavenencias matrimoniales de la famosa pareja. Tampoco pudo escapar Sara –es uno de los sinos de todas las grandes estrellas- a los dimes y diretes sobre idilios con los galanes de sus películas. Maurice Ronet, Gian Carlo del Duca, Patrick Bauchns… Pero sólo los interesados saben lo que de cierto o de falso hubo en aquellos rumores.

 CUATRO HOMBRES


-¿Hombres que han influido en mi vida? Cuatro. De soltera, dos; y de casada, otros dos.
-¿Cómo ha influido en usted su actual marido?
-Me ha enseñado a saber esperar…
Otra curiosa, sutil respuesta.
-¿Le han molestado esos rumores en alguna ocasión concreta?
-No puedo obligar a la gente a que no diga mentiras sobre mí, o bien, a que no diga verdades que en determinado momento no me interesa que se sepan.
Dos matrimonios en su haber (Anthony Mann y Ramírez Olalla), pero Sara está sola, aunque feliz. Pienso que quizá sienta un vacío…
-Echo de menos a mi madre, es cierto.
-¿Y a un hijo, no?
-No. Pero esto no significa que no pueda tenerlo…
Ha comprado un chalet en Palma de Mallorca. Se siente atraída irremediablemente por la isla del amor. Y ella se deja llevar… Me cuenta algunas cosas más, que yo no publico. Las guardo para otra ocasión. Porque habrá “otra ocasión” en la vida sentimental de Sara Montiel. Tarde o temprano. Ella sonríe. Yo, también. Posiblemente es porque hemos firmado un pacto de silencio.

Germán SAMA
Fotos: J. Larrú



Esta es la nueva Sarita Montiel. Rejuvenecida, menos sofisticada y con seis kilos menos. La más internacional de nuestras estrellas tiene grandes proyectos artísticos… y sentimentales. En la página anterior, ofrecemos la interesante entrevista que hemos mantenido con ella. Una entrevista difícil, porque Sarita, muy segura de sí misma y dominadora, en todo momento, de la conversación, supo llevar ésta por los cauces más convenientes. La Montiel, gran estrella al fin y al cabo, sabe cuáles son las servidumbres del estrellato. Por eso, admitió sin pestañear nuestras preguntas, que son las mismas que ya están en la calle. 


EL RECORTE XXXII
Sara y los hombres. Tanto monta, monta tanto. La mujer siempre ha necesitado el amor de un hombre. Si los rumores de su separación abrían la década de los 70, a finales de los 90 los rumores de otro posible romance envolvían la vida de la artista. Así lo comentaba ella en esta entrevista que Pronto publicó el 20 de Julio de 1996. La revista también se hace eco de la visita de Sara a Antonio 'el Pescailla', marido de Lola Flores, que en aquellos momentos estaba ingresado en la clínica madrileña Ruber. 

SARA MONTIEL:

“Mi nuevo amor vive en París”
Es un financiero de Perpiñán llamado Joaquín




La célebre Sara Montiel ha revelado a nuestra revista que, tras el fallecimiento de su marido Pepe Tous hace tres años y su posterior ruptura sentimental con su íntimo amigo Giancarlo Viola, ha encontrado la estabilidad afectiva junto a un financiero francés de origen español, aunque por el momento no piensa casarse.
-Sara, ¿cómo transcurre tu vida sentimental en estos momentos?
-La muerte de Pepe abrió un gran vacío en mi interior y aún trato de recuperarme. Con Giancarlo (por cierto, me viene a visitar muchas veces aquí, a mi casa) se armó mucho escándalo hasta entre mis propios hijos. Mi hija Thais nunca le ha podido perdonar que no le comunicara su situación legal con su primera mujer, porque aún no estaba divorciado. Ahora, no obstante, vivo una situación sentimental de cierta estabilidad aunque no quiero complicarme mucho la vida.
-Eso quiere decir que existe un hombre en tu vida…
-Sí. Mi novio se llama Joaquín. Es un hombre de negocios de Perpiñán, de origen español y divorciado, que reside en París a causa de su trabajo. Le conozco desde hace años, era amigo de Pepe y mío, y ahora los dos seguimos siendo amigos muy íntimos. El problema entre nosotros es que él se quiere casar y yo no. Así que salimos cuando podemos. Por ejemplo, hace unas semanas estuvimos cinco días en Costa Rica, a nuestro aire.
-¿Cuál es el impedimento para que rehagas tu vida sentimental de una vez?
-No quiero meter en mi casa un nuevo padre para mis hijos. Sí, tengo novio, pero no me caso porque no lo quiero meter en casa. Fuera, lo que él quiera. Por eso descarto casarme por el momento, a pesar de que nunca se sabe. Hasta los 27 años había dicho que nunca me casaría y ya llevo tres maridos. Sin embargo, quede claro que con mis años sigo viva: sufro, me río, soy feliz o desgraciada como todas las personas.
-¿Has conseguido superar la mala época que atravesaste tras la muerte de Pepe?
-Pasé una depresión horrible. Apenas podía dormir y hasta hace dos meses me he tenido que someter a curas de sueño. Ahora ya estoy algo mejor. No hay más remedio que seguir viviendo. El tiempo lo termina amainando todo aunque haya cosas que nunca se puedan olvidar. Voy saliendo adelante…

Después de la muerte de su último marido, Pepe Tous, Sara abandonó Mallorca y se trasladó a Madrid con sus dos hijos, Thais, que ahora tiene 16 años, y Zeus, de 12. Los tres disfrutan de un espectacular ático con piscina en las proximidades de la madrileña calle Goya.
-¿Cómo se han adaptado tus hijos a la nueva vida en Madrid?
-Al principio me tenían algo preocupada pero a su edad es fácil hacer nuevos amigos. Han aprobado todas las asignaturas con unas notas excelentes y, de regalo, se vienen conmigo a pasar las vacaciones a Miami. Thais acaba de terminar tercero de BUP a sus 16 años y desde los 7 quiere ser abogada; es una mujercita muy centrada, muy estudiosa, con muchas amistades. A Zeus, que tiene 12 años y estudia séptimo de EGB, le afectó mucho la muerte de su padre. Yo no sabía cómo sacarlo adelante. Estaban muy unidos y ahora ya lo empieza a superar. 
Sara Montiel, llamada en realidad María Antonia Abad, ya prepara sus maletas para viajar a Miami y no siente añoranza de lo que aquí se va a dejar: “Me gusta viajar. Además, mis hijos me acompañan y tengo muchas amistades en Miami y en todos los países donde actúo. Así que no me voy a sentir nada sola”.
-¿Sigues trabajando por devoción o por necesidad?
-Me gusta trabajar tanto como antes. Esta ha sido siempre mi vida y, mientras tenga voz, continuaré así.
La actriz y cantante empezará su gira artística en el Dau Country Auditorium de Miami, continuará haciendo conciertos y actuaciones en programas de televisión de Puerto Rico, República Dominicana, las Antillas Holandesas, Granada… para acabar debutando en 15 de agosto en Buenos Aires donde permanecerá once días en el Teatro Avenida. Y de allí a Chile, Estados Unidos, México, Brasil… Sólo hará un breve intermedio a finales de septiembre para regresar a España.
-En todos estos países me quieren mucho y actúo allí casi todos los años. Llevo mi “show” musical clásico en el que se incluyen canciones nuevas de mi último disco, “Amados míos”, y mis boleros ya conocidos como ‘Fumando espero’, ‘La violetera’… que siempre reclama el público. 




-En España, ¿se ha reconocido su carrera profesional de la misma manera que se ha valorado en Hispanoamérica?
-De mi tierra, no que quejo de nada. Por la calle me paran hasta los niños pequeños para saludarme y darme un beso. No, todo el mundo se ha portado muy bien conmigo. Y eso que llevo llamándome Sara Montiel más de 30 años.
-Sara, ¿por qué te resistes a regresar al cine?
-Dejé el cine en el año 75 y ni Pedro Almodóvar, al que quiero y admiro mucho, me ha hecho volver. Ahí están mis películas, mi época de Hollywood, mis grandes éxitos, para el que las quiera ver. Es muy difícil que vuelva al cine. Prefiero hacer televisión, programas musicales como los de estos últimos años, ‘Sara y punto’ y ‘Ven al paralelo’.
-¿Qué proyectos tienes para el futuro?
-A finales de año quiero sacar otro disco, más ardiente, más provocativo aun que el último. Lo voy a componer con letras de autores amigos que recopilé durante mi gira americana.
El fiel Ito, un perrazo negro y dormilón que deambula como hipnotizado tras su dueña, recibe con un bostezo al invitado y parece guardar dulcemente las espaldas de Sara. A mitad de la entrevista, Antonio Montiel, el pintor de los famosos, llega a casa de la artista y todos contemplamos con ella el flamante retrato que le ha dedicado. 


Antonio Montiel ha sabido plasmar uno de las más bellas imágenes de Sara, en plena juventud. 
La nueva residencia de Sara, cual museo, está repleta de obras de arte por todos los rincones. 

Texto y fotos: EFE REPORTAJES



La artista fue a visitar a “El Pescaílla”
Las hijas y los familiares más cercanos a Antonio González ‘El pescaílla’ no son los únicos que siguen con interés y confianza la evolución de su enfermedad. Son muchos los amigos y conocidos que la familia Flores ha ido reclutando a lo largo de los años y que ahora quieren mostrarles su apoyo. Día a día, por la segunda planta de la clínica Ruber Internacional de Madrid se ven desfilar muchos rostros famosos. Es el caso también de Sara Montiel, que acudió con su hija a la clínica para que ésta fuera tratada de gastroenteritis y se enteró allí de que Antonio estaba ingresado.

Tras pasar un rato conversando con el marido de la desaparecida Lola Flores, la cantante y actriz confirmó que lo vio muy recuperado, tal y como han anunciado personas muy allegadas a la familia. El primo de ‘El pescaílla’, Pepe Ruiz, ha asegurado que está muy animado y que en pocos días se habrá repuesto del todo.

LA FOTO XXXII



La foto de la diva que la revista Pronto llevó hasta su portada en esta ocasión. 


Reseña fotográfica 2


No hay comentarios:

Publicar un comentario