viernes, 13 de julio de 2012

SEMANA - 4 de Septiembre de 1965 - España

Agradecemos a Violeta Riscal el envío de esta revista. 

SARA MONTIEL,
NUMERO UNO
         EN TORREMOLINOS
También han acudido a la playa de moda Marujita Díaz y Antonio Gades, Paquita Rico, Marisol, María Luz Galicia, Claudia Cardinale, Anthony Quinn y otros muchos famosos.


Europa exhibe sus piernas en Torremolinos. Europa pasea en ‘short’ por las estrechas, blancas y lineales calles de Torremolinos.
Europa se tumba bajo el fogoso sol de España en Torremolinos.
Hace diez años todo esto no era otra cosa que un humilde poblado de pescadores. Una barriada pobre de Málaga. Y ahora es Málaga la primera en inclinarse sumisa ante la ex humilde barriada venida a más porque ha resultado agraciada en la lotería del turismo.
Y Torremolinos se erige en dictadora de ciertas modas. Hace algunos años, Europa –que es como decir las europeas- exhibía sus espaldas; después se puso de moda exhibir el escote. Este año, Europa luce en Torremolinos sus piernas. ‘Piernas 1965’, que están en el supermercado, en la peluquería, en el restaurante, en la heladería, en la tienda de modas, en todos los rincones de este rincón caliente que es Torremolinos.



Sara, internacional
Y a Torremolinos, ciudad abierta, también ha venido Sara Montiel en busca de unos días de sol, playa y descanso. A mí, como español que soy de los pies a la cabeza, me ha reconfortado lo que la presencia de Sara ha significado. Uno ha llegado a la conclusión de que alguna ‘estrella’ internacional sí que tenemos. Y eso, aunque intrascendente, es bonito. E importante, si me apuran, pues no siempre las intrascendencias carecen de importancia. La presencia de nuestra Sara nacional ha provocado en Torremolinos oleadas de entusiasmo. Lo mismo en un bar con nombre inglés, donde un terceto de negros ejecuta buen jazz, que en un merendero de playa, regentado por un malagueño de pura cepa, que en las calles o restaurantes.
-Estaba convencida de que mi presencia no alteraría el orden público… ¡Y ya ven!
Porque Sara, que a española no hay quien la gane, fue a los toros. Actuaba El Cordobés, naturalmente. En la plaza malagueña se había dado cita medio Hollywood, medio Cineccitá y medio Joinville. Hubo miradas para todos, pero más para Sara Montiel y Manuel Benítez. A la salida del espectáculo, la Fuerza Pública tuvo que proteger a Sara del entusiasmo desbordado de las gentes. Y Sara, que sabe lo que dice, preguntaba:
-A ver, ¿dónde están los que dicen que Sara Montiel ya no interesa? ¿Que está de capa caída? ¿Que ya no interesa al público? ¡Sara Montiel aún tiene cuerda para rato!
Sara, pues, se ponía en manchega, muy en manchega…



Sara Montiel ha constituido la atracción número uno en Torremolinos. Con su sobrina pasó unos días de descanso en la famosa playa de la Costa del Sol. 

Diversión nocturna
Se ha divertido muy democráticamente. Ella, como todo el mundo que se cita en esta ciudad abierta que es Torremolinos, se ha divertido de noche. El Torremolinos diurno es sinónimo de playa, de aguas plácidas y templadas, de mariscada al borde del gran escaparate de arena…
Después, la siesta. Contra la siesta nadie ha podido. Ni los extranjeros más revolucionarios. Ni los millonarios aburridos. Y Sara, naturalmente, no iba a dar mal ejemplo. Así que siesta en la habitación climatizada del lujoso hotel donde se ha hospedado.
Las tardes de Torremolinos no son unas tardes cualesquiera. Cuando el sol abandona su fogosidad, Torremolinos se convierte en un gigantesco y multicolor escaparate, donde es posible encontrar de casi todo lo que hay en el mundo. Establecimientos elegantes y magníficamente surtidos, regentados por personas llegadas de todos los puntos del mundo. Personas que ya han echado raíces a catorce kilómetros de Málaga.
Sara ha adquirido objetos típicos mexicanos sin necesidad de desplazarse a México, o chinos sin necesidad de volar hasta China.
Cuando llega la noche en Torremolinos se enciende de nuevo el día. El neón obra milagros. Y se vive un segundo día, pero ya lejos de la playa, que duerme en paz. Se vive en los mil y uno establecimientos, a cual más exótico, donde se escucha el ritmo de última hora, se degusta el coctel, que ayer era desconocido, y se presencia el espectáculo más increíble de tipos y costumbres. La presencia de Sara en la cosmopolita calle de Begoña –veintitantos bares, ‘night-clubs’ y ‘whiskies a gogo’ en pocos metros- cambió el giro normal de la noche. Sara cantó, bailó, rió, firmó autógrafos… Su espontaneidad y jovialidad le llevó a plantarse en una cercana casa de fotografías –en Torremolinos es posible fotografiarse de madrugada-, donde asomó su cabeza por encima de una gitana de cartón, como la de las verbenas.
Con Sara estaba su sobrina. Luego apareció el actor italiano Gian Carlo del Duca. Sara y Gian Carlo son buenos amigos desde que protagonizaran ‘La dama de Beirut’. Gian Carlo pretendía asombrar a Torremolinos con su espectacular automóvil deportivo. Pero ya digo que quien asombró a Torremolinos fue nuestra Sara nacional…, y sin automóvil deportivo.
Sara, pues, se ha comportado en Torremolinos con absoluta espontaneidad, sencillez y sin el menor asomo de divismo. Ella hubiera querido ser una más en este Torremolinos donde nadie se molesta ni se extraña por nada… Pero no pudo ser. La fama, la fama… Y de Torremolinos Sara partió hacia diversas capitales europeas. 


Famosos en la noche
En mi andadura por la noche, que parece día, de Torremolinos tuve ocasión de ver a Gila, Maruja Díaz y Antonio Gades, a bordo de un típico ‘simón’ andaluz. Gila, desde luego, no ha nacido para cochero.
Anthony Quinn, con su esposa, se encontraba en su ambiente.
-Soy más mexicano que norteamericano. Y toda esta zona me trae el recuerdo de muchos lugares mexicanos caldeados por el sol y mimados por el turismo.
Tampoco Claudia Cardinale se notaba descentrada. Al contrario. La fogosa italiana vino al mundo en Túnez, y como ella decía…
-El sol es el mismo en todas partes, pero creo que el de Málaga y el tunecino se dan la mano como buenos amigos.
Los Quinn se retiraban a descansar poco antes de las dos de la madrugada. Claudia permanecía en pie hasta más tarde. Se reveló como una consumada dominadora de todos los bailes modernos.
Maurice Ronet, considerado como ‘el francés más bello de nuestros días’, atraía hacia sí las miradas de las danesas. Pero Maurice se hacía el duro…, muy bien, por cierto. Pero ya saben que en Torremolinos nadie se molesta ni se extraña por nada.
Marisol llegó con su andalucismo a cuestas. Marisol ya es una mujer hecha y derecha. Enfundada en un ‘sweter’ muy ceñido y con pantalones era la imagen más exacta de la andaluza internacional, que lo mismo baila unas sevillanas que el ‘sirtaki’.
Paquita Rico pasó unos días en Torremolinos. Paquita exhibió su belleza más serena, sosegada… Recibió muchas atenciones de sus colegas del cine español.
-Quiero pasar unos días de descanso y ¿dónde mejor que aquí, al lado de los buenos amigos? Necesito estar con gente, hacer algo, tener la mente ocupada… Aún no hace un año que sucedió todo y…
Paquita está dispuesta a iniciar una nueva etapa de su vida. Llegó a Torremolinos con el libreto de la comedia musical de Alfonso Paso, que se estrenará a finales de este mes. Y en el día D, hora H, brotará una nueva Paquita, nueva actriz, nueva mujer… Paquita merece el éxito, la paz… Con la ayuda de Dios y del transcurso del tiempo yo sé que Paquita Rico renacerá de la tristeza y la amargura en que se sumió a raíz del drama familiar que ha sufrido. Porque, en definitiva, es una gran verdad que la vida siempre sigue, aunque al principio nos neguemos a aceptarlo.
Y también María Luz Galicia estuvo en Torremolinos. María Luz es una habitual cliente de las tiendas que ofrecen ‘souvenirs’. Tiene buen gusto y no compra por comprar.
Bikinis, gafas oscuras, cabelleras rubias, bellezas perfectas, sol, agua templada, noche que es día, tipos, ideologías, costumbres… Nadie se molesta por nada. Nadie se extraña por nada.
Es que Europa –el mundo- se ha dado cita en Torremolinos, ciudad abierta.


Germán SAMA
Fotos Begoña


EL RECORTE LXXIII
...y Sara, la estrella internacional, optó por pasar sus vacaciones veraniegas en las playas más famosas del país de aquellos 60 y 70..... Semana, el 21 de Agosto de 1976, recogía unas fotografías de la diva en Benidorm. 



Vacaciones de dos meses en Benidorm
EL DRAMA DE
SARA MONTIEL
es no encontrar bañadores ‘tangas’ de su medida





Sara Montiel y Pepe Tous, pareja inseparable desde hace varios años, han elegido Benidorm para pasar sus vacaciones estivales. La guapa manchega siempre es noticia. Siempre hay algo en torno a ella que interesa a su público.
-Pero ¿quién es tu público, Sara?
-Creo que todos los españoles sin excepción: jóvenes, maduros y ancianos.
Sara nos dice que se está tomando dos meses de descanso.
-O quizá más –puntualiza-, ya que no tengo compromiso alguno artístico hasta octubre. Pero, cuando vuelva a la escena, voy a amarla. Será en Madrid y con una obra que lleva por título ‘Su majestad Sara Montiel’. Va a ser algo sonado.
También sonará muy pronto su nuevo disco, próximo a aparecer en el mercado, con canciones escritas por ella misma.
De moda están los partidos políticos y el destape. Y Sara Montiel no quiere permanecer al margen de la moda.
-Como mujer política, pertenezco a la Asociación de Amigos del Circo, del que soy socia fundadora con el carné número ocho –se muestra bromista-. Y en cuanto al destape, ¿qué voy a decir? Nadie ignora que yo he sido la más avanzada de las actrices españolas en este terreno. Sin embargo, nunca he enseñado el trasero cuando no hacía falta.
El pequeño drama de Sara Montiel en Benidorm fue el de no poderse comprar un ‘tanga’. Pese al elevado número de ‘boutiques’ que existen en esta bella ciudad de la costa, en ninguna de ellas tenían ‘tangas’ de su medida. ¡Exuberante Sara!


L.B.



LA FOTO LXXIII


Sara diosa, Sara diva, Sara mujer, Sara erótica..... Al borde de su piscina mallorquina posando para el magnífico Castellvi. 

1 comentario:


  1. Estimada Sarascover

    Me llamo Oscar de Julián, y estoy haciendo un documental sobre el Torremolinos dorado de los 60-70. Mi tercer documental, los dos anteriores fueron nominados al Goya.

    Llevo tiempo buscando la foto de Sara Montiel rodeada de admiradores en la noche de Torremolinos, la misma que usted localizó en el Semana del 4 septiembre 1965 (entrada del 13-julio-2012, la foto que hay encima del titular Sara, internacional).

    Si tiene usted el Semana, desearía saber si es posible que me escanee esa foto a la más alta resolución y me la mande. Por supuesto estoy dispuesto a pagar algo por la molestia

    Si no la tiene, sería estupendo si pudiera decirnos quién la tiene, y un contacto de esa persona

    Mi mail: oscardejulian@gmail.com

    Quedo a la espera de su respuesta, y le doy las gracias de antemano

    Un saludo

    Oscar de Julián

    ResponderEliminar